Seis famosas escenas del cine que se grabaron de pura chiripa

escenas2

En la escena más emblemática de ‘Sospechosos habituales’, la rueda de reconocimiento, los cinco protagonistas de la película se tronchan de la risa, mientras se burlan de los policías al otro lado del cristal. En realidad, el guion no incluía toda esa jacaranda, pero Benicio del Toro empezó a peerse en la vitrina, para hacer reír al inmutable Gabriel Byrne, lo que provocó las carcajadas del resto de los sospechosos.

Pero lo de los sospechosos no es nada comparado con la apropiación indebida del filibustero John Liu, que incluyó un accidente real de avioneta en el metraje de ‘Made in China’.

1. ‘El Padrino’: El apropiado nerviosismo de Luca Brasi

escenas1

Qué se suponía que pasaba:

Durante el rodaje de ‘El Padrino’ Francis Ford Coppola necesitaba un tipo gigantesco e intimidante para el papel de Luca Brasi, uno de los subalternos de Don Corleone. Su hombre lo encontró en uno de los guardaespaldas de auténticos gangsters que frecuentaban el estudio de grabación, el gigantesco Lenny Montana, de profesión matón.

El feliz accidente:

Montana estaba tan nervioso de estar en la misma habitación con una leyenda como Marlon Brando que fue incapaz de vocalizar correctamente su breve discurso, atropellándose y tartamudeando al dirigirse al Padrino, exactamente como requería la escena. Para añadir más énfasis, Coppola añadió un plano extra previo en el que Luca Brasi ensaya sus (torpes) palabras en el exterior de la casa.

2. ‘Sospechosos habituales’: La rueda de reconocimiento que pretendía ser seria

the-usual-suspects-laughing

Qué se suponía que pasaba:

Cada uno de los cinco sospechosos tenía que decir la misma frase en la rueda de reconocimiento: "Dame las putas llaves, maldito bastardo".

El feliz accidente:

Según cuentan los extras del DVD de la película, durante la escena Benicio del Toro estuvo "todo el tiempo flatulento", intentando que Gabriel Byrne (segundo por la derecha, intentando contener la risa) aparcara su gesto adusto. Incapaz de controlar a sus actores, el director decidió incluir la escena en el corte final e hizo bien: la química (de metano, eso sí) que rezuman los cinco protagonistas –desconocidos en aquel momento- explica que se decidan a llevar el robo todos juntos.

‘Made in China’: Cómo aprovechar un accidente para añadir morbo a tu película

escenas5

Qué se suponía que pasaba:

En el caso de ‘Made in China’ (‘Ai man niu huo bing gong fu lian’, 1982), hablar de guion es una tropelía porque en realidad se trata de "un collage aleatorio, diseñado a partir de distintas películas que nunca terminó, lo que da lugar a un galimatías mongolizante", según la contunde crítica de Fuera de Campo.

El (in)feliz accidente:

El equipo de rodaje de esta inusual coproducción entre España y Japón estaba embarcando en el aeropuerto de Palma de Mallorca cuando una avioneta se estrelló delante de sus narices. El director John Liu y sus secuaces grabaron los cadáveres carbonizados de los dos turistas alemanes fallecidos en el accidente y los metieron con calzador en el "mongolizante" argumento de ‘Made in China’, una snuff movie por accidente, cuenta El Blog Ausente.

https://www.youtube.com/watch?v=MHx4w667CJU

‘Cowboy de medianoche’: El taxista que casi atropella a los protagonistas

escenas3

Qué se suponía que pasaba:

El equipo de rodaje de ‘Cowboy de medianoche’ no tenía permiso de ídem en Nueva York, así que las escenas de exteriores se rodaban con una cámara oculta.

El feliz accidente:

Después de 15 tomas fallidas de los protagonistas caminando por Manhattan, un taxi se saltó un semáforo y estuvo a punto de atropellar a Dustin Hoffman y John Voigh. Hoffman reaccionó violentamente y le espetó al peseta (dólar): "I’m walkin’ here!" ("¡Estoy andando aquí!"), que se convirtió en una de las escenas más recordadas del clásico.

‘El Señor de los Anillos’: Patada a seguir de Viggo Mortensen

escenas4

Qué se suponía que pasaba:

Viggo Mortensen fue un recambio de última hora para encarnar el papel de Aragorn en la versión cinematográfica de la trilogía de Tolkien, y acabó convirtiéndose en el personaje más importante de la saga, en parte porque no siempre esta actuando…

El feliz accidente:

En una escena de ‘Las dos torres’ Aragorn y sus compinches encuentran lo que creen que son los cadáveres de dos hobbits, a lo que éste reacciona arreándole un fuerte puntapié a la cabeza de un orco. Del golpe, Mortensen se rompió dos dedos del pie de la patada y cae de rodillas del dolor. Con muy buen criterio, Peter Jackson decidió incluir la escena en el corte final.

‘Cómo ser John Malkovich’: Un extra borracho ataca a Malkovich

Qué se suponía que pasaba:

En ‘Cómo ser John Malkovich’, un marionetista interpretado por John Cusack consigue una puerta para entrar en la cabeza de John Malkovich y monta un negocio cobrando a la gente por asomarse durante 15 minutos a sus ojos.

El feliz accidente:

Durante el rodaje de una escena nocturna, los extras pasaron el rato tomando cervezas, demasiadas cervezas. Uno de ellos, creyendo que participaba en alguna comedia adolescente de los 80, lanzó a la estrella una lata de cerveza que le impactó en toda su calva testamientras le gritaba: "¡Ey, Malkovich,  piensa deprisa!, según cuenta el director Spike Jonze.

Artículo original en Cracked. Aliñado con ingredientes de AbsenceFuera de Campo.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Best-seller lo será usted:

Los científicos del espacio están de la olla (pero hay que quererles igual)

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

Del escay al gotelé: un viaje alucinante por el interiorismo español

Vello púbico: uno de cada cuatro hombres tiene una selva ahí abajo