Palabra de artivista

Como el feminismo, Tania Sánchez gana de cerca

taniasanchezprimariasTania Sánchez es una diputada de Izquierda Unida, aunque muchos ya la conoceréis por su creciente presencia en televisión últimamente, que estos días presenta su candidatura a las primarias para la Comunidad de Madrid. Yo no creo en las primarias abiertas (me parecen un mecanismo neoliberal para premiar al que más acceso tenga a medios de propaganda, ya lo explicaré más detalladamente algún día), pero creo firmemente en Tania porque tengo la suerte de conocerla de cerca. Y Tania, como el feminismo que defiende y aplica impecablemente allá donde está, gana de cerca.

No es lo habitual que los políticos ganen de cerca. Que se lo pregunten, por ejemplo, a la prepotente Esperanza Aguirre y su millonaria maquinaria propagandística que en cuanto no está (porque en su partido ya no la aguantan y la aíslan hasta obligarla a abandonar su cargo y, por tanto, su poderosa maquinaria limpiamierdas) deja en evidencia su verdadera naturaleza "me paso la legalidad y a la policía por el arco del triunfo". O a ese Rajoy al que tuve el grimoso honor de ver de cerca cuando le interrumpí en la presentación del libro "Liberales" para recriminarle su homofobia y como toda reacción revalidó sus laureles como más notable figura del Museo de Cera (¡se mueve y emite sonidos!).

Yo conozco a Tania desde antes de que saltara a la televisión. Cuando formaba parte de un discriminado grupo, principalmente feministas, como su impagable compañera Sara Porras a la que le fue negada su victoria en el grupo de mujeres, que luchaba desde dentro de Izquierda Unida por  expulsar a los corruptos como Moral Santín y toda esa cúpula aferrada a la poltrona que está destruyendo la generosa labor general de la izquierda desde el PCE hasta nuestros días de IU Comunidad de Madrid. Su intención de echar a los corruptos de IU no es algo nuevo que haya añadido a su discurso como candidata. Repito que ha sufrido en carnes propias la exclusión y castigo por formar parte de ese grupo que cree en los movimientos sociales, la calle, la honestidad y llevar la voz de la gente a la política.

Nunca ha tenido miedo a involucrarse en causas polémicas o estigmatizadas desde los medios de comunicación, como es el caso de Alfon, el joven de 20 años encarcelado sin pruebas tres meses y ahora juzgado por participar en una huelga general.  Tania fue la primera en estar en cada manifestación pidiendo su libertad y denunciando la injusticia que se cometía con él y los demás ciudadanos castigados por protestar. Y así en tantos otros actos sin cámaras o figuras populares que se sumasen a lo fácil. Tania es una luchadora de convicciones e integridad. A veces esa coherencia puede llegar como dureza o distancia, pero es pura timidez. Porque Tania, aunque no lo parezca, es tímida, y se ha impuesto superar esa timidez para hacer su trabajo: dar voz a los y las que les ha sido negada tradicionalmente.

He utilizado el paralelismo del feminismo muy intencionadamente. Porque una de las mayores virtudes de Tania es su feminismo militante. Y conoce de primera mano las estrategias, mitos y leyendas que el patriarcado y la oligarquía han construido para confundir y convertir en antipático, inaccesible, peligroso al aliado. Cuando uno o una ignora esa trampa y se acerca al feminismo o, en este caso, a la persona, se sorprende de lo identificado que se ve en ese pensamiento, de lo mucho que comparte y que creía enemigo. Hemos leído numerosos ataques a su "mala educación" (traducción: no es una mujer sumisa) o su "agresividad" (traducción: no es una mujer sometida). Incluso hemos tenido que tragarnos las patéticas elucubraciones sobre su vida privada para descalificarla. Estrategias machistas archiconocidas al fin y al cabo. Pero cada vez queda más en evidencia su valía, su talento, su compleja lucha por desenmascarar a los opresores y corruptos e instaurar una política valiente, decente, inteligente y al servicio del pueblo.

Esta realidad va a ser invisibilizada todo lo posible por los poderosos, como he dicho del feminismo. El poder no quiere que el pueblo se acerque a los políticos. Quieren seguir siendo los intermediarios que escogen a quién y cómo difundir. Porque un pueblo que se tomase la molestia de escuchar más allá de la maquinaria propagandística, de mirar más allá de la pantalla de su televisor, descubriría que no debe temer a los que presentan como peligrosos antisistemas. Por eso, tienen mucho cuidado en desanimar a la gente a que salga a la calle y conozca a sus políticos de cerca.

Y por ello, os animo a que acudáis a cualquier acto en el que esté Tania (y ya de paso su compañero candidato al Ayuntamiento Mauricio Valiente). Os sorprenderá descubrir cuánto os han estado ocultando de la verdadera política. La de la calle que Tania tan bien representa.

*No puedo dejar de mencionar que la foto del acto de presentación en Lavapiés de las candidaturas de Tania Sánchez y Mauricio valiente, junto al gran Javier Couso, que abre esta reflexión es del gran Paco Lavado. Siempre en las calles, junto a los movimientos sociales y los oprimidos. Gracias.