Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La oscura verdad que nos ocultan sobre las películas de Disney

28 Feb 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

dest

¡CUIDADO! Este artículo puede contener ‘spoilers’.

En el mundo de las películas de dibujos animados todo es maravilloso hasta que creces y descubres que lo que contaba la factoría Disney era mentira. Es duro, sí, pero ni hay un príncipe azul para cada mujer ni la bella se fijará nunca en la bestia.

Pero eso no es todo. Descubrir que lo que le sucede a los protagonistas de las películas Disney no es para nada real y tener que tirar tus expectativas a la basura es el mal menor: lo realmente doloroso es descubrir que algunas películas de nuestra infancia ocultan una oscura y dramática realidad. ¿Estás preparado?

La película: El Rey León

Su dura realidad: La muerte de Mufasa nos dejó a todos sin palabras, pero hay un drama mayor. Una manada de leones se compone de un macho y muchas hembras. En la de Simba también pululaba su tío Scar, sí; pero por su carácter estaba claro que las leonas no le daban mucho juego. Con un solo león macho, Mufasa, cabe preguntarse quién era el padre de Nala. Así, todo apunta a que la relación entre Simba y Nala tiene un nombre: ¡incesto!

La película: Pinocho

Su dura realidad: La historia de Pinocho es conmovedora y tiene un final aparentemente feliz. Sin embargo, el futuro del que fuera marioneta de madera no tiene nada de halagüeño. A juzgar por la apariencia del bueno de Geppetto, su relación padre-hijo no durará mucho. Cuando la vida del carpintero llegue a su fin, tendremos a un pequeño niño huérfano y sin familia que echará de menos su vida como marioneta. Genial, Disney. Dinos, ¿qué pasará con el pobre Pinocho?

La película: 101 Dálmatas

Su dura realidad: La historia de Perdi y Pongo sí que es maravillosa. Un encuentro en un parque, sus dueños se enamoran y ellos pasan el resto de su vida juntos. Todo genial. Sin embargo, Cruella de Vil llega y lo estropea todo: quiere a los cachorros de Perdi y Pongo para hacerse un abrigo y la catástrofe se precipita. Aunque la película acaba bien, ¿alguien cree que con 101 dálmatas en casa los propietarios de Pongo no lo llevarán de visita al veterinario? Adiós a tu masculinidad, querido. Su castración inevitable es el verdadero drama de esta historia.

La película: La Bella y la Bestia

Su dura realidad: Si te preguntan por el malo de la película, probablemente pienses en Gastón, el musculitos que acosa a Bella. Bestia también tiene su punto malvado, pero ninguno de los dos es el villano real. Lo es la hechicera que maldijo a este déspota príncipe: desde la maldición hasta el momento de la película pasa una década y, en ese momento, la Bestia tiene 21 años. Así que, si las cuentas no fallan, la maldita hechicera maldijo a un crío de 11 años. ¿Dónde están los derechos de los niños?

La película: La Bella y la Bestia

Su dura realidad: La maldición que convirtió al príncipe en bestia es por sí sola drama puro y duro. Si la hechicera no tenía bastante con fastidiarle la vida al muchacho, condenó a sus sirvientes a convertirse en tazas, relojes y demás utensilios que pululan por el castillo con vida propia.

Lo que nos deja picuetos aplicándole algo de lógica a la película es la existencia de Chip, el pequeño hijo de la señora Potts. Esta taza tiene menos de diez años (el tiempo que ha pasado desde la maldición), así que no nació de la forma humana de la señora Potts, sino de su versión tetera. ¿La tetera ha mantenido relaciones sexuales con Din Don, el reloj? ¿Cómo? ¿De dónde sale la taza? ¿Era necesario? Vivimos en un mar de dudas, y en realidad nos da miedo conocer la respuesta.

La película: Frozen

Su dura realidad: Olaf, tenemos que hablar. Tú mereces una película de animación para ti solo. Eres el muñeco de nieve más adorable del mundo, pero tienes que asumirlo. Aunque al final de la película, cuando es verano, la magia permita que lleves una nube sobre tu cabeza para que no te falte nunca la nieve, tu vida durará poco. Esa nube no te salvará del calor que hace alrededor y te derretirás. El final de Frozen es, en realidad, dramático. Pobre Olaf.

frozen

La película: Frozen

Su dura realidad: La película de animación más taquillera de la historia tiene una segunda historia macabra que nos tiene preocupados. Al comienzo de la película se ve al pequeño Kristoff cortando y trasportando bloques de hielo. La imagen es enternecedora, pero en realidad huele a una historia realmente triste: un pequeño sin padres víctima de la esclavitud infantil. Genial.

La película: Los increíbles

Su dura realidad: Lo de Mr. Increíble y Elasticgirl también tiene miga. Estos dos superhéroes metidos a civiles felizmente casados unieron sus vidas y formaron una familia. Todo es maravilloso, pero, visto con la perspectiva que dan los años, cualquiera es capaz de descubrir que este es un matrimonio de conveniencia. De conveniencia sexual, claro. Para no ser muy explícitos y no destruir más infancias, solo diremos que quizás Mr. Increible tenía problemas para encontrar a una mujer con la que poder mantener relaciones sexuales sin que su superfuerza fuera un problema y terminó casándose con una superheroína elástica.

La película: Mulán

Su dura realidad: Mushu, el dragón de Mulán es un asesino. Es muy gracioso, pero teniendo en cuenta que los espíritus residen en las estatuas en la película más asiática de Disney, y que Mushu decapita a un par (una de ellas, del Gran Dragón), tenemos ante nosotros a un fraticida. Gracioso, pero fraticida. Duele.

La película: Bichos

Su dura realidad: Acabamos como empezamos: con un incesto de manual. En las colonias de hormigas sucede algo similar a lo que ocurre en las manadas de leones. En este caso, en lugar de un macho, hay una reina que da a luz a las hormigas de la colonia. Así que lo más probable es que Flik y Atta sean hermanitos. Adiós al romanticismo.

—————————–

Con información de The Slightly Warped, Wikipedia e IMDb

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Ya no se puede confiar ni en los dibujos de toda la vida:

– Diez lecciones de Homer Simpson que resumen su filosofía de vida (y, en el fondo, la de todos)

– Los Simpsons, Harry Potter, Star Wars… Cuando las teorías de los fans son mejores que la auténtica trama

– Topicazos sobre los vascos en las pelis de Hollywood, de MacGyver a Chacal