Opinion · Palabra de artivista

IU es el camino para una Alter-Europa

Es trAlter-eu-Euro-chofer-comisioniste que a pesar del saqueo a nuestros derechos y chulerío oligarquico general, la participación en estas venideras elecciones se prevea entre el 40% y el 43%, inferior incluso al 46% de 2009. La abstención y la anti-política (con sus discursos demonizadores de “casta política”, “partitocracia” y demás sandeces ciudadanistas o tercerposicionistas) están haciendo su trabajo para perpetuar el monopolio de la oligarquía. Como decía hace poco el infografista Santiago Romero en twitter: “La abstención es tan útil como aguantar la respiración para protestar. Sólo te perjudica a ti”. A esa admonición yo añadiría, en el caso de la izquierda, la de “Votar a partidos pequeños que proclaman buscar la unidad de la izquierda atomizándola en pos de intereses personalistas es tan útil como cortarse los dedos en prevención de que algún día, en un futuro distópico, lo haga la mafia. Sólo le perjudica a tu manicura”.

Aunque pueda sonar jocoso, creo que la estrategia chantaje-farol de Podemos ha conseguido justo lo contrario de lo que anunciaba Pablo Iglesias como acicate a su iniciativa: ha restado fuerza a IU y ha frenado, para gran alegría de la derecha y el PSOE (que por algo le han dado tanta cancha a Podemos) el ascenso de una alternativa real de izquierdas al bipartidismo.

Las declaraciones de Pablo Iglesias de que “Podemos ha movilizado a muchos que nunca hubieran llegado a la izquierda” se caen por su propio peso. Ya que tanto le gusta hablar de “sentido común” (otra estrategia desideologizadora junto al falaz “no hay izquierdas ni derechas”), basta con mirar las estadísticas para entender lo absurdo y falso de esa proclama: si estas son las elecciones con mayor abstención de la democracia, ¿dónde están esos nuevos movilizados? O acaso habría que mirar las estadísticas (el “método” ese tan cacareado que suena a tecnócrata liberal) que dicen que IU tenía un ascenso espectacular hasta que apareció Podemos y desde entonces ha bajado justo lo que Podemos ha recogido. Está claro de dónde ha escarbado votos Podemos (con tuits vergonzosos de Monedero, por ejemplo, echando mierda sobre la formación de Cayo Lara). Lo triste es que todo eso ha estado potenciado desde la derecha que ha dado pase libre a Podemos en todos sus medios para atacar la única amenaza a su oligarquía: IU.

alter-eu-Stand up for Democracy_1En Andalucía IU está demostrando la alternativa que supone (por eso la monstruosa campaña demonizadora contra la gran Elena Cortés y su Consejería de Vivienda o contra Gordillo y Cañamero). En Europa también la buena labor de Willy Mayer ha demostrado con acciones su lucha: para igualar todas las intervenciones que Meyer llevó en la última legislatura a Estrasburgo, el PP necesitaría 20 eurodiputados y el PSOE 13. IU se ha convertido en la alternativa al sistema neoliberal y en Europa lo saben, por eso se intentan todo tipo de estrategias y se da sobreexposición a agentes erosionantes como Pablo Iglesias (una estrategia que ya usaron con Tomás Gómez para erosionar a Zapatero y el PSOE y cuando ya lo habían conseguido se volvió invisible).

Y es que la derecha desde la República ha tenido muy clara la única manera de derrotar a la izquierda: dividiéndola, atomizándola. Antes fue socialistas contra comunistas y anarquistas y ahora es esa pléyade de micropartidos que intentan meter ya a IU en el paquete PPSOE para beneficiarse de esa anti-política (que al final volverá a morderles en el culo).

IU, junto a sus socios de Syriza, dice claramente que es de izquierdas y que la lucha de clases es la base de la lucha. No el “sentido común” (palabra a interpretar por todos, un neonazi te dirá que el sentido común válido es el suyo para eliminar a los emigrantes) ni la “ilusión” (Esperanza Aguirre despierta más ilusión que todos los Podemos y Partidos X juntos). Desde el 15M y su profundo componente burgués se ha popularizado ese discurso que rechaza la izquierda tradicional y la lucha de clases buscando discursos más falsos, cómodos y populistas, pero es que la lucha no es cómoda ni popular. Ninguna televisión va a programar una amenaza real a su capitalismo destructor, disidencia controlada sí, toda, pero las amenazas reales siguen siendo invisibles. Y en Europa eso vale por mil. Especialmente con un tema que se ha silenciado y escondido y que nos afectará a todos de una manera drástica: El Tratado de Libre Comercio EEUU-UE. Para temas como este es esencial una izquierda fuerte y unida que presente batalla.

alter-eu-block-the-revolving-doorIU es el único partido que lleva denunciando y combatiendo este terrorífico acuerdo para bajar los aranceles, beneficiar a las multinacionales (especialmente a las estadounidenses) y precarizar aún más el trabajo en Europa (que no puede competir con los EEUU y tendrá que convertirnos en un país tercermundista de Asia para poder exportar algo a los EEUU: obra de mano semi-esclava). En ese sentido en una entrevista a Público en el recomendable artículo Las multinacionales escaparán al control político con el Tratado de Libre Comercio UE-EEUU uno de los principales investigadores de este sucio tratado que se mantiene en secreto (y se mantendrá durante 30 años, por increíble que parezca), destaca la labor de la Izquierda Unitaria Europea (grupo en el que está IU) y el grupo de Los Verdes en el Parlamento, pero recuerda que según los sondeos la Cámara seguirá en manos de los conservadores tras las elecciones. Sobre el tratado hay que saber que:

Las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y EEUU comenzaron en julio de 2013, cuando acababa de destaparse el escándalo de las escuchas de la NSA a ciudadanos y líderes europeos. Socialistas y Conservadores se opusieron a paralizar la firma de un acuerdo que supondrá la eliminación de barreras normativas y económicas para las relaciones comerciales entre Estados Unidos y el Viejo Continente, y que teóricamente representará un beneficio anual de hasta 110.000 millones de euros para las exhaustas arcas europeas (cerca de 545 euros por familia para nuestro país), y de 95.000 millones de euros para EEUU.

Sin embargo, tras cuatro rondas de reuniones oficiales (la última en marzo) los negociantes no aportan argumentos que sustenten estas estimaciones, que en cualquier caso no comenzarán a notarse antes de 2016, fecha en la que se espera la implantación del tratado, que deberá ser aprobado por el Parlamento Europeo y que no será sometido a referéndum.

A raíz de esto, en toda Europa ha surgido una iniciativa interesante: la búsqueda de una Alter-Europa que se libere del dominio de los lobbies y bancos. Esa iniciativa se llama Politics For People (no permitas que los bancos y las grandes empresas dirijan nuestra democracia). En ese enlace se pueden consultar los eurodiputados y candidatos que se han adherido, la mayoría de IU está adherida (curiosamente, aunque hay algunos candidatos de Podemos, Pablo iglesias no se ha adherido a la iniciativa). Es fundamental por eso que la izquierda en Europa tenga peso y esté lo menos dividida posible.

Al respecto me permito citar varias preguntas que Público hizo al candidato por La Izquierda, Plural Willy Meyer, en su más que recomendable entrevista y que aclaran la importancia de que IU tenga cuanta más fuerza mejor en Europa:

¿PP y PSOE han votado a favor de que continúen las conversaciones sobre el libre comercio con EEUU, por qué no hablan de ello durante la campaña?

A nosotros nos preocupa mucho. Ha terminado ya la cuarta ronda de negociaciones y no hay ningún tipo de información sobre ello. Lo están llevando con total opacidad.

Hemos criticado el Tratado por dos razones: primero, nos parece una ignominia que EEUU aceptara que ha espiado todas las comunicaciones europeas y, sin pedirle responsabilidad penal y política alguna, se continuara con la  negociación. Desde el punto de vista de la democracia y de la soberanía europea es inadmisible. Segundo, porque PP y PSOE se han puesto de acuerdo en que  la zona de libre comercio con EEUU es un objetivo común.

Nosotros estamos en contra de cualquier zona de libre comercio que no tenga en cuenta las asimetrías, como es el caso. Va a ser un tsunami para la economía local europea.

¿Qué consecuencias puede tener para los productores locales con los que se hace fotos Cañete comiendo sobrasada, anchoas, tomates o degustando aceite de oliva?

Para ellos significa que la competitividad de los productos estadounidenses arrasará con la producción agroalimentaria en Europa. Y no sólo para ellos. Acabará con los servicios, la propiedad intelectual, las producciones cinematográficas, porque es imposible competir. Hay una fundación suiza que ya ha estimado que se perderán entre 400.000 y un millón de puestos de trabajo en cuanto se ponga en marcha el Tratado.

Es una opción equivocada políticamente y una ruina para Europa. Estratégicamente está pensado a muy, muy corto plazo, porque esto es el resultado de que la hegemonía económica occidental se va a acabar y volveremos al siglo XV. El poder económico se está desplazando a Asia, a los países emergentes como Brasil. Y en lugar de hacer un planteamiento de reubicarte en esa nueva realidad, lo que están haciendo es cerrarse en banda con EEUU para intentar aguantar. Es algo que nos llevará a medio y corto plazo a asolar la producción local.

¿Qué modelo alternativo proponen ustedes?

Proponemos un comercio justo. Hay dinero y recursos suficientes dentro de otro modelo productivo, no consumista, sostenible, que acabe con el cambio climático, que no comprometa la continuidad del planeta, y que esté globalizado, pero globalizado en los derechos.

Cada vez que se firma un Tratado de Libre Comercio en el mundo se eliminan todos los derechos, incluidos los derechos humanos. Se ha visto en Colombia, en Perú, en Marruecos, Israel, Arabia Saudí… Cualquier relación comercial debe basarse en la reciprocidad, en la complementariedad, en la justicia y los derechos humanos. Si no, se convierte en un ariete contra la gente.

Creo que no hay mucho más que añadir. Necesitamos una Alter-Europa que salga del proyecto consensuado por PP-PSOE. Por eso es importante votar en estas elecciones y votar a izquierda real, a La Izquierda Plural.

Para saber más sobre el Tratado de Libre Comercio EEUU-UE, también podéis consultar la denuncia que Alberto Garzón y Desiderio Cansinino hicieron desde la Secretaría de Economía Política Global de Izquierda Unida titulada Alberto Garzón: 50 preguntas y respuestas sobre el Tratado de Libre Comercio.