Sport Juice

Dos partidos para Mourinho, Alonso y Ramos

Penoso episodio este de las tarjetas, que viene a confirmar que Mourinho ha convertido al Real Madrid en una polémica permanente ante la pasividad de unos dirigentes obsesionados en ganar a toda costa. A costa de los más sagrados valores que esos mismos dirigentes dicen defender.

Lo de Amsterdam está mal hecho. Además de una falta de respeto al rival y al propio fútbol, es una adulteración de la competición.

Mourinho, que la lió parda al criticar a Manolo Preciado por alinear varios suplentes ante el Barça, hace ahora lo mismo que criticó. El portugués ordena que dos de sus titulares se autoexpulsen del partido contra el Ajax y no jueguen el siguiente ante el Auxerre, que pelea con los holandeses por seguir  jugando en la Europa League. Además de Alonso y Ramos, ¿cuántos titulares más van a chupar banquillo contra el Auxerre?

Más allá del hecho en sí, de la chapucera forma de llevarlo a cabo (¿No podían haberlo previsto antes?) y de lo tocada que queda la imagen del Madrid, las autoexpulsiones dejan en evidencia la verdadera razón por la que 'Mou' ordenó a sus jugadores que se fueran del partido: su pasión  por el show.

El portugués quiso demostrar que controla hasta el último resorte del equipo y del club, que nada escapa a su control y que se hace su santa voluntad aunque los jugadores tengan que hacer un ridículo mayúsculo o mentir directamente a la prensa, quedando en evidencia más aún.

El Madrid juega bien, sí. Es un equipo poderoso dentro del campo, pero fuera está perdiendo los partidos que gana dentro. Bien harían 'Mou', Alonso y Ramos en pasarse por la web de la UEFA y leerse los Once valores del juego limpio. De paso que miren en el apartado "sanciones", no vaya a ser que la prevista sanción de un partido se convierta en otra mayor: Si a Pinto le castigaron con dos partidos por silbar y "engañar a un rival", es posible —y deseable para este modesto opinador— que a los jugadores blancos y hasta al mismo Mourinho les caigan otros dos. A fin de cuentas se han burlado del fútbol y eso merece como mínimo una reprimenda. Así algunos aprenderían a comportarse.

P.D: ¿Por qué Mourinho ordenó a Xabi Alonso y a Ramos que buscarán la expulsión y no lo hizo con Cristiano Ronaldo, que también vio una tarjeta durante el partido?