Palabra de artivista

Atrincherados en la violencia

18j-juanCarlosMohrAyer #18J fue más evidente que nunca en las manifestaciones absolutamente pacíficas pidiendo la dimisión de Rajoy que sembraron las calles de España de verdades (La 'barbacoa de chorizos' acabó con cargas policiales), la derecha del estado español (cada vez más amplio su espectro que ya engulle al PSOE) está atrincherada en la violencia. La violencia política que ejercen desde una supuesta democracia gobernada a golpe de decretazo, la violencia económica que ejercen desde los desahucios o la sanidad robada que ya no atiende a los más débiles, o la educación convertida en privilegio, o las multas a manifestantes precarios que demandan justicia, o el saqueo de los ahorros a los más desvalidos en las preferentes de Bankia y mil bancos más, o la precarización laboral mientras la élites multiplican beneficios, y, finalmente, la pura violencia física que su aparato represor policial ya aplica sin pudor, desproporcionadamente y con chulería.

Por supuesto, los bastiones del PP, Madrid, Valencia y otras tantas capitales, fueron los más violentos en la represión de los manifestantes que no se contentasen con esperar mansamente al otro lado de las vallas como trincheras que los gobiernos ladrones plantan sin disimulo frente a la ciudadanía a la que deberían dar explicaciones. A cualquiera que se atreva a mostrar algo de rabia o a no disimular su indignación se le arrea con la porra, se le pide el carnet de identidad o se le arrastra hasta el furgón para "ajustarle las cuentas" a cobijo de las miradas indiscretas de los poquísimos (cada vez menos) periodistas a los que se permita hacer su trabajo.

Como siempre, el gran Juan Carlos Mohr, activista y generoso fotoperiodista, ha grabado y editado este video en el que se ve la brutalidad policial en Madrid anoche, agresiones a periodistas incluidas:

Cabe preguntarse si no hay un cierto rencor contra el pueblo que se atreve a denunciar sus trapicheos mafiosos, sus escandalosas corruptelas, su cínico robo y estafa con una sonrisa suiza. La gente de bien, los que no son capaces de mirar hacia el otro lado por unas migajas, se ha cansado de escuchar disculpas del PSOE y chulerías del PP. Queda claro que no son políticos, son mafiosos. No en balde #QueSeVayaLaMafia fue el hashtag y el grito unánime en las manifestaciones.

republica-pueblodemadridLa represión es tal que al pueblo empieza a recordarle ciertas situaciones del franquismo, del terrible asedio de Madrid más concretamente. En twitter empezó a circular una foto con el inquietante pie o admonición:  Hoy hace 77 años que el pueblo de Madrid se tiró a la calle para defender la democracia. Tal es la sensación de caos y desamparo que los ciudadanos empiezan a sentir. Nadie paga cuentas, nadie va a la cárcel, los casos de corrupción, de robo a mano armada y de reparto de botines se multiplica por días y mientras al pueblo, a los más desfavorecidos a los más vulnerables, se les arranca uno a uno sus mínimos recursos, sus escasas posibilidades de asistencia, de educación, de techo, de alimento. Y mientras los privilegiados nos dan mayores dosis de entretenimiento y se ríen en nuestra cara. y cuando una porción (muy pequeña aún, por desgracia) ignora esas trampas y se echa a la calle a gritarles "no nos engañáis, sabemos lo que estáis robando", se limitan a subir la dosis de violencia, de chulería policial, de multas y escarmientos que disuadan al personal de la conveniencia de decirle al emperador que va desnudo.

Pero por más Cifuentes sádicas y serviles que animen a sus jaurías policiales a ser cada vez más salvajes, más brutales, más desmesurados, la población sigue respondiendo, saliendo a la calle, aún a coste de su poco dinero, de su integridad física, de su agotamiento.

Como puse anoche en twitter: Cuanto más os atrincheréis en la violencia mas contundente será la respuesta #QueSeVayaLaMafia #ElMiedoVaACambiarDeBando. Porque les guste o no, los Chikos del Maiz (Valencia) y Habeas Corpus (Madrid) o nuestro Alfon, sufridor de su represión injustificada, tienen razón, saben lo que ocurre en la calle, más allá de las cajas fuertes, los pactos y los guardaespaldas: El miedo va a cambiar de bando.

¿Aún no lo habéis entendido?

Siguen sangrando las venas del pueblo.
Siguen cerrando colegios.
Han convertido estar explotado en un privilegio.
¿El precio?, tu dignidad no lo dudes.
La gravedad se torna frágil aquí en el trapecio.
Multitudes violadas por patrañas. Censura.
La marca España: un padre de familia buscando en la basura
Cultura de pandereta y farla.
Futuro biólogo abandona la carrera. No puede pagarla.
Otro debate. Otra charla. Otra mani.
Otro amigo. Puñalada por la espalda. Otro parado.
Otro desahucio. Otro mendigo.
Quiero mi vídeo con Ken Loach. Quiero mi canción de Carla.
Y mientras, otro bache, otro inmigrante sin tarjeta sanitaria muere por VIH o cáncer.
Asesinato legal, doctrina, el Ministerio de Sanidad asesina.
Nos han prohibido soñar. Nos han atado a la butaca.

Pero el que siembra miseria recoge bombas lapa.
Políticas policíacas. Estado de excepción.
Ocultan sin vergüenza el número de placa.
Gobierno cabrón. Sociedad hipocondríaca.
Levantémonos al grito de revolución.
Ya suenan las alarmas.
Exigimos que el gobierno se disuelva y entregue las armas.

(ESTRIBILLO) El miedo va a cambiar de bando (x3).
No desesperes sigue protestando.

"Mamá, mamá, qué hay hoy de comer".
Y mamá ya no puede responder.
No es Cuba, joder, es Occidente, donde el derecho a la vivienda es debajo de un puente.
Donde la muerte del inmigrante llega si es pobre.
Donde las leyes se instauran a golpes.
Donde la libertad no la deciden jueces sino el dinero y la clase a la que perteneces.
Donde el joven español sueña con salir en Gandía Shore y ya no pelea.
Donde el trabajador asume su papel de esclavo esquirol y admira a Amancio Ortega.
La realidad golpea, por eso hay que intentar canalizar el odio del pueblo.
Que tomen conciencia obrera, que sepan que el enemigo es de clase, no de raza o género.
Y que el miedo lo sienta el gobernante, Él y el asesino de elefantes.
Que noten en sus carnes que está llegando el día en el que pueblo retome la soberanía.
Quieran o no, va a suceder.
Cuando la indiferencia sea odio, van a caer.
Y si quieren volver el Sucio les espera; resistiré con mi fusil como Allende en La Moneda.

(ESTRIBILLO) El miedo va a cambiar de bando (x3).
No desesperes sigue protestando.

Os recomiendo escucharla tres veces al día. Es como medicina para la cobardía.