Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¡Hail, Adolfo! Hay más Hitler vivos de los que piensas

08 Oct 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

hitler

Nadie como tus padres para arruinarte la vida desde el minuto cero de tu existencia. Algunos progenitores parecen estar vengándose de sus hijos por adelantado al ponerles un nombre. Escoger el apelativo con más sílabas del santoral o experimentar con nuevas posibilidades como Shakira o Canuto marcará la existencia de tus descendientes, pero nada comparable a lo vivido por aquellos que se llaman Hitler.

Sí, existen. No son un animal mitológico ni son solo criaturas inventadas para hacer algún montaje gracioso con un DNI, no. Son reales, si bien su vida no es como la de los demás. Se llaman Hitler y hay más de los que parece.

Si hace unos años una tienda de ropa india se hizo famosa en todo el mundo por llamarse como el alemán menos querido de todos los tiempos, qué no le sucederá a una persona que tiene la desgracia de llamarse como el Führer. Países como Argentina,  Uruguay o los mismísimos Estados Unidos cuentan con sufridores Hitlers a los que la vida les ha jugado una mala pasada.

Ahora, el cineasta Matt Ogens reúne en un documental a unos cuantos Hitlers (y Hittlers, con dos T) para que el mundo sepa de su existencia, la cual, por cierto, no es nada fácil.

Hitler Gutierrez, Emily Hittler, Gene Hitler, Romano Hitler… Entre los actores de ‘Meet the Hitlers’ (la traducción del título del documental sería «Conoce a los Hitler») hay historias de todos los colores: fanáticos seguidores del nazismo que llegan a ponerle a sus hijos nombres como Adolf Hitler Campbell y entrañables abuelitos que perpetúan una tradición previa a la llegada de ‘Mister Bigotitos’.

Este último caso es el protagonizado por Jean Hitler, que a sus 83 años se muestra orgulloso por haber mantenido el nombre familiar que pasaba de generación en generación desde el siglo XVIII. Su origen era mucho anterior al aterrizaje del Hitler malo a la historia, así que él no tuvo problema. ¿Por qué no ponerle el nombre a sus hijas? Probablemente, ellas, que fueron abucheadas al presentarse como candidatas a delegada en el colegio, no opinan lo mismo.

El documental, para el que el director ha tenido problemas ahora de conseguir que los Hitler se animaran a formar parte del proyecto, se le ocurrió a Ogens por culpa de una pareja de amigos suyos con un apellido difícil de olvidar.

«Tengo una amiga de la universidad que se casó con un hombre cuyo apellido es Hitler. Recuerdo visitarlos y ver el nombre en el timbre, y recibir tarjetas de Navidad que dicen ‘¡Felices fiestas de parte de los Hitler!’, y había algo peculiar en ello. ¿Cómo afectaría a su vida?», cuenta Ogens en una entrevista concedida a Vice.

Para saber exactamente cuáles son las consecuencias de llamarse Hitler, puedes experimentarlo en tus propias carnes en la web de ‘Meet the Hitlers’. Para vivir la experiencia, la web cogerá tus datos de Facebook y reproducirá tu vida como si tuvieras un nombre compuesto: tu nombre más otro, el macabro «Hitler».

hitler2

Así, podrás imaginar qué se siente cuando en el colegio se ríen porque te llamas Hitler, cuando en el instituto te acosan porque compartes nombre con el asesino de tupé imposible o la vergüenza que debe pasar un Hitler cada vez que da sus datos o paga con tarjeta de crédito.

Este documental forma parte de un proyecto llamado ‘What’s in a name’, que va a la caza de los propietarios de nombres peculiares como Hitler, Katniss (el nombre de la protagonista de ‘Los Juegos del Hambre’, que se está extendiendo) o Chlamyidia (bacteria responsable de alguna enfermedad de transmisión sexual y que algún trastornado ha empleado para darle nombre a alguno de sus descendientes).

A día de hoy, en España no tenemos ningún Hitler. Debe ser por aquello de que por estos lares están prohibidos «los nombres contrarios a la dignidad o al decoro de la persona por resultar irrespetuosos, soeces, ridículos, vergonzosos, vejatorios…». Vamos, que, salvo alguna excepción, en España no hay ni personas que podrían responder a los gritos de Moe en Los Simpson en plena broma telefónica.

Eso sí, contamos con 32 Stalins, 97 Kennedys y 69 Maos. Y 80 Canutos. Revienta de rabia, bigotitos. Eso sí, casi que mejor volvemos a los Antonio, Pepe y Juan de toda la vida, que lo de Stalin y compañía también suena un poco ‘demodé’.

———————————————————–

Con información de ‘Meet the Hitlers’, Vice, Antena 3 y Te interesa

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Yo quiero llamarme «internet»:

– Cuando los artistas del cómic dibujan a sus personajes con los ojos vendados

La tostadora que se vende a sí misma… y otros electrodomésticos chiflados

– Destapan una red de científicos que compiten por meter canciones de Bob Dylan en sus artículos

– Juego de Tronos: ¿Quién es mejor rey, el Campechano o el Preparado?

 ‘Canary’, el Uber del cannabis medicinal que te lleva la marihuana a casa