Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Diez famosos eslóganes publicitarios que son mentira (y uno que es incuestionable)

22 Oct 2014
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

redbull_1

“En el mundo de la publicidad no existe la mentira, sólo convenientes exageraciones”, decía el cínico creativo interpretado por Cary Grant en ‘Con la muerte en los talones’. A estas alturas no estamos descubriendo la penicilina al afirmar que buena parte de los mensajes publicitarios que engullimos cada día son sucias mentiras convenientes exageraciones.

Pero se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, así que Red Bull ha tenido que indemnizar a sus clientes por hacerles creer que el brebaje “cafeínico les da alas”. Los responsables de marketing de los siguientes anunciantes podrían recitar de carrerilla aquella lección tan valiosa (la única) de Joseph Goebbles: «Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad». Sucede con la propaganda y también con los eslóganes publicitarios.

Apple: «Think different»

¿Por qué nos mienten? Porque Apple ha copiado más de una vez y más de dos a sus competidores a lo largo de su historia. Sirva como ejemplo la anécdota más reveladora de los orígenes de la informática. Se dice que, cuando Microsoft lanzó Windows, el cofundador de la firma de la manzana mordida llamó a Bill Gates enfurecido, y que éste le dijo: «Creo que ambos tenemos un vecino rico llamado Xerox y yo entré en su casa para robar la televisión, pero descubrí que ya la habías robado tú antes». Más claro el agua.

diamante-515x180

De Beers«Un diamante es para siempre»

¿Por qué nos mienten? Elegido por los propios anunciantes como el «mejor eslogan de la historia de la publicidad», el motto con el que De Beers logró que la mayoría de los matrimonios se sellaran con una sortija de diamantes, es más falso que un zafiro de caramelo: con el paso del tiempo (mucho), los diamantes acaban convertidos en grafeno. In the other finger, muchas mujeres se deshacen de su pedrusco antes de amortizarlo:  De todos modos, nunca me gustó.

hazte bankero

Bankia: «Hazte bankero»

¿Por qué nos mienten? Posiblemente el eslogan más desafortunado de la historia reciente de la publicidad española. La salida de Bankia a bolsa no sólo fue un fiasco de los que hacen historia sino que toda la operación de saqueo sistemático de Cajamadrid fue un ejemplo de negligencia financiera de guante blanco. Eso sí, nos echamos muchas risas con las parodias…

Mastercard: «Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás…»

¿Por qué nos mienten? Hace un tiempo, cuando aún alucinábamos con el ‘dinero de plástico’, con lo sencillo que era coger cualquier cosa y pagarla simplemente pasando una tarjeta, todavía nos la podían colar, pero a estar alturas ya es complicado. Habrá algún pardillo que pique, pero la mayoría sabemos que o hay dinero en la cuenta o Mastercard no sirve absolutamente para nada.

Sidra el Gaitero: «Famosa en el mundo entero»

¿Por qué nos mienten? Será que los responsables de marketing se pasaron con la sidra. En España, eso es cierto, la conoce todo el mundo (aunque solo sea por la tabarra que dan en Navidad), pero más allá de nuestras fronteras no tanto. En Andorra puede que sí, incluso en el norte de Marruecos, donde todavía se sintonizan algunos canales españoles, pero si tu preguntas en Perú, Kirguistán o en China, nadie tiene la más remota idea de qué diantres es la Sidra el Gaitero. Es más, puede que no sepan ni qué es la sidra…

Newbalance1

New Ballance: «Let’s make excellent happen»

¿Por qué nos mienten? Quizá pensaron que el diseño era suficiente, que sus zapatillas eran tan bonitas que nadie las iba a utilizar para correr. Sin embargo, cuando alguien se las calzó para salir a hacer deporte y comprobó que no cumplían con lo prometido, no se lo pensó dos veces. Algunos clientes se percataron de que aquello de que decían sus anuncios – “fomenta la activación muscular en los glúteos, cuádriceps, isquiotibiales y gemelos, lo que a su vez se quema calorías” – no tenía mucho de cierto. Es más, aumentaba el riesgo de lesiones. Así que demanda al canto.

rexona

Rexona: «No te abandona»

¿Por qué nos mienten? A los que, por una u otra circunstancia, no pueden tener una cita diaria o semanal con la ducha, sí que se les nota. O aquellos hediondos que parecen tener pánico al jabón. Con esos parece que Rexona tampoco quiere cuentas. Nuestro olfato se percata rápidamente de ello, nada más subir al bus o al metro en pleno verano. En ese momento, miramos a quien tenemos al lado y se produce una conexión inmediata. Compartimos un mismo pensamiento: “Rexona, por qué no cumpliste tu palabra…»

Adidas: «Impossible is nothing»

¿Por qué nos mienten? Es inútil. Por muchos anuncios que nos muestren a personas haciendo cosas fascinante, jamás podremos correr más deprisa que Usain Bolt o saltar más alto que Michael Jordan. Llevemos o no llevemos unas zapatillas con el logo de Adidas. Sin ir más lejos, por mucho esmero que ponga en sus trazos, Messi jamás conseguirá ganarse la vida dibujando. Que no nos vendan milongas.

Grundig: «Caro pero el mejor»

¿Por qué nos mienten? Lo de «el mejor» suena bastante subjetivo y huele a mentira. Se agradece el gesto sincero de reconocer que la marca es cara, pero justificar el precio prometiendo los mejores televisores es arriesgado. ¿No se rompían como cualquier otro televisor? Un poco más de humildad, Grundig.

Red Bull: «Te da alas»

¿Por qué nos mienten? No lo intentes. No te bebas un cargamento de Red Bull para intentar salir volando por la ventana, porque ya te anticipamos que el final será dramático y catastrófico. Sería más sincero algo como «Red Bull te pone como una moto», pero lo de las alas tiene poco de cierto. De hecho, a la compañía de la bebida energética ya le ha salido caro esto de prometer cosas imposibles: Red Bull ha tenido que pagarle diez dólares (casi 8 euros) a cada consumidor que se haya sentido engañado por su promesa voladora.

Gilette: «Lo mejor para el hombre»

¿Por qué nos mienten? Porque lo mejor para el hombre no es tener un producto con el que afeitarse cada mañana. Lo mejor para el hombre es dejarse barba y olvidarse (más o menos) del cuidado de su vello facial. ¿Por que están de moda las barbas? ¿Por que quedan bien? Sí, pero también por comodidad pura y dura.

BONUS TRACK: UN ESLOGAN SINCERO

1880: «El turrón más caro del mundo»

¿Por qué es verdad? El famoso eslogan del turrón 1880 es incontrovertible: por más que hemos buscado en el ultramarinos, no hemos encontrado un turrón más caro que éste, varios euros más costoso que el más caro de la competencia. La estrategia viene de otros tiempos, cuando lo caro era sinónimo de lo bueno. Tal y como reconoce el dueño de la firma, hoy no se le pasaría por la cabeza hacer alarde de carestía para vender turrones.

————————–

Con información de Cooking Ideas, El diario montañés, Reuters y Expansión.com.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Grandes genios de la falsedad de ayer y hoy:

Lost in translation: las traducciones más descabelladas del inglés al español

Las cuatro cosas que debes saber para buscar vida extraterrestre (según la NASA)

El Uber del cannabis medicinal que te lleva la marihuana a casa

Descubren un falso león en un zoo chino al ponerse a ladrar

Diez corporaciones del mundo real que parecen salidas de la mente de un supervillano