Sport Juice

Quaresma, rabona y expulsión

El portugués Ricardo Quaresma es uno de esos futbolistas que se perfilaban como una futura estrella mundial y ha terminado como un jugador al que su carácter de divo le ha costado la carrera. José Mourinho pagó por él 30 millones de euros en el verano de 2008 con la ilusión de que se convertiría en el sustituto perfecto de Figo y el nuevo ídolo de la afición nerazzurra, pero poco después, sus malas actuaciones y su dejadez en el campo, llevaron al hoy técnico del Madrid a tirar la toalla: "Es un hombre que he traído yo a Milán y se puede hacer poco con él. Está bloqueado y no ha sabido asimilar los pitos de los aficionados".

En el mercado invernal de 2009 se fue cedido al Chelsea y regresó en verano al Inter, que acabó por venderlo al Besiktas de Guti por poco más de siete millones en 2010. Allí tampoco está rindiendo como se esperaba. En los tres partidos que van de la liga turca no ha marcado un gol y sólo ha dado una asistencia.

Ayer, en un partido contra el Bursasport, fue expulsado tras intentar irse de un defensa con una rabona, tropezarse y hacerle una falta incomprensible en el centro del campo que le costó la segunda amarilla.

http://www.youtube.com/watch?v=DmF2cS2f3NU

Cuando fichó por el Barça desde el Sporting de Lisboa en 2003, el conjunto catalán esperaba lo mismo que Mourinho, que se convirtiera en el nuevo Figo. Pero las lesiones y su escasa aportación cortaron su progresión y regresó a Portugal un año después. Sus mejores años transcurrieron en el Oporto campeón de Europa.

Nada parece que vaya a hacerle resurgir de sus cenizas ya, así que desafortunadamente, los aficionados tendrán que conformarse con vídeos como éste.

http://www.youtube.com/watch?v=cf78zHZ8jzQ