Palabra de artivista

La máquina criminalizadora contra #RaúlyAdolfoLibertad

La semana pasada asistimos a una nueva vuelta de tuerca de esa perversa maquinaria criminalizadora que la derecha ha inventado para castigar a los que desenmascaren su negocio. Como siempre siguió los pasos de la estrategia criminalizadora:

  1. Manufactura acusaciones falsas que de ser necesario serán respaldadas con antecedentes policiales inventados por el cuerpo.
  2. Publícalos en un medio de comunicación u órgano represivo del sistema para hacer creer que son "oficiales" y transparentes.
  3. Manda a la policía a hacer una detención punitiva y ejemplarizante lo más publicitada y pública posible.
  4. Libera a los castigados cuando ya se haya hecho eco la población disidente y sus mecanismos de defensa puedan evidenciar tu trampa, haciendo gala, de paso, de una tolerancia y magnanimidad que desmienta tu brutalidad represiva.
  5. Avisa a los "opinadores" del sistema de que deben distorsionar la historia hasta hacerla pasar por otro brote de radicalidad efectivamente desactivado por los implacables agentes del orden democrático.
  6. Aprovecha para colar nuevos términos de la retórica alarmista contra las libertades que estigmatice a cualquier disidente y justifique su apaleamiento ante la inacción ciudadana.

En este nuevo capítulo del asalto a los más elementales derechos, el principal órgano "señalaobjetivos", el que se hace llamar periódico ABC, confeccionó una inventada agresión del periodista Raúl Capín que justificase su detención como "peligroso radical antisistema haciéndose pasar por periodista". Como otro fotógrafo, el compañero Adolfo Luján, había documentado la impecable labor de Capín y podía hacer peligrar la credibilidad de la maquinaria criminalizadora, se le detuvo a él también.

Por supuesto, como en el caso de la detención sin acusaciones (y con montaje policial) de Alfon, lo hizo el becario fantoche convertido en heroico peón fascista por la candidata a alcaldesa del Madrid franquista Cristina Cifuentes. Nuestro heroico agente criminalizador se llama Carlos Hidalgo y es un viejo conocido de los luchadores por la libertad. Como viene siendo tradición, el reincidente Carlos Hidalgo marcó o señaló el objetivo la mañana de los acontecimientos y siguió lanzando noticias falsas los siguientes días para estigmatizar a los detenidos. Nótese la evolución de la retórica difamatoria y "persiguecomunistas", más propia de la Guerra Fría que del siglo XXI, pero machaconamente repetida para criminalizar a los testigos de sus desmanes:

 

raulcapinxcarloshidlago

En esta nueva vuelta de tuerca criminalizadora ya nos hicieron saber con triunfalista decisión que han creado una brigada de policía específicamente dedicada a "grupos de extrema izquierda".

raulcapinxcarloshidalgobrigadaXXIEste inquietante anuncio levantó un aluvión de preguntas en los desprevenidos ciudadanos que creían vivir en una democracia del siglo XXI: ¿Hemos vuelto a la guerra fría o, peor, a la España franquista? ¿Cuál es la brigada que debería haber impedido la manifestación pública de los violentos, anticonstitucionales y antidemocráticos falangistas que exhibían con permiso de Cifuentes en pleno centro de Madrid su retórica fascista? ¿La extrema derecha no necesita brigadas policiales o esa es la que han convertido en escolta a lo "Guardia Mora" de Franco?

Lo que no se mencionaba en el alud de boletines criminalizadores es que al único que habían agredido violentamente era a Raúl Capín. El caso es que no sólo no hay material que demuestre agresión alguna por parte de Raúl a la policía, sino que en este video se ve cómo en la Marcha Minera del 11 de julio, la policía le abrió una brecha en la cabeza mientras estaba ejerciendo como periodista. En el minuto 4:09 se ve la injustificada agresión.

Por si alguien no ve cláramente el resultado de la pobre policía "agredida" por el "falso fotógrafo agresor", creo que esta imagen puede aclararles quién es el agredido y quién el agresor:

raulcapinsangra

Esa persecución al fotógrafo se fue repitiendo hasta que fue evidente que la policía tenía especial inquina hacia uno de los principales testigos de sus desmanes. El aviso ya quedó patente un año antes en un tuit de mi admirada amiga, Cruz, del 10 de febrero de 2012.

RaulcapinxCruzD

También se vio en escraches o manifestaciones que Raúl cubrió y en las que la atención y violencia hacia Raúl se fue incrementando. Todo esto desembocó en su detención (y la de Adolfo Luján) la pasada semana acusando a uno de agresiones y al otro de calumnias.

En varias entrevistas tanto Raúl Capín como Adolfo Luján desvelaron la razón real de sus detenciones: son testigos indeseables de como la policía está acudiendo cada vez más a montajes (como este intento de "colocarle" una navaja a un detenido) que incriminen a ciudadanos pacíficos. Pero lo más peligroso es que Raúl desveló que la policía se infiltra para crear la violencia que luego Cifuentes dice justificar con su fascista represión: "Lo que les ha molestado es que haya fotos cuando detienen. Nos han dado una razón de peso, porque resulta que esos encapuchados que tiraban piedras en Santa María de la Cabeza [durante el 25-A], eran agentes de policía", ha afirmado. "Ahora ponen en evidencia que entre los que han tirado piedras, han volcado contenedores, han creado una situación de violencia, había miembros del Cuerpo Nacional de Policía".

Tras su arbitraria detención, el pasado jueves 23 se convocó una manifestación frente a la Delegación de Gobierno para exigirle a Cifuentes la liberación sin cargos de Raúl y Adolfo. Esa tarde fueron liberados ambos, pero con cargos. Yo acudí a la manifestación que evidenció la agresividad creciente de la policía que nos obligó a entrar en una especie de redil en el que nos habían encerrado a los ciudadanos como si fuésemos delincuentes ya.

En mi caso, se me obligó a entrar en "el redil" nada más verme llegar, incluso empujándome para obligarme a engrosar el núcleo de manifestantes criminalizados. En este vídeo se ve cómo lo hacen a empujones, con prisas por engrosar al inventado "enemigo" que justifique su violencia preventiva.

Tras la desagradable llegada, la manifestación, en la que estaban Raúl y Adolfo, transcurrió así.

Durante la misma pude hacer una corta entrevista a Raúl que nos apresuramos a sacar en la portada de este periódico como Videoentrevista de Shangay Lily a Raúl Capín. En la entrevista adelantaba que le habían tenido sentado frente a una pared esposado muy fuertemente. También desmentía las acusaciones de agredir a agentes "con una rama que no ha aparecido ni parte de lesiones alguno del supuesto agente agredido". Pero lo mejor fue su cartel anunciando nuestro manifiesto de intenciones: No tenemos miedo.

raulnotenemosmiedo

En un comunicado en su página facebook titulado QUE NO CALLEN TU VOZ, Raúl dio las gracias a las y los que le apoyaron:

El pasado 22 de mayo fuimos arrestados mi compañero de trabajo, Adolfo Luján y yo, Raúl Capín, bajo acusaciones poco fundamentadas en un nuevo intento de atentar contra la libertad de información y el derecho de la ciudadanía a estar informada . Durante la detención en la Comisaría de Moratalaz y posterior traslado a los Juzgados de Plaza de Castilla me he sentido muy arropado por el despliegue solidario desde diferentes colectivos, quienes se han movilizado inmediatamente para exigir nuestra libertad, demostrando su apoyo hacia nosotros. Por todo esto quisiera agradecer a todos aquellos que han estado a nuestro lado: diversas Asociaciones, compañeros de trabajo, Colectivos, PCE, fotógrafos, amigos, familiares, abogados, periodistas, en fin, sois muchos y eso me da ánimos para seguir adelante con nuestra labor, que es la de informar. Muchas gracias a todos!!! Raúl Capín Leal 25 de mayo, 2013.

No, Raúl (y Adolfo), las gracias te las damos nosotros, personas que necesitamos libertad por encima de limosnas, amiguismos y sobornos.