Palabra de artivista

#FreeCobri: vivienderos detenidos por denunciar Madrid2020

El activista viviendero Guillem subido a una farola en Sol 16 h foto de juan Carlos Mohr

Las y los vivienderos son una raza aparte. Una raza generosa, solidaria y resistente, una especie humana entregada que se está multiplicando entre todas las edades: de jóvenes a ancianos se plantan frente a las porras de la policía, cada vez más chula y rabiosa a petición de sus amos, para defender a las crecientes víctimas de esta crisis que no es una crisis, es una estafa, para evitar que se queden en la calle las y los más desfavorecidos mientras los corruptos se mudan a Suiza, se ríen del pueblo, recortan derechos fundamentales y roban a manos llenas las arcas públicas bajo la firma "qué se jodan".

En puridad, "vivienderos" o "vivienderas" es como se autodenominan a sí mismas las personas resistentes a la estafa en forma de desahucio, las y los activistas de la PAH y otras mil plataformas generosas (lo sé, voy a usar mucho la palabra) que se plantan en la puerta de las familias, de las personas desahuciadas por los corruptos bancos que les estafaron y siguen ganando, para detener desahucios que romperán para siempre a seres humanos que el único delito que han cometido es querer vivir bajo un techo, como un ser humano del siglo XXI, el siglo en el que los ricos y corruptos se gastan millones del erario público en presentar candidaturas olímpicas imposibles que intentarán salvar a alcaldesas ineptas, a partidos corruptos o a ciudades en bancarrota por el latrocinio inmobiliario.

El ingenio de las y los vivienderos no tiene límites. Así lo demostró el pasado fin de semana uno de ellos, Guillem, cuando optó por subirse a una farola en plena Puerta del Sol para denunciar la candidatura olímpica Madrid2020 como lo que es: un negocio de unos pocos corruptos que intentan así disimular y aumentar su saqueo mientras el pueblo paga sus fiestas y botines a base de desahucios, cada vez más desahucios, cada vez más viviendas vacía y cada vez más cerdos banqueros tirando dinero. Y aprovechó para recordar el sangrante caso de Ofelia Nieto 29, una pequeña casa en la que viven 3 familias y que el Ayuntamiento quiere derruir para seguir especulando.

Guillem se subió a esa luminosa farola de Sol y se pasó allí encaramado 16 horas como atestigua esa foto del enorme fotoactivista Juan Carlos Mohr. El gran fotoperiodista Jaime Alekos recogió toda la acción en un glorioso video.

En esta acción hubo varios momentos reveladores, pero uno de los más emotivos quizás fuese la negativa de los bomberos a bajar al activista. Por más presiones que la policía les hiciese, llegando a amenazar con abrirles expediente disciplinario si no le bajaban, los bomberos que sufren en carne propia los recortes, se negaron, fueron identificados por la policía y se fueron. Tuvo que llegar un segundo camión para explicarles que apoyaban cien por cien al viviendero encaramado y se fueron igualmente (se te ponen los pelos como escarpias al ver a los vivienderos cantarles "estos bomberos son compañeros" y ellos irse felices). Poco después dejaron clara su actitud ante el pueblo en una serie de tuits:

farolasol-bomberos

Hay que querer mucho a los bomberos. Ponen en riesgo su vida para proteger y ayudar a la ciudadanía, no para reprimirla y posibilitar saquearla como hace la policía. Por eso en la Comunidad de Madrid la inmoral Espe Aguirre y secuaces les tienen machacados a recortes. Está claro que los cuerpos del estado no son iguales.

La policía sólo pudo arrancar la pancarta, pero el viviendero se quedó 16 horas allí. Tras un glorioso primer conato de bajada en el que llegó hasta abajo y le espetó a la policía un rotundo: "Antes decidle a todos los presentes qué le hacéis a la gente en los desahucios; decidles cómo nos pegáis, con qué brutalidad reprimís a los que van a oponerse a los desahucios"; ante el silencio de la abochornada policía, Guillem volvió a subirse a su farola. Poco después daba un nuevo mitin-farola en el que volvió a denunciar la brutalidad policial y política en los desahucios y bajó. Este momento lo ha recogido nuestro amado Juan Carlos Mohr:

Me tomo la libertad de transcribir el discurso de Guillem antes de bajar:

"¿Sabes lo que estáis haciendo? ¿Tú lo sabes o te lo cuento yo? No, no, díselo a ellos (señalando a los vivienderos activistas de la PAH.). Ellos van a los desahucios. Ellos lo saben. Ellos lo viven en su cuerpo, en sus manos, en sus botas, en cada desahucio de cada familia. (Dirigiéndose a la policía.) Vosotros no sabéis desobedecer. Es más que eso, que nos dais patadas. (Aparentemente lo niegan.) ¿Es mentira, es mentira?  (indignado vuelve a subirse e increpa al policía): ¡Contesta! Contesta, por favor, (Señalando a vivienderos.) ellos te están esperando".

farolasol-policiaretuercemanopepeLo peor vendría cuando debería haberse acabado todo: la policía, rabiosa al verse en evidencia, la emprendió a palos indiscriminados con todo aquel que pareciese aprobar la denuncia del viviendero. Fueron especialmente sádicos y dislocaron muñecas, hombros y brazos innecesariamente. Finalmente detuvieron a tres personas que simplemente apoyaban a Guillem o intentaban proteger a amigos o compañeros. La violencia fue tal que dos de los tres detenidos (aparte de Guillem) fueron primero al Hospital Gregorio Marañón a ser atendidos de las heridas provocadas por la policía. En este blog han recopilado fotos del evento y en una se ve cómo un policía le tuerce la muñeca intencionadamente a Pepe F (uno de los que tuvo que ir al hospital) para dañársela.

El resultado fue que se llevaron a los 4 detenidos a la infame comisaría de Moratalaz (la misma a la que llevaron a Alfon) y en pocos minutos #FreeCobri era el tema más discutido en twitter.

freecobri1Para los que no lo sepan, Cobri es una mascota parodia del olímpico Cobi que los y las vivienderas, especialmente en Ofelia Nieto, han inventado para denunciar la corrupción del gobierno, la injusticia de los desahucios mientras políticos, banqueros y empresarios afines saquean al pueblo pagándose dinero corrupto en sobres y gastando a espuertas. Por supuesto, Cobri tiene forma de sobre con manitas y pies y una sonrisa que florece especialmente cuando va a la calle Génova (sede del PP). Veréis quién acabó teniendo el honor de ser Cobri en unos renglones.

A la llamada de twitter para exigir la liberación de los detenidos acudimos muchos, aunque demasiado pocos si se recuerda lo que está pasando en España. Cuando llegamos ante la comisaría de Moratalaz el abogado acababa de entrar a pedir la declaración y puesta en libertad lo antes posible, un nutrido grupo de activistas, fotoperiodistas y compañeros intercambiaba impresiones e historias.

20130907_185434Ya en aquella acera empezaron a verse las consecuencias de la represión brutal que los perros de Cifuentes han desatado. Ese fue el caso de Nathasa A.C.A.B, a la que la policía le abrió la muñeca y algo más ("Me han dicho que se oyen un crujido raro, como de algo roto y me tengo que hacer una radiografía", me comentó) cuando intentaba ayudar a su compañero Pepe F.

A pesar de eso, esta viviendera no perdió las ganas de luchar: "Fueron a hacer daño y nos retorcían los brazos lo más posibles para hacernos daño", me explicó. "Yo sólo intenté ayudar a Pepe, que estaba gritando que le hacían daño, porque entre otras cosas le estaban agarrando a mala leche del pelo, y entonces me pillaron a mí también y empezaron a retorcerme el brazo a pesar de que me quejaba del dolor. Cada vez son más violentos. Pero vamos a seguir yendo a las puertas de las familias que nos necesiten por más que nos den de palos, cada vez más", añadió resuelta.

freecobri-frentecomisariaUnos metros más allá una familiar de Iris (otra de las detenidas) relataba cómo había vivido la detención: "No estábamos haciendo nada, sólo aplaudiendo a Guillem cuando bajaba y de repente empezaron a atacarnos. Yo intenté sujetar a Iris que gritaba que le habían roto las gafas y que le estaban haciendo daño y me pilló otro policía y me hizo daño también pero, por suerte, no me detuvo". Son una gran familia que se apoyan, nutren y cuidan unos a otros y a cualquier desahuciado que les necesite.

Durante la espera conocí a muchos vivienderos excepcionales, como Alex que ha estado acompañando a Guillem bajo la farola las 16 horas y me relataba entusiasmado sus vivencias en Ofelia Nieto y otros desahucios que ha ido a detener: "Esto no es nada, en los desahucios son mucho más violentos y humillantes. Se ríen de nosotros y nos dicen cosas como que cuando nadie nos vea nos van a romper las piernas o que somos basura que a nadie le importa. Muchos van puestos de coca hasta arriba y se les va la cabeza. Me acuerdo en un desahucio en el que uno que estaba súper puesto no paraba de hablar y decir que nos iba a hacer de todo y que éramos escoria. Se le movía la mandíbula del pedo que llevaba el policía".

freecobri-farolaPero uno de los momentos más bonitos para mí y sorprendentes fue cuando, al verme protestar ante la comisaría a pesar de las repetidas amenazas de los policías de la garita de que sólo podíamos estar en la acera de enfrente, me ofrecieron ponerme el traje de Cobri y ser Cobri durante unos minutos. Yo, ni corto ni perezosa me planté el sobre y posé junto a la farola que hay junto a la puerta como insinuando que cualquier farola es buena para que un Cobri se suba a denunciar. Por supuesto, la policía se puso muy nerviosa y empezaron a decirme que como hiciesen una foto más me iba "pá dentro". Yo seguí incluso bailando y cantando un disparatado "A Génova voy. Génova me gusta, Génova lo vivo" que no les hacía ninguna gracia, pero yo repetía entre amenaza y amenaza hasta que empezaron a salir los detenidos, momento que recoge este video.

A partir de ese momento fueron saliendo cada tanto Pepe F., Ángel J., Iris y Guillem, en ese orden. Pude entrevistarlos a todos para que contasen su experiencia y aquí os lo dejo.

Primero salió Pepe, @JFernandezlayos, y esto nos contó.

A la vez salió Ángel J., que no es activista y simplemente estaba allí mirando, que estaba muy nervioso, llorando, así que le dejé un tiempo y le pude entrevistar más tarde cuando ya se había tranquilizado algo. entre otras cosas explicó cómo le habían humillado por ser deficiente visual y al decirlo los policías se rieron de él y le dijeron que él era "deficiente en todo".

La tercera en salir fue Iris, que también estaba sorprendida y agobiada por la multitud que le esperaba en la puerta. Esto nos contó sobre su experiencia:

Finalmente soltaron al Guillem, el viviendero que se subió a la farola de Sol. Guillem no quería ningún protagonismo y estaba reticente a ser entrevistado, pero finalmente accedió a contarnos esto:

Para acabar, he aquí la gloriosa foto de los cuatro detenidos en libertad.

freecobri-4liberados

Sólo quiero añadir que es muy enriquecedor ver a esta familia junta, las y los vivienderos son personas cariñosas, atentas, sensibles y de mente muy abierta que en detalles como ofrecerse a acompañar a Ángel si no tenía familiares o amigos que le cuidasen o recogiesen, llevarle bocadillos a todos los detenidos y gastar el dinero que no tienen en asistir a los más necesitados dan un ejemplo de verdadera solidaridad. No como la Iglesia cristofascista que hace un monstruoso negocio con todo eso y obliga a apuntarse a su estafa inmobiliaria Vaticano S.A, que vende parcelas en el más allá a precio de estafa. Gracias vivienderas y vivienderos por el trabajo dentro y fuera de la PAH.