Sport Juice

Siete razones para perder un Mundial

Un cúmulo de circunstancias desgraciadas e inesperadas han apartado a Fernando Alonso de lograr su tercer campeonato del mundo y primero con Ferrari en Abu Dhabi. Vettel cuajó la carrera perfecta y se puso por primera vez como líder del Mundial el día en el que se ponía el broche a la temporada, con lo que se proclamó campeón del mundo al cruzar la bandera de cuadros y ver como Alonso y Webber terminaban séptimo y octavo, respectivamente. Las 55 vueltas por el circuito de Yas Marina han estado cargadas de tensión, emociones y momentos para la reflexión. A continuación intentaré desgranar las siete razones por las que Alonso no ha podido proclamarse campeón:

1. La salida comenzó a decantar la carrera: Alonso, que salía tercero, se vio superado antes de la primera curva por Button y Hamilton no logró hacer sombra a Vettel.

2. El accidente de Schumacher y el 'safety car': La avería del 'kaiser' y su choque con Liuzzi hizo necesaria la salida del coche de seguridad, que trastocó el ritmo de carrera. Ello provocó que Rosberg y Petrov entraran en boxes para cambiar neumáticos. A la postre, esas decisiones serían claves.

3. Ferrari falla en la estrategia: La escudería italiana se fijó como rival prioritario a Webber. Gran error. Vettel era el enemigo a batir. En la vuelta 11 cambia neumáticos el australiano y Ferrari decide en la vuelta 16 hacer lo propio con Alonso. Si el asturiano hubiera aguantado toda la carrera sin parar hubiera ganado el Mundial.  Al salir de boxes se coloca justo por delante de Webber pero por detrás del Renault de Petrov. Fatídico.

4. Red Bull lo apuesta todo a Vettel: La entrada en boxes de Webber tan pronto le condena irremediablemente.  Hasta la vuelta 26 no para Vettel. El cambio de neumáticos es rapidísimo y logra salir de nuevo en cabeza de carrera. Esto, junto a la velocidad de su Red Bull le ponen en bandeja la victoria en Yas Marina. Solo quedaba por despejar las opciones de Alonso y Webber. Ambos fallan. La cara del australiano al bajarse del coche lo dice todo.

5. Petrov y la carrera de su vida: El piloto ruso, que se estaba jugando su volante en Renault, aprieta los dientes desde el sexto puesto y aguanta 30 vueltas con Alonso comiéndole el culo. Mientras Vettel y Hamilton siguen aumentando sus diferencias, por detrás el tráfico va complicando más y más el título al español. Kubica hace también su parada y al salir se pone por delante de Petrov. Qué paradoja ver a Renault impiendo a Alonso alzarse como campeón del mundo.

6. Hamilton no pudo servir de ayuda: Por milésimas el inglés no logró la 'pole position' el sábado. Lo que hubiera cambiado el devenir de la carrera. Hoy no pudo pasar a Vettel en la salida y pese a colocarse a casi un segundo del alemán en algunas vueltas, al final el Red Bull demostró que es más veloz que el McLaren.

7. Ferrari volverá a ganar con un coche un poco más rápido: En un deporte en el que las diferencias las marcan milésimas de segundo tener el monoplaza más rápido supone el 75% de un mundial. Alonso ha declarado al terminar la carrera que habían llegado a Abu Dhabi en una situación que estaba por encima de sus posibilidades. Una verdad como un templo. Alonso ha ganado cinco carreras con un monoplaza fiable pero mucho más lento que los Red Bull. Hoy mismo ha sido incapaz de adelantar al Renault de Petrov. Si el año que viene conjugan al mejor piloto de la parrilla con el coche más veloz es difícil que se escape el Mundial.