Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“¡Pisha, qué caló hase!”: Ocho formas de quejarse del caloret en andaluz

03 Jul 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

risitas-entrevista-famoso--644x362

“Qué calor, qué calor tengo, qué guapa soy y qué tipo tengo. Conchi Cortés

Según el diccionario online Fititú (Habla bien, habla andaluz), en Andalucía diferenciamos entre Er caló (calor hasta los 40°C) y la caló (más de 40°C). En nuestra tierra sabemos lo que es sudar, a veces cae plomo derretido del cielo y a uno le dan ganas de alegrar a  José Manuel Soria friendo huevos sobre el capó del coche.

Sevilla: “Qué caló ase miarma”

Usada casi exclusivamente por gente muy mayor o por gente muy sevillana, no hay que olvidar que en la provincia de Sevilla se encuentra el municipio de Écija, conocido como “la sartén de Andalucía”, un lugar ideal para aclimatarse antes de viajar vestido con pieles siberianas al Desierto del Mojave. Para luchar contra las estratosféricas temperaturas sevillanas, lo mejor es seguir los consejos de los Mojinos Escozíos: “Si viene una ola de caló combátela con un tsunami de cerveza”.

Máxima histórica: 47,4º, agosto de 1947.

serbesita

Huelva: “Caziná la caló que hace”

Expresión güerbana (de la ciudad de Güerba, también conocida como Huelva). El bochorno onubense es de armas tomar, pero la provincia tiene alguna de las mejores playas de España y entre eso y unas gambas blancas con su cañita de cerveza helada, se te queda un cutis como el de Pitingo. Por cierto, en Huelva, cuando uno vuelve con mucho calor de la playa viene acalmaito de la playa.

Máxima histórica: 43,8º, julio de 2003.

Kiko Rivera playa

Cádiz: “Ojú pisha que caló ase”

Hasta Cádiz también llegan las sofocantes masas de aire caliente africano. Lo dice el gaditano de adopción Kiko Veneno en su Hace Calor. En la Tacita de Plata, cuando la canícula calor aprieta (puede ser de mayo hasta octubre), se usan expresiones del tipo Hase una caló der caraho (mucho calor) o una que no le molaría nada a Tyrion Lannister: Hase una caló pa’ reventá los enanos.

Máxima histórica: 43º, agosto de 1992.

ZomboDroid30062015023643

Málaga: “Nove que caló vieeeeeo”

La calina malagueña puede ser desagradablemente pegajosa, más cuando en plena feria de agosto te has marinado en Calimocho (vino tinto mezclado con coca cola) durante horas. Los abanicos de promoción publicitaria no mueven un centímetro cúbico de aire. Los cubos de agua que algunas personas lanzan altruistamente a la enfervorizada masa callejera se evaporan antes de refrescar a la versión turista de La Metamorfosis de Kafka: hombres y mujeres-langostino, cárdenos e hinchados merced a su estajanovista trasiego etílico. Sudas y sudas y no te queda otra. Sólo puedes unirte a los derviches malacitanos y dejarte llevar por el mantra de Paquito el Chocolatero hasta ser uno más con el asfalto, fundido en un mar de vasos de plástico pisoteados y pétalos de biznaga.

Máxima histórica: 44,2º, julio de 1994.

feria (10)

Cordoba: “Illo qué caló ase, sipote”

El “sipote” (de cipote, miembro viril masculino) no se usa aquí gratuitamente, no, de hecho en la provincia de Córdoba no considera malsonante y sirve básicamente para enfatizar. Es decir, que allí hace mucho, mucho, pero mucho calor. La Agencia Estatal de Meteorología cita a los municipios cordobeses de Montoro, Córdoba, y Puente Genil entre los que cada verano supera en España los 37º o más de media en las temperaturas máximas. Y de Córdoba capital, ni hablemos. Bueno, sí: entre 1978 y 2008 en Córdoba hizo más calor que en ninguna otra capital de España. Los chorros de la Plaza de las Tendillas tienen overbooking en esos días.

Máxima histórica: 47,2º, julo de 1994.

verano-odio-desmotivaciones

Jaén: “La irgen que caló ni pollaaah”

Jaén es otra provincia andaluza de las que se vampiriza durante el estío. Mejor salir a la fresquita, cuando el sol empieza a ponerse y la cosa refresca. Aunque muchas veces, ni eso y te casi toca meterte el aire en los pulmones con un inflador de ruedas de bicicleta. La polla está en boca de todos a todas horas. Como expresión, cuidado. Lo mismo pasa en Granada, pero si el que habla dice ni polla es de Jaén. Unos ejemplos: ¿Os venís al lounge ni pollas?». Si te estás bañando y preguntas cómo está el agua, no te asustes de que te contesten: ¡De pollas! Quiere decir que el agua está excelente.

Máxima histórica: 46º, julio de 1939.

jaen-ni-pollas-rf_655677

Granada: “La vihen compae, qué caló”

La vihen compae significa “la virgen, compadre” y es una expresión de sorpresa, desagrado, o cualquier situación extraña, por lo que se vuelve ideal cuando sales a las cuatro de la tarde hinchado de comer de un mexicano en Granada y los goterones de sudor, que te empiezan a caer en cero coma, servirían para regar campos de naranjos en Palestina. Lo de compae en concreto significa “amigo” y es usado en Graná pá dirigirse a alguien, aunque no sea familia.

Máxima histórica: 42,8º, julio de 1935.

image

Almería: “Ostia putah, qué calooh”

En Almería solamente hay dos estaciones: el verano y la estación de Renfe, desde hace unos años la Intermodal. Te puedes cocer a fuego lento como los espaguetis que comía Clint Eastwood en sus rodajes allí o grillarte a base de un mes de viento. El bochorno almeriense, o se resiste en la casa de uno, o se quita en la playa, oyendo en el chiringuito a David Bisbal y tomando cosicas fresquitas.

Máxima histórica: 41,2º, julio de 1981.

oladecalor40grados20062015

En resumen:

caloret

Con información de: Diccionario Almeriense, Cordobapedia ABC, Traducir es descubrir, Diccionario Güerbano y Fititú.

Jaime Noguera es el finstro pecadorl autor de España Guerra Zombi.

¿Tu padre es andaluz? No, mi padre anda a pilas.

Diez palabras del andaluz que el resto de España debería apropiarse urgentemente

Quince insultos andaluces que harán pensarte dos veces el cruzar Despeñaperros.

“En Loja, la que no es puta es coja”: los refranes más ofensivos de los pueblos españoles

¿De dónde viene la palabra “olé”?

Cómo cabrear a un catalán en siete sencillas lecciones