Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Los 11 nuevos elementos de la tabla periódica que tendrá que aprenderse Rubalcaba

02 Jul 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

rubalcaba fin

El ex secretario general del PSOE, Alfredo Rubalcaba, volverá a las aulas el próximo mes de septiembre aunque es dudoso que retome las lecciones como profesor titular de Química Orgánica emulando el “decíamos ayer…” de Fray Luis de León. Entre otras cosas, porque la química que encontrará el veterano político (62 primaveras) se parece como un electrón a una castaña a la que conoció: cinco metales de transición, cuatro metales del grupo p, el halógeno y gas noble nuevos que han sido descubiertos desde que él dejara de impartir clases en la Universidad allá por los años 80.

Algo más que rabitos de pasa tendrá que comer para memorizar estas nuevas incorporaciones a la tabla periódica: Meitnerio, Hassio, Darmstadtio, Roentgenio, Copernicio, Flerovio y Livermonio. El Ununseptio fue confirmado el pasado mes de mayo y otros tres andan con ganas de que los incluyan, con nombres tan cacofónicos como Ununoctio, Ununtrio, y Ununpentio. Que cruce los dedos. Hay cuatro elementos recién descubiertos que ni siquiera tienen nombre; puede que haya suerte con la nomenclatura.

El temario de su asignatura, Química Orgánica, ha cambiado en estas tres décadas una veintena de veces, ahora la titulación se rige por el plan Bolonia y de las diapositivas y retroproyectores se ha pasado al powerpoint, pizarras interactivas, blogs y webinars. Demasiado moderno todo para un político que no destaca precisamente por su interés por la tecnología a juzgar por el modelo de móvil con el que se ha manejado en el congreso de los diputados.

La química orgánica es la disciplina científica que estudia la estructura, propiedades, síntesis y reactividad de los compuestos químicos formados principalmente por carbono e hidrógeno que pueden contener oxígeno, nitrógeno, halógenos, azufre, fósforo y silicio. Por mucho que sea “orgánica”, existen muchos compuestos de esta rama de la química que no están presentes en los seres vivos como los plásticos, los explosivos, detergentes, pinturas, colorantes o insecticidas. Aporta muchas de las comodidades que mejoran nuestra calidad de vida: medicamentos, alta tecnología productos de higiene, cosméticos, alimentos… La síntesis química se encarga de la preparación de las moléculas (naturales o artificiales) y supone que se puedan “construir” moléculas por métodos que antes no se habían hecho. Tres décadas sin pisar un laboratorio y Rubalcaba aspira a preparar moléculas que no hayan sido sintetizadas anteriormente a partir del próximo mes de septiembre. Eso es lo que hace un científico.

Sus alumnos, la mayoría cuarenta años más jóvenes que él, están habituados a los avances de la regeneración celular que frenan enfermedades causantes de muchas muertes en los tiempos del profesor Rubalcaba, quien ejercía de secretario de estado  de Educación el año que se dirigió por primera vez una terapia génica autorizada para intentar salvar a una niña aquejada de un síndrome de inmunodeficiencia severa. Casi nada.

tabla nueva

Según el catedrático de química orgánica de la Universidad de Alcalá Juan José Vaquero, en declaraciones a El País, no debemos temer que el hasta ahora súper hombre de los gobiernos socialistas haga el ridículo más espantoso de su vida a pesar de que “ahora podemos abordar la síntesis de cualquier molécula por muy compleja que sea”. Y toda esta confianza la basa en que publicó en varias revistas internacionales las conclusiones de la tesis que le permitieron doctorarse.

El último examen de la carrera que hizo Paloma Cruz para conseguir la licenciatura en Químicas, consistió en proponer la ruta de síntesis de dos compuestos con todas las reacciones que había estudiado a lo largo de la carrera. Aprobó en la tercera convocatoria y después de sudar la gota gorda durante más de cuatro horas. Rubalcaba volverá a un estrado en el que ni su buen discurso, verborrea y excelente dicción, le serán de gran ayuda a menos que quiera hablar sobre el estado de la nación. Una pena que en química orgánica no haya “fin de la cita al que agarrarse.

Celia Blanco es cupletista y autora del blog Cuando dejamos de soñar con ser princesas.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Esto no lo arregla ni Míster Proper:

– Cinco presuntos viajeros en el tiempo y sus posibles explicaciones

 Diez títulos de crédito que son mejores que la peli que viene detrás

– ¿Por qué el cannabis nos da hambre y queremos sobre todo comidas grasientas?

– Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)