Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cómo convertirte en una mujer exitosa en nueve sencillas lecciones (según los bancos de imágenes)

03 Dic 2013
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

fem5

¡Ay!, las evocadoras estampas de los bancos de imágenes, que lo mismo sirven para ilustrar un artículo sobre alimentos para celíacos en la revista de Simago que para dar aire a un reportaje sesudo de El País acerca de los curas que desafían el celibato. Las imágenes de los bancos de ídem se distinguen de las fotos «normales» porque carecen de cualquier tipo de ambigüedad: expresan una “idea-fuerza” con una estampa explícita, contundente como un sopapo con la mano abierta.

Si, pongamos por caso, eres la editora gráfica de una revista de vida saludable y necesitas poner foto a un reportaje sobre los beneficios de la ensalada, sólo tienes que ir al archivo de Getty (o a Google Imágenes, si eres de no gastar) y escoger entre uno de los cientos de “santos” de mujeres sonrientes sosteniendo una ensalada. ¿Qué provoca la hilaridad de estas mujeres de hoy en día? ¿La escarola, el tomate Raf… acaso el pepino? Es un enigma envuelto en un misterio que sólo pueden desentrañar los anónimos fotógrafos que nutren estos bancos y, por ende, la Internet entera.

Elevemos un grado el reto profesional: ¿cómo ilustra un director de arte de revista femenina el ascenso de esa mujer que avanza en la vida (y su encanto es el de ayer)? Los bancos de imágenes vienen al rescate:

1. Ponte unos guantes de boxeo y vete a pelear por lo tuyo

Amiga triunfadora, vives en un mundo patriarcal y, por tanto, violento, así que si quieres batirte el cobre con esos sacos de testosterona conocidos como hombres debes apretarte bien esos guantes de boxeo, disfrazarte de señor y salir a darles una buena tunda. Con una sonrisa de oreja a oreja, eso sí.

fem1

2. Trepa por una escalera plegable hacia lo más alto

¿Quién dijo techo de cristal? Con un traje de chaqueta, una falda plisada y unos tacones de aguja puedes encaramarte a una escalera de mano y emprender la escalada hacia tu futuro profesional y vital que –lo has adivinado- está ahí arriba, en la planta noble.

fem2

fem22

Optativamente, si tu ascensión a la cima es un poco más abrupta, ya no será una escalera de ferretería sino una maroma la que sostenga tu ascenso a la cumbre del K2 empresarial.

fem222

3. ¿Y una vez en la cumbre? Otea el horizonte con tu catalejo

¿Te creías que al final de la escalera ibas a encontrar un despacho con butacas Wilkhahn? Pues va a ser que no: en la cumbre encontrarás monte y culebra. Tal vez deberías haber escogido un outfit más Coronel Tapioca en lugar de tu disfraz de señor.

fem3

fem33

4. Lleva siempre una carpeta bajo el brazo

Una mujer sosteniendo una carpeta en mitad de la calle sólo puede ser dos cosas: una captadora de ONG o una ejecutiva de éxito que salvaguarda un business plan que hará temblar los cimientos del Nasdaq. Nos quedamos con la opción “b” y pasamos a la próxima lección.

fem4

fem44

5. Esgrime una herramienta de taller mecánico

¿Quién dijo que una mujer del siglo XXI no es capaz de colgar un cuadro o partir un baldosín con una radial (rosa) sin necesidad de un hombre? Escoge el utensilio más inaudito de la caja de herramientas y ¡hala! a hacerte la pedicura.

fem5

fem55

6. Déjate crecer media docena de brazos

Ya sabemos que una de las cualidades de los seres humanos bendecidos por el cromosoma XX es hacer más de una cosa al mismo tiempo, como silbar y caminar o ver la TV y pensar en otra cosa. Combinando este don con la poliextremidad de la diosa hindú Vishnu ya tenemos a la ejecutiva multitarea que toda empresa quisiera tener en sus huestes.

fem6

7. Mira radiografías

Por algún motivo que se nos escapa, mirar radiografías está asociado al éxito profesional. Bien pensado, tiene todo el sentido: ¿has visto alguna vez a un obrero no cualificado revisando una radiografía un día sin eclipse? Pues eso.

fem666

fem66

8. Pisotea un símbolo masculino

“Estas botas se hicieron para pisar y algún día van a pisarte a ti”, cantaba Nancy Sinatra en los albores del movimiento feminista. En el siglo XXI ya no son botas sino zapatos de tacón los que pisan fuerte sobre los iconos del poder falócrata: zapatos Castellanos y corbatas de Hermes.

fem7

Alternativamente, pisa a un hombre, a ser posible al más bajito de la oficina:

fem77

9. Has llegado al final. Te mereces un descanso

Nadie dijo que el ascenso a la cumbre fuera fácil, así que cuando llegues a lo más alto lo más probable es que te desplomes sobre un cacharro  tecnológico, de un ordenador portátil a una fotocopiadora. En la vida real, es más plausible que te acabes desmoronando en el sofá después de dar de cenar a los críos, pero esa es otra historia.

fem9

Visto NY Mag, vía 22 palabras.

Sin cambiar de tema:

Toda la verdad sobre el bigote de las portuguesas

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

Efectiviwonder, la hemos liado parda: el timeline de las coletillas españolas

Cinco innovadores gadgets que cambiarán tu forma de fumar marihuana