Opinion · Palabra de artivista

Ana Botella importa homofobia rusa

anabotella-sergeisobyanin

Mientras todas las naciones con algo de decencia se espantaban ante la impune persecución, tortura y asesinato de homosexuales en Rusia (y algunos pedíamos que el Gobierno proteste ante Rusia por su criminal homofobia), nuestra homófoba alcaldesa cristofascista no electa (nadie le votó, tiene un fabuloso cargo dactilar, a dedo, como el Borbón) favorita se ponía unos conjuntos monísimos (“ese chaleco blanco te queda ideal con el top naranja homófobo, Anuska”, exclamaba su hermana Maca, Directora de Comunicación de la Universidad Francisco de Vitoria, punta de lanza de los Legionarios de Cristo fundados por el pederasta Marcial Maciel y promovidos por los Aznar) y se plantaba en Moscú para aplaudir a su ultrahomófobo alcalde, “hacer lobby” (en palabras textuales de La Razón, que aunque se escandaliza ante la posibilidad de un horrible lobby gay mayormente inventado por ellos y que algunos dicen yo presido, les parece superidealtotal tener un lobby cristofascista) y proponer unas ofertas especiales a todos los mafiosos rusos que quieran blanquear invertir dinero en Madrid.

Sí, como lo escuchan, los mismos que van a dejar morir a los sinpapeles porque hacer negocio de la Sanidad Pública es más importante que ahorrarnos una epidemia o los gastos mucho mayores de una agonía, van a regalarle la residencia a cualquier mafioso ruso que blanquee invierta dinero en Madrid. Basta con que compren una vivienda para tener la residencia (y poder huir de la justicia rusa). Por si no me creéis, he aquí la gran estrategia que Anita ha ideado.

Moscú, 9 ago (EFE).- La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se ha reunido hoy en Moscú con el regidor de esta ciudad, Serguéi Sobianin, para proponer a la capital rusa un convenio de turismo, y también con el presidente del Comité Olímpico ruso, Alexandr Zhúkov, para defender la candidatura madrileña a los Juegos Olímpicos de 2020.

Los alcaldes de Madrid y Moscú acordaron formalizar un convenio para impulsar el turismo entre las dos urbes a propuesta de Botella, que llegó ayer a la capital rusa.

La alcaldesa madrileña ha adelantado a Efe que Sobiánin aceptó de buen grado su propuesta y apuntó que “España es una potencia cultural y Madrid es la capital de esa potencia cultural”.

“Creemos que tenemos grandes cosas que ofrecer en Madrid a los turistas”, ha dicho la regidora de Madrid, quien ha recordado que ocho millones de turistas visitaron la capital española el año pasado.

Botella también ha recalcado al alcalde moscovita que en la actualidad existe “una muy buena oportunidad para que los inversores rusos vengan a España” e inviertan en Madrid, una ciudad a la que ya llega mucha inversión extranjera y que ofrece seguridad a los inversores, según la política del Partido Popular.

La alcaldesa ha subrayado que el Gobierno español ha aprobado una ley que permite obtener el permiso de residencia en España a los extranjeros que compren una vivienda en el país.

Por supuesto también se acompañó del homófobo Comité Olímpico Internacional que ya ha anunciado que no sólo no va a hacer nada contra la terrible homofobia rusa sino que el COI penalizará a cualquier atleta pro-gay, gay o no, que muestre apoyo alguno o proteste por la persecución de gays en Rusia. Sí, el Comite Olímpico sí que sabe instaurar valores deportivos humanos: de los ultrasur o la Iglesia Católica, musulmana o judía.

Pero lo importante es que nuestra homófoba mayor “peras y manzanas” Botella ha corrido a buscar una alianza con el principal homófobo de Rusia, el alcalde de Moscú Serguéi Sobianin.

Sobianin, mano derecha de Putin y valedor del corrupto mafioso Abramovich, ha sido el principal instigador de esta horrenda escalada homófoba desde que prohibiese ningún desfile durante el Orgullo Gay de Moscú y luego autorizase a que los cristianos ortodoxos y sus amigos neonazis apalizaran a cualquier gay en la vía pública ante la impasibilidad de la policía (en el mejor de los casos, la mayoría la policía ha agredido hasta a activistas extranjeros como el británico Peter Tatchell).

Ya su antecesor, Yuri Luzhkov, calificó de “acto satánico” las marchas gays y arremetió contra la celebración de estos desfiles en la capital rusa. Por desgracia Sobianin ha aumentado la persecución y palizas durante el Orgullo como cuenta (con gran envidia y delite) el panfleto cristofascista La Razón.

Está claro que la bárbara persecución de homosexuales está siendo una verdadera inspiración para nuestros cristofascista patrios. ¿Querrá Ana Botella copiar la prohibición del Orgullo en Madrid y animar a que los amigos neonazis y falangistas tan autorizados por Cifuentes para hacer propaganda fascista empiecen a perseguir y dar palizas a los homosexuales en la vía pública de Madrid?

Depende de si le dan las olimpiadas y consigue remontar el escándalo de su (no) gestión del Madrid Arena y sus 5 muertes (desde un espá). Os propongo un dicho ateo que sustituye con más acierto al tradicional católico que quita responsabilidades y las pone en un muñeco imaginario: La inhumanidad les cría y ellos se juntan.