Opinion · Palabra de artivista

IU y la pionera Ley Trans de Andalucía

LeyTransAndalucia-AprobadaEl pasado 25 de junio, el Parlamento de Andalucía, tras varios años de batallas de egos e intereses que la diputada de IU Alba Doblas lidió con admirable templanza, se aprobó la Ley Integral de Transexualidad de Andalucía, una iniciativa pionera en el mundo que despatologiza la transexualidad incluso en menores (la parte más boicoteada desde el PP e incluso el PSOE).

Por supuesto hay que destacar que la excepcionalidad e importancia de la iniciativa es que partió del colectivo transexual, principalmente de Conjuntos Difusos con Pablo Vergara y la histórica Kim Pérez al frente y de la combativa Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) que lidera la determinada Mar Cambrollé y que ya en 2009 anunció su intención de trabajar en una ley integral de transexualidad como la presentada por Nafarroa Bai. Inmediatamente, IU recogió la propuesta y la plantó entre las prioridades de su pacto de gobierno con el PSOE.

Mucho ha pasado desde entonces. Principalmente la guerra por apropiarse (una vez más) de la “medalla” por parte del PSOE y el retorcido boicot del PP que pretendía perderla en su particular laberinto legal-burocrático-censurador que comprende mil consejos, departamentos y secretarías construidas en la capital para negar “por cuestiones formales” lo que antes se habían comprometido a aprobar en el resto del Estado.

En todo el proceso se ha intentado quitar protagonismo a IU desde todos los puntos, ignorando la intensa y dura gestión que Alba Doblas ha mimado hasta las lágrimas (literales, más de una vez me llamó llorando). Yo he sufrido viendo a Kim Pérez, a Alba Doblas y a Mar Cambrollé desgastarse en un complicado laberinto de chantajes y tira y afloja por parte del PSOE y el PP para aparecer como los protagonistas del logro. Fue por esta causa por la que la primera propuesta fue retirada por IU, al enterarse Alba Doblas y Kim Pérez de que tanto el PSOE como el PP tenían pensado rechazarla una vez registrada porque no estaban de acuerdo con el protagonismo que IU tenía en la gestión junto a los colectivos trans que la habían ideado. Le llevaría a Alba Doblas casi dos años conseguir la certeza de que tanto PSOE como PP no iban a bloquearla tras aceptar el registro.

Quiero resaltar la diferencia de esta agotadora gestión y negociación, con la que el PSOE de Madrid ha hecho. Creo que, como en otras reivindicaciones sociales, se han primado los intereses electorales del partido sobre los de la comunidad. O eso parecería a juzgar por la derrota que la propuesta de una ley copiada de la andaluza sufrió en la Asamblea de Madrid. La frontal oposición del PP y el empeño del PSOE de subrayar lo malos que son ellos frente a lo buenos que somos nosotros denotaba dos cosas: 1) La falta de negociaciones minuciosas del PSOE con el PP para asegurarse, como lo hizo Alba en Andalucía, de que no iban a hacer lo que hicieron (votar en contra en el último minuto tras haber dicho que iban a votar a favor). 2) Parecería que al PSOE hasta le interesa este boicot para ser los buenos, víctimas del partido malo (que lo es, pero en Andalucía y con la negociación adecuada ha sido salvado). Una estrategia que están llevando a cabo con el aborto, los desahucios, la banca y otras tantas luchas sociales que en parte no se han ganado por culpa de ellos.

A mí me enfureció que en su discurso en la Asamblea tras la derrota de la propuesta de ley de transexualidad, Carla Antonelli, como portavoz del PSOE en esta iniciativa, dedicase mucho más tiempo a pregonar los logros sociales del PSOE frente a las maldades del PP que en centrarse en las consecuencias humanas que el rechazo de esa ley tendrá sobre los y las transexuales. Por supuesto, no voy a cuestionar la implicación y lucha de Carla en la causa trans, pero desde luego cuestiono la efectividad de esa estrategia bastante esclava del partido lucemedallas que se ha empeñado en vivir de victorias sociales que –insultantemente— se apropia y niega a los y las verdaderas luchadoras: los colectivos, activistas y movimientos sociales que han permeado a la sociedad estos avances y retos.

Eso es algo que me ganó la admiración y gratitud eterna hacia Alba Doblas e IU, en todo momento su prioridad y urgencia era “acabar con el calvario que tantas y tantos transexuales están viviendo día a día”. Por eso me llamaba llorando, presa de la frustración cuando un enfrentamiento, un traspiés, un boicot, paralizaba el proceso. “Es que no hay tiempo. Cada día que pasa una persona transexual sufre humillaciones, depresiones, agresiones que esta ley puede detener”. Era el mismo mensaje y prioridad de Kim Pérez y Mar Cambrollé, pero en su caso era más comprensible el entendimiento del problema humano. Lo han sufrido en carne propia.

fiestaspce2014trans-andalucíaPor suerte, la Ley Integral de Transexualidad de Andalucía es un referente mundial para todos los gobiernos que quieran detener esa tragedia que sufre desde hace siglos la comunidad transexual. Y hay que agradecérselo a IU (a pesar de la permanente estrategia de, aprovechando su supremacía en los medios y el poder, invisibilizar sus luchas y apropiárselas desde el PSOE). Y, por supuesto, ante todo y ante todos, a los colectivos trans de Andalucía que han encendido un faro que guiará a todos los barcos a la deriva de la transfobia.

Pues bien, mañana sábado 20 a las cuatro de la tarde tengo el honor de unirme en la Fiesta del PCE, que se celebra todo el fin de semana en San Fernando de Henares, a las mencionadas Alba Doblas, Mar Cambrollé, y a la co-coordinadora de ALEAS-IU Madrid, Mireia Biosca, en representación de ALEAS-IU Andalucía que ha propulsado todo esto desde el principio, para presentar y debatir este histórico logro. Espero que muchas y muchos os acerquéis a conocer lo meritorio de esta lucha ganada. Estaremos en la carpa Petra Cuevas, otra pionera en la lucha de la que tenemos mucho que aprender. Os esperamos.