Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

6,66 cosas sobre Satanás que deberías saber antes de caer en la tentación

04 Feb 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Noemí Rivera

number_of_the_beast_11

Aprovechando que acabamos de llegar a la satánica cifra de 666.666 seguidores en la página de Facebook de Público, hemos pensado que no hay mejor manera de celebrarlo que haciendo un pequeño homenaje al Demonio, también conocido como Satanás, Satán, Lucifer, la Bestia, el Diablo, el Anticristo, el Ángel Caído, El Maligno, Belcebú, la Serpiente, Rey de las Tinieblas…  Así que vamos a desvelar algunos hechos y leyendas urbanas enumerados del 0,66 al 6 sobre este singular personaje de las culturas cristianas. ¿Estáis listos para caer en la tentación?

222

0,66- Hello Kitty es discípula de Satanás

Una leyenda urbana como la copa de un pino circula en cadenas de correo y foros cristianos apuntando hacia los orígenes satánicos de la adorable gatita de Hello Kitty. Cuenta la leyenda que había una niña en fase terminal por un cáncer de boca y que su madre hizo un pacto con el diablo para que la curase.

La madre prometió a Satanás fabricar una marca que fuese famosa en todo el mundo: Hello Kitty. Y así se hizo. Además, la gatita de Hello Kitty no lleva boca, en referencia a la niña. Es más, también se dice que se emplea su imagen (“hija del demonio”) en misas negras. ¿Verdad que ya no ves tan mona esa carcasa de Hello Kitty que le has plantado el teléfono?

1- El Aserejé oculta un mensaje satánico en su letra

“Aserejé, ja deje tejebe tude jebere,sebiunouba majabi an de bugui an de buididipí”. Al parecer, hay quien que sostiene que la letra del famoso Aserejé de Las Kétchup esconde mensajes satánicos; pues a través de los juegos de letras se alaba constantemente a la herejía; empezando desde el título, Aserejé, que quiere decir “ser un hereje”: La primera letra del título, la letra “A” significa “uno”, y luego le sigue se-rejé, es decir, ser un hereje. Más claro, agua.

Incluso se dice que el Diego que se menciona una y otra vez en la canción no es sino el mismísimo Demonio. “Mira lo que se avecina, a la vuelta de la esquina viene Diego rumbeando (cuidado que llega Satán). Con la Luna en las pupilas (la noche) y en su traje agua marina (el color favorito del Diablo) van restos de contrabando (algo ilegal, algo maligno). Y donde más no cabe un alma (el Infierno) ahí se mete a darse caña (placer), poseído por el ritmo ragadanga””. ¿Hacen falta más pruebas? ¡Las Kétchup a la hoguera!

02Misa_negra

2- Una monumento dedicado a Satán en Oklahoma

Libertad para que los diferentes grupos religiosos puedan erigir sus monumentos cerca del Capitolio local de la ciudad de Oklahoma significa que los satánicos también podrían tener su monumento junto al de los Diez Mandamientos. Y es que si se puede poner un monumento cristiano financiado con dinero privado, ¿por qué no uno en honor a Satán? De modo que el Templo Satánico de Nueva York ya ha empezado a recaudar dinero mediante su web para erigir un pentagrama invertido para Satanás haciendo uso de la libertad religiosa que ofrece la ciudad de Oklahoma.

“Creemos que todos los monumentos deben ser de buen gusto y acorde con las normas de la comunidad”, escribió el portavoz del Templo Satánico en una carta a la Comisión de Preservación del Capitolio. “Nuestro monumento es un homenaje a la figura histórico-literaria de Satanás y, sin duda, va a cumplir con estas directrices”, argumenta. Habrá que ver lo que sucede al final.

 

www

3- WWW = 666

Es por todos sabido que el  666 no número de Satanás, la marca de la Bestia. A lo largo de la historia se han hecho múltiples interpretaciones acerca de este número nombrado en el Libro del Apocalipsis, y una de ellas es la que asocia a la World Wide Web (www) con el 666, el Anticristo en forma de objeto en lugar de persona, y no precisamente por la cantidad de tentaciones malignas que abundan en la red.

Se dice que en unos grabados encontrados en las excavaciones de las ciudades de Sodoma y Gomorra apuntaban el fin del mundo a un ser ligado a tres símbolos repetidos, muy parecidos a la letra griega omega y a los que se le atribuyeron una posible pronunciación como uom, lo que llevó a su identificación con la letra waw. Esta letra está presente en los alfabetos semíticos arameo, hebreo y árabe, que representa a la del alfabeto latino y que es, precisamente, la sexta letra en la ordenación de los alfabetos hebreo, arameo,  fenicio y la ordenación del alfabeto árabe tradicional. El número 6, por tanto, indicaría sencillamente la sexta letra de los alfabetos en que se escribieron originalmente los textos bíblicos y representaría la letra w. Así, 666 sería lo mismo que www.

Además, la letra waw en arameo se dibuja como un 6 invertido, y la inversión de símbolos, como la cruz, tradicionalmente ha sido un recurso utilizado por el satanismo, otro motivo para llegar a la conclusión que la www está relacionada con el 666, la Bestia. ¡Hemos caído en la tentación!

satan

4 – Satanás en realidad es un angelito

Todos asociamos a la figura de Satanás con el infierno en llamas, un enorme cuerpo de color rojo con grandes cuernos, afilados dientes, cola acabada en flecha, portando un tridente, con aspecto terrorífico, etc. Pero lo cierto  es que en realidad no es más que un ángel; un ángel muy malote que se rebeló contra Dios y por eso fue enviado desde el cielo a las profundidades del infierno.

Por ese motivo a lo largo de la historia del arte ha sido representado habitualmente como ángel y no tanto con esa estampa terrorífica que se nos viene a la cabeza, por mal que les pese a los amantes del heavy metal. Unas de las representaciones más famosas de este malvado angelito son las de Gustave Doré en el poema de El Paraíso Perdido de John Milton, o la de la madrileña fuente del Ángel Caído (que se erige a 666 metros de altitud).

Sí, el Demonio está en Madrid, y no precisamente entre las torres KIO, como cuentan en la película El día de la Bestia, sino en el parque del Retiro. Porque aunque a simple vista pueda parecer un angelito con problemas de equilibrio y su nombre suene tan poético y religioso, lo que en realidad representa esa estatua es al mismísimo Satanás cayendo del cielo hasta las tinieblas.

5- Cuando Satanás conoció a Orfeo

El diablo se ha aliado con la música para difundir su mensaje. Exacto, con el heavy metal, como no podía ser de otra manera. Existen innumerables bandas heavy metal que lo veneran a través de sus canciones, como por ejemplo, las míticas bandas inglesas Black Sabbath, con letras plagadas de una extensa imaginería satánica y ocultista, o Iron Maiden, que hizo de la Bestia uno de los iconos más reconocibles de sus discos y sus posters. Etc., etc., etc.

Pero hay un momento de la historia de la música española que no debemos pasar por alto en cuanto a referencias satánicas se refiere: el Don Diablo de Miguel Bosé; en especial una actuación en la que sale vestido de diablo cantando con un grupo de niños. Nada que ver con las actuaciones de Ozzy Osbourne, pero también tiene su puntillo perverso.

rollings

 Foto: Reuters

6- Sus satánicas majestades. ¿Pacto con el demonio?

Pero si hay una banda que se ha ganado el título de amos y señores del infierno- y no precisamente por sus letras-, esos son los Rolling Stones, “Sus Satánicas Majestades”. Corría el año 1967 cuando publicaron su sexto álbum de estudio llamado Their Satanic Majesties Request, que les hizo ganarse tan majestuoso apodo.

Sin embargo, al margen de eso, existen varios motivos para pensar que Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ron Wood han hecho un pacto con el amo de las tinieblas; y es que con todas las faldas que han levantado, todas las drogas que se han metido, todo el alcohol que han bebido y la desquiciante vida que han llevado, aún resulta sorprenderte que no hayan pillado nada chungo que les haya mandado al otro barrio. Es más, estos septuagenarios siguen subiéndose al escenario con la misma energía y talento que hace medio siglo.

Fuentes: Albaiges, Wikipedia, Taringa y The Guardian

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Satanismos varios: