Sport Juice

Una Europa a dos velocidades

No solo la crisis que estrangula la economía europea y pone cada día a prueba las deudas soberanas provoca que se plantee la idea de una Europa de dos velocidades. En el fútbol del viejo continente, de hecho, ya pasa. Pero Platini prefiere seguir mirando para otro lado.

La goleada del Real Madrid anoche al Dinamo de Zagreb es una muestra más de que la Champions League necesita una profunda remodelación acorde a la diferencia que existe entre unos equipos y otros. A estas alturas, el torneo de clubes más importante del mundo no puede seguir escudándose en los ingresos para mantener un sistema de competición con 32 equipos que tan solo adquiere emoción cuando arrancan las eliminatorias directas.

Cada temporada que pasa es más complicado ver caer a alguno de los grandes en la fase de grupos y muchos partidos acaban resolviéndose con humillaciones a rivales que no están a la altura del torneo.

El conjunto croata, por ejemplo, que se llevó un set de goles en el Bernabéu, continúa como último en el grupo D con 0 puntos. En su portería ha encajado 15 goles y tan solo ha marcado los dos de anoche a Adán. Sin embargo, en la liga croata es líder con 10 puntos de ventaja sobre el Hajduk Split. Muchos podrían pensar que el conjunto dirigido por Jurcic tendría problemas en la Segunda española.

Pero no es el único caso. En el grupo del Barça, el Bate Borisov y el Viktoria Plzen tan solo tienen 2 y 1 punto, respectivamente. Los bielorrusos solo han sumado dos empates pero se proclamaron en octubre campeón de su liga cuando todavía faltaban por disputarse cuatro jornadas. Los checos, que eliminaron al Copenhague en la fase previa, tan solo han sido capaces de empatar en casa con el Bate y cuentan con un gol a favor, precisamente en ese partido. En su liga, el Viktoria es tercero, con nueve puntos menos que el Sparta de Praga.

Otro equipo que sigue sin saber lo que es puntuar en Champions es el Otelul Galati rumano,  que ha perdido los cinco partidos disputados y tiene solo 3 goles a favor y 10 en contra. En la liga rumana también se encuentra hundido en la sexta posición. El líder, el Dinamo de Bucarest, le saca 9 puntos de ventaja.

El Genk belga, con el que se enfrenta esta noche el Valencia en Mestalla también es colista del grupo E con solo 2 puntos (uno de ellos el que logró ante el Valencia en su casa). En Stamford Bridge, sin embargo, se llevó cinco goles. En la liga belga se encuentra segundo, a solo tres puntos del Anderlecht.

La nota discordante la está tocando el APOEL  FC, la gran sorpresa de esta Champions. Los chipriotas aguantan líderes del grupo G con 8 puntos, uno más que el Zenit y cuatro más que el Oporto. Pero en su liga doméstica se encuentra tercero con seis puntos menos que el AC Omonia.

Visto lo visto, la UEFA debería plantearse con seriedad la opción de reducir drásticamente el número de equipos que deben disputar la Champions. Probablemente, se reducirían parte de los beneficios, pero elevaría el nivel futbolístico, el espectáculo en los estadios, la competitividad entre los equipos y no devaluaría el prestigio del propio campeonato.