Trabas a la ley del aborto en el Senado

¿Quién ha dicho que el Senado no sirve para nada? Mañana mismo puede bloquear la nueva ley del aborto, esa de la que tanto se ha escrito y debatido en su trámite legislativo en el Congreso y que muchos dan erróneamente por aprobada. Bloquearla o, cuanto menos, retrasar sensiblemente su entrada en vigor son atribuciones de la Cámara alta.

La Comisión de Igualdad tendrá mañana sobre la mesa tres vetos a la ley que despenaliza el aborto en las primeras 14 semanas del embarazo. El PP, Unió Democràtica de Catalunya (en este asunto va por libre de su socia Convergència) y el único senador de UPN han planteado sendos vetos que los miembros de la comisión deberán debatir. Además, la norma ha recibido 88 enmiendas, que podrían someterse mañana a discusión si los vetos no prosperan.

El papel más complicado en la sesión lo tiene Montserrat Candini, portavoz del grupo de Converencia i Unió. Su reto consiste en ejercer de portavoz de un veto (el de Unió) que ella no comparte en conciencia.

Fuentes de la Cámara alta prevén que ni los vetos ni las enmiendas se diriman en la comisión. De modo que se irán al pleno del miércoles 24 de febrero. Allí, volverán a funcionar los esquemas que se produjeron en el Congreso. El PP votará en contra de la ley, CiU se manifestará dividida, el PNV se abstendrá y el PSOE (que en la Cámara alta no es grupo mayoritario) sumará a varias fuerzas progresistas para salvar una norma que le ha supuesto demasiado desgaste como para dejarla demorarse en el Senado. De la importancia que esta ley tiene para los socialistas da cuenta que será Leire Pajín, secretaria de organización del PSOE y flamante senadora tras meses de boicot del PP, la que defienda el texto ante el Pleno.

Si prospera una sola de las 88 enmiendas (y muchas de ellas merecerían enriquecer la norma, como reconocen varios grupos parlamentarios) la nueva Ley del Aborto debería volver al Congreso aproximadamente el 11 de marzo. El deseo de los socialistas, sin embargo, es que del Senado se vaya directa al BOE, para que entre en vigor al término de la próxima semana. Esta batalla por los derechos de las mujeres no ha terminado.