Opinion · Palabra de artivista

Poligoneras, auto-misoginia y re-polarización

votosiCreo que hoy, #8M, Día de la Mujer Trabajadora, a la espera de con qué creativa y machista manera planea distorsionarlo este año el PP tras celebrar el año pasado el Día de la Esclava Agradecida regalando lencería y clases de aerobic (una mujer es su cuerpo y nada más), es un buen día para analizar un fenómeno que me contó preocupada una amiga, profesora en el extrarradio de Madrid, hace unos años: la misoginia y la adopción de los códigos más cavernarios, reaccionarios y machistas por parte de un enorme grueso de los adolescentes… especialmente las mujeres, por lo que hay que hablar de auto-misoginia. Unos valores que el PP está reforzando en sus políticas educativas y sociales. Por no hablar de esa reforma  de la Ley del Aborto que lanza el feliz mensaje de que las mujeres son inferiores, secundarias a su feto y necesitan tutela de mano del macho.

Mi admirada amiga Estrella, maestra de PCPI, me contó el caso de un rapero amateur (cuando sacó esta canción; rápidamente fue fichado por Universal Music) llamado Porta que consiguió enorme predicación entre las adolescentes con una canción que se llamaba Las niñas de hoy en día son todas unas guarras. Poesía urbana, vamos. El caso es que «las niñas» se lo descargaron a su móvil como locas y lo convirtieron en un himno misógino que utilizaban unas contra otras para acusarse de guarras cuando no eran lo bastante sumisas y machistas. Un fenómeno desalentador que ha ido en alza.

A la vez me contaba, aterrorizada, el verdadero fenómeno de moda entre los adolescentes de ambos sexos: una página que se llama Vota mi cuerpo. La llegaron a cerrar, pero ha vuelto a abrir y duplicado debido al éxito. En este foro se entiende por encima lo preocupante de las actitudes que esa página está reflejando en los adolescentes. De entre la riada de barbaridades, me ha llamado la atención un comentario que refleja a la perfección lo que mi amiga Estrella me contó:

Pues a pesar de tanta risa, esto da pena. Sad

Ahora estoy trabajando como monitor en institutos y la mayoría de los críos hablando del puñetero «Vota mi cuerpo» o del jodido hip-hop de mierda. A diario. Sin exagerar. Crying or Very sad

Les hablas de cómics, de rock, de filmes clásicos… y te miran como si fueses un extraterrestre. alien

La mayoría de la juventud actual está bastante agilipollada, aunque duela decirlo.

votamicuerpotalegueroEse angustiado testimonio de un monitor que confirma lo dicho por mi amiga es desolador, pero lo verdaderamente preocupante es la presencia de la violencia asociada al sexo en el caso de los hombres. Así se pueden encontrar fotos como la de la derecha en la que un adolescente muestra una pistola con mirada amenazante como un aliciente para conseguir pareja.

Claramente se está asociando violencia y agresividad con masculinidad, y sexo y disponibilidad con feminidad. La re-polarización que el hip-hop granjeó en las comunidades pobres de los Estados Unidos está triunfando en esta España re-misoginizada del PP y su rescate de símbolos machistas (mantilla, toros, tacones…).

Sobre la misoginia se estudia desgraciadamente cada vez menos en aras de la supuesta superación de ésta. De este modo cada vez se ha ido haciendo más sigilosa y silenciada. Si a esto le sumamos el favorable caldo de cultivo que el PP reinstaura obstinadamente a través de sus mil ONGs aliadas a las que están derivando todos los fondos que deberían ir a asistencia a violencia de género, educación sexual y afectiva o información, nos encontramos el desolador panorama actual: estamos asistiendo al nacimiento de una nueva generación de machistas y auto-misóginas que ha retrocedido 50 años en el tiempo.

Así encontramos a un rapero cañí que copia las exitosas estrategias del misógino y homófobo rapero estadounidense Eminem y se dedica a patalear porque «las niñas» (sí, sí, es tan maduro que las llama niñas) son muy malas y le producen sentimientos encontrados. En lugar de resolver sus dudas internas (no es un tópico esa homosexualidad oculta que degenera en misoginia) culpabiliza a los demás de sus incompetencias emocionales. Y los demás, por supuesto, son las mujeres.

Y ningún estereotipo actual de odio a las mujeres es tan demoledor como el de las «poligoneras». Así es como se está llamando en las zonas de clase trabajadora a las adolescentes que se benefician de todas las superficialidades del capitalismo pero están rozando el analfabetismo. Y nos encontramos declaraciones de adolescentes como esta en la que una chica llama a otra que percibe como competencia zorra poligonera. La misoginia también es lucha de clases, discriminación clasista contra trabajadoras (de ahí que sea tan lamentable que el día de hoy se olviden muchas y muchos de añadir ese vital Trabajadora).

También podemos descubrir declaraciones de pura misoginia como la de este individuo que titula su comentario Aparheit a las putas poligoneras, para pasar a declarar:

esta mañana he ido a un conocido poligono industrial a ver a un amigo a ver si me daba trabajo. Nada del otro mundo mozo de almacen para los meses de verano para sacarme unos eurillos extra. El caso es que he dejado aparcado el coche en bateria en la calle principal.
A esas horas habia mucho movimiento de camiones y las lumis del poligono hacian su agosto. nada del otro mundo ya sabeis, yonkarras, negronas, alguna sudaca y una vieja repintada. todas bien distribuidas por sectores.

El caso es que al volver me encuentro a una negrona en tanga apoyada en el capo de mi coche. Desde lejos he activado la llave para que se levantaran los seguros y la muy zorra en vez de apartarse se ha metido dentro del coche.
A voz en grito la he dicho que se saliera he abierto la puerta y la he cogido del brazo.
La muy cerda se ha puesto a gritar como si la estuviera violando y en treinta segundos se ha presentado un maromo con pinta de rumano y cara de perdonarme la vida.
El tio ha preguntado que que pasaba asi que yo con toda tranquilidad se lo he contado a lo que el ha enganchado a la fulana la ha soltado dos ostias y la ha echado con cajas destempladas.

El tio me ha dicho que la estaba educando y que la disculpase, que no quiere lios con los vecinos. Mientras me contaba esto veo que se queda mirando al asiento del acompañante que era donde la tia se habia sentado y ha soltado un taco en rumano. yo he seguido su mirada y cual es mi sorpresa que en la impoluta tapiceria biege hay una mancha de sangre de procedencia inconfundible.
LA PUTA GUARRA TENIA LA REGLA

¡¡¡¡¡JODER NO SABEN LO QUE ES UN TAMPAX O UNA COMPRESA!!!

El tio no sabia donde meterse se ha metido la mano en el bolsillo y me ha soltado 200 euros sin mediar palabra y se ha largado.

Y alli me he quedado yo con 200 euros en la mano y una cara de no creermelo.

Por cierto he corrido a un lavacoches a que me lo limpien por 40 eurillos me ha quedado perfecto, pero en el trayecto al lavaderO no he podido dejar de oler la nauseabunda fragancia de esos fluidos. LA JODIDA PUTA DEBIA ESTAR PODRIDA POR DENTRO!!!!

Si no se os hiela la sangre con esta radiografía de la explotación de la mujer, no se os helará con nada.

Encima otro forero le ha tenido que aclarar:

la tipa lo que queria era HUIR del fulano, no hacerte un servicio en el coche.

Por eso el fulano no se encaro contigo sino con ella, y por eso te untó

A lo que el retrasado mental éste le ha respondido:

coño pues igual era eso!
me acabas de dejar echo polvo
que mal rollo me acaba de entrar de repente

poligoneraPara echarse a llorar. Un lamentable ejemplo de hasta qué punto la violencia hacia la mujer está tan aceptada en esta sociedad que ni siquiera se ve.

Por supuesto, fue el director explotamujeres y machista por excelencia, el desaparecido Bigas Luna, quien se apresuró a rentabilizar esta fuente de misoginia en su película Soy la Juani (atentas al primer comentario de esa página, bien certero: Bigas Luna utiliza a la mujer como un objeto, dando una imagen degradante de un misógino y un obseso sexual barriobajero. No es cine sino, nunca mejor dicho «p…» mentales). Bigas hizo carrera intentando encumbrar como icónica la ignorancia más bajuna, machista y simplona. Era el Pajares y Esteso de su época.

En algunas páginas como ésta las denominan «la parlita» (debe ser por Parla, el barrio madrileño).

La Parlita es ese ser femenino que puede presentarse sóla o acompañada de El Parlita. También es llamada poligonera, pokera, cani, bermellona, choni, kinki.. natural de localidades de extraradio, en especial de Parla, Fuenlabrada y Leganés (pero principalmente de Parla).

La Parlita se puede dedicar a varias labores: cajera del Día, cajera del Mercadona, cajera de Carrefour de Parla (todas han pasado por esta etapa y han disfrutado de uno de esos contratos de 3 meses que nunca les prorrogan), peluquera, moza de almacén en el polígono de Cobo Calleja, o simplemente dedicarse a «sus labores» (es decir, estar todo el día en casa hasta las 7 de la tarde que llega su parlita a recogerla y chupársela a cambio de que la siga manteniendo).

La parlita se define fisicamente por el piercing en el labio, superior o inferior aunque, si es una parlita auténtica, llevará ambos piercing. La raya en el ojo no le puede faltar, cuanto más larga y gruesa más se denotara su nivel de parlismo. Su pelo suele ser negro, rizado con espuma para no peinarse mucho, y recogido en un moño que parece que le ha lamido una vaca la cabeza, pues se echará gomina en cantidades industriales. Suele llevar mil pinzas de colores o demás abalorios comprados en el Bazar de los Chinos (comunmente llamado la tienda de los 20 duros).
Su ropa suele ser deportiva, pantalones de chandals nike que llevan durante una semana y camiseta de tirantes, o bien ropa muy dorada con complementos a juego, como bolsos de 5 euros y demás jujana popular.
Lo que si que no puede faltar en toda parlita, ES EL ORO. Piercings de Oro, pendientes de aro de Oro (a más grande, más nivel de parlismo en su ser), muchas pulseras de oro, los diez dedos de la mano lleno de anillos de oro (aunque para las manos también son validos los de antes de los 20 duros) y sobre todo, cadenas muchas cadenas y colgantes de oro, normalmente medallas de su «mama» o de la Virgen del Rocío (las parlitas son muy muy rocieras, aunque lo más cerca que hayan estado de Ayamonte (Huelva) sea la parcela de su tía de Ciudad Real). Pero el oro, en una buena parlita, debe ser comprado POR SU PARLITA. La parlita solo debe comerla bien, para que su parlita macho la colme de oros cada mes. Es más, a más nivel de Oro sobre la parlita femina, más macho se siente el parlita masculino.

Los parlitas y las parlitas, sienten a Camarón de la Isla como su dios y llevan toda su música en las venas. Escuchan siempre o Camarón, o Reggaeton, y demás calorreo que siempre bailan cuando salen de marcha entre ellas, pues su macho es demasiado macho como para bailar con ellas, ellos esperan apoyados en la barra, sintiéndose machos al verlas bailar entre ellas, sevillanas, reggaeton y demás jerga popular parlita.
Una parlita para ser buena parlita, debe dar palmas, muchas palmas.

Salen de marcha, bien por «Casa Graná», «El Andén», «El Gran Cañón» o «el Stone» todos ellos en Parla, o bien por el polígono de Alcorcón, el Opción (Alcorcón) o sobre todo SU GRAN CENTRO DE PEREGRINACIÓN Y CONGREGACIÓN: LA CUBIERTA DE LEGANÉS!! ahí los parlitas pueden perrear durante horas y escuchar su música calorra, además de sociabilizar con demás especies de su misma familia, como son «los y las fuenlabritas», «los y las leganitas» y demás canis y chonis…

En internet suelen encontrarse muchísimas fotos de parlitas, siempre echas ante el espejo del baño o con la webcam, sacando morros, pecho, y mostrando sus encantos parlitas (veáse claros ejemplos en las fotos de arriba).

Si las quieres encontrar, sus nicks suelen ser:
«sha_xhula»
«sha_xhula_morenicah»
«sha_loquitah»
«la_morenah»
«la_rubiah»
«sa_pokerah»
«sha_jennywapa»
«sa_lore_nena»
«sha_nena69»
«la_niniah_kani»
«sha_morenah»
«sha_morenicah69»
«vane_sexy69»
«lore_69»
(sus verdaderos nombres pueden ser: Vane, Lore, Jessy, Jenny, Sandra, Deborah, Soraya, Tamara…)

…. Estos son solo algunos ejemplos…

Su manera de escribir en internet, sUeLe SeR eStA: MaYuScULa- mInUsCuLa- mAyUsCuLa- MiNuScULa…

Suelen viajar siempre en el asiento copiloto de su parlita, en el seat leon, fiat stylo, etc, siempre de color negro o rojo y con muchos cristales tintados, con su asiento muy muy tumbado, ella muy tumbaíta, sujetándole el porro a su parlita y dándole alguna que otra caladita o tiro de vez en cuando… con la boca siempre bien a

Estas generaciones criadas en el capitalismo viven el feminismo como un estigma opresor, no liberador. Algo que las separa del grupo, que las hace menos populares. Y ese es el mecanismo de desactivación que el capitalismo patriarcal ha utilizado para aniquilar cualquier dialéctica o fórmula alternativa que amenace su hegemonía. Han educado a través de la publicidad en una necesidad de pertenencia enfermiza.

Si a esto le sumamos el desfalco que la derecha neoliberal está llevando a cabo sobre la enseñanza pública, dejando a los profesores en manos de un rebaño de descerebrados que sólo saben reaccionar ante el formato publicitario y el consumismo (la escritora anarquista Naomi Klein lo analiza brillantemente en su ensayo sobre el secuestro de la cultura a manos de las corporaciones titulado No Logo; leed el capítulo sobre cómo las marcas están imponiendo asignaturas en sus colegios destinadas a fomentar el consumo de sus productos o a que los alumnos aporten nuevas estrategias publicitarias o el «amadrinamiento» de espacios deportivos, laboratorios o aulas con el nombre y publicidad de la marca), tenemos un futuro muy desalentador para esta panda de indolentes, desganados y autocomplacientes reyes de la retribución inmediata y el consumismo descerebrado.

Nunca ha sido más necesario celebrar el Día de la Mujer Trabajadora en lugar del Día de la Esclava Agradecida que tanto fomenta el PP y sus esclavas agradecidas… tan agradecidas que aplauden a Gallardón cuando aprueba una ley que recorta sus derechos e implanta una opresión que se creía superada.

Hay que combatir la re-polarización que está ejecutando el PP y la Iglesia que ya se ve hasta en la eliminación del único Grado en Igualdad de Género que había en España. Una expresión más de esa campaña anti-feminista que el PP bautizó como «ideología de género».

8M Madres Contra La represiónFeliz Día de la Mujer Trabajadora. Con especial acento en el Trabajadora, porque a las otras mujeres, a las que defienden los intereses de clase y políticos del amo patriarcal, las esclavas agradecidas, a esas no las celebro.

Por eso hoy yo acompañaré a mis hermanas de Madres Contra La Represión, que están todo el año luchando lo que hoy celebran: un 8 de marzo De Clase y Revolucionario, feminista, como bien dice su convocatoria en la que os esperamos a todxs. Esta es una lucha contra la criminalización de la clase trabajadora que muchos sectores han llevado a cabo desde el tercerposicionismo y ese elitista «ya no existen derechas ni izquierdas».

PD: A raíz de las insistentes menciones en twitter del trabajo de Owen Jones Chavs: La demonización de la clase obrera quiero compartir y respaldar la tesis que Owen defiende en su libro y los paralelismos que hay con el fenómeno que analizo en este artículo:

En la Gran Bretaña actual, la clase trabajadora se ha convertido en objeto de miedo y escarnio. Desde la Vicky Pollard de Little Britain a la demonización de Jade Goody, los medios de comunicación y los políticos desechan por irresponsable, delincuente e ignorante a un vasto y desfavorecido sector de la sociedad cuyos miembros se han estereotipado en una sola palabra cargada de odio:chavs

En este aclamado estudio, Owen Jones analiza cómo la clase trabajadora ha pasado de ser «la sal de la tierra» a la «escoria de la tierra». Desvelando la ignorancia y el prejuicio que están en el centro de la caricatura chav, retrata una realidad mucho más compleja: el estereotipochav, dice, es utilizado por los gobiernos como pantalla para evitar comprometerse de verdad con los problemas sociales y económicos y justificar el aumento de la desigualdad. Basado en una investigación exhaustiva y original, este libro es una crítica irrefutable de los medios de comunicación y de la clase dirigente, y un retrato esclarecedor e inquietante de la desigualdad y el odio de clases en la Gran Bretaña actual. La edición incluye un nuevo capítulo que explora las causas y las consecuencias de los episodios de violencia que ocurrieron durante el verano de 2011 en Inglaterra.