Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

¡No seas mamarracho! Diez fabulosos disfraces para lucirte en Carnaval

03 Feb 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

carnival

Empecemos por lo fundamental: el disfraz no se compra, se lo hace uno. Se pueden comprar complementos, faltaría más, pero, más allá del dinero invertido, ¿qué merito tiene hacerse con una perfecta réplica del traje de Batman? Después, los disfraces no son para ir “guapo”. Mal. Hay que ir hecho un mamarracho, chocante, que la gente se ría al verte y te señalen desde lejos. Otro factor importante es la comodidad: hay disfraces geniales pero más apropiados para un concurso de máscaras que para moverse entre las bulliciosas y atestadas calles (además, es fundamental que se pueda beber con relativa comodidad; sí, amigos, en carnavales se bebe; y por lo tanto se va mucho al baño).

Por último, si el disfraz incluye referencias a la cultura popular del momento o, aún mejor, algo de sátira social, estamos hablando de un disfraz (o “tipo”) prácticamente perfecto. En base a estos parámetros –ingenio, sinvergonzonería, comodidad y sátira– hemos hecho la siguiente selección.

COMENIÑOS

CUATO

Chapó por este orondo carnavalero. Sólo ha tenido que ir a un chino, comprar un muñeco, desmembrarlo y pegárselo en el cuerpo (suponemos que despegarlo dolerá, pero por el carnaval si hay que sufrir se sufre). Un disfraz barato, cómodo, políticamente incorrecto y –algo a lo que ayuda la anatomía el sujeto– chocante también.

ESCOTAZO

SÚPERDOMINGAS

Muchos dirán que vaya simpleza. ¿Y qué? Es simple, pero no a todo el mundo se le ocurre disfrazarse de escote XXL, y ahí reside su grandeza: es cómodo, es mamarracho, puede que incluso sea una denuncia de la obsesión por los pechos grandes (aunque puede perfectamente que no) y además te permite ir enpareja (y si te separas de ella por algo aún sigues yendo de “embarazada”).

PADREDEFAMILIA

HIJA DE FAMILIA

Este disfraz de Meg nos ha sorprendido por su sencillez y, a la vez, por su asombrosa fidelidad al original. Es cómodo y es ingenioso y tiene referencias a la cultura popular, pero tiene una pega: o vas en pandilla con otra gente disfrazada de “Padre de Familia” o es probable que muchísima gente no sepa DE QUÉ vas disfrazada o, peor, no sepa QUE vas disfrazada.

BARBIE

BARBIE TRAVESTI

Por increíble que parezca, un hombre vestido de mujer sigue funcionando. Ahora, funciona mucho mejor si va de Barbie playera, con su nanobikini y su vello de recio mocetón, y riza el rizo yendo dentro de su propia caja (un simple embalaje de frigorífico debidamente tuneado). El único pero es que no es apropiado para climas rigurosos (Canarias y Brasil, entre otros lugares, tiene unos carnavales cojonudos).

TRANSFORMER PICOLETO 

Probablemente, el mejor disfraz infantil ever, por lo ingenioso, sencillo y a la vez inquietante: un mini yo de Guardia Civil que se transforma en coche patrulla: «Dani, segundo premio Carnavales Humanes de Mohernando 2011», dice lacónicamente la descripción de YouTube. ¿Segundo premio? ¿Quién fue el crack que se llevó el primero? ¡Queremos saber!

PARQUE-DE-BOLAS

PARQUE DE BOLAS

Independientemente de que es un disfraz de interior (piensen en el fabuloso Baile de Máscaras del Círculo de Bellas Artes de Madrid, por ejemplo) o de climas benignos, este es un disfraz genial: ¿a quién más se le ha ocurrido ir de parque de bolas? Ingenioso, sinvergonzón, trash, cómodo y económico. ¡Buen trabajo, pequeño batidor!

LIECHESTEIN

LICHTENSTEIN GIRL

Personaje de un cuadro del reconocible artista pop Roy Lichtenstein, ¡toma ya! Hay que reconocer que este disfraz está muy currado, pero todo el que se empeñe y tenga a mano tinte, maquillaje y una tía o una madre blablablá… lo puede lograr sin dificultad. Y es cómodo, ingenioso, impactante, pop y de elevadas miras intelectuales incluso.

google

DOODLE DE GOOGLE

Otra muestra de ingenio y originalidad galopantes. “Me voy a disfrazar de doodle de Google”, uno de los emblemas más conocidos y cercanos que existan en el mundo. Y sólo hace falta buscarse un socio, ir a una tienda de impresión de camisetas y poner cara de nerd/geek. ¡Y lo mejor de todo es que necesitas estar constantemente arrimado a una vixen de generosos pechos para darle sentido a la cosa!

NIÑOLANGOSTA

BOGAVANTE EN PLENA COCCIÓN

Este ejemplo lo hubiéramos podido incluir perfectamente en nuestro reciente post sobre padres desaprensivos… pero nos encanta. Incorrectísimo, impactante, barato e ingenioso (el quid e la cuestión es la ocurrencia de meter a la criaturita en el perol), aunque incómodo por lo de cargar; no pasa nada, al niño se le pasea un ratito y luego, los papás, a la calle a disfrutar.

PEDERASTA

CURA PEDERASTA

Y ya que estamos con niños, llegamos a nuestro disfraz favorito sin lugar a dudas. La pederastia eclesiástica es un asunto grave que está en la calle y este señor lo ha resuelto de forma perfecta: es sátira, es denuncia, es zafio, es impactante, es barato, es cómodo, es económico y es fácil de hacer: ropa negra, un cartoncillo blanco para el cuello y un muñeco (se puede hacer a base de trapos que rellenen ropa infantil) cosido de forma que parezca que está amorrado al pilón. ¡De diez!

Fita Morales es gaditano hasta las trancas y actualmente dirige la Revista Don, la publicación del hombre que se viste por los pies. ¡Y cuyo nº13 especial Internet es mememorable!

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

Los mayores impostores de todos los tiempos

Nueve animales con superpoderes

¿Premio Nobel o asesino en serie?

12 ciudades que ningún fumeta debería perderse

Las zapatillas de deporte más icónicas de todos los tiempos