Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Ocho momentos estrambóticos por los que siempre recordaremos al gran Saza

23 Jul 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Viruete

José-Sazatornil-Saza

El fallecimiento de José Sazatornil nos deja sin otro de los actores con más personalidad de la mejor época de nuestro cine. Grandísimo actor de teatro, en el cine quedó más encasillado, debido a su peculiar físico y ese perenne bigote que le identificaba como hombre de orden y español a la antigua usanza. En realidad, su larguísima carrera le dio ocasión de protagonizar un sinfín de momentos insólitos, que ya saben los lectores, es lo que más nos gusta a nosotros: fue personaje de cómic, cantó rumba y se enfrentó a Ramoncín. He aquí los momentos más estrambóticos por los que adorábamos a “Saza” y siempre permanecerá en nuestros corazones.

Compartió pantalla con nuestro ídolo Torrebruno

Un titán del celuloide y uno de los más recordados presentadores de la tele cruzaron sus caminos como si cualquier cosa. Fue en la película Rocky Carambola’ (Javier Aguirre, 1981), la única incursión como protagonista del retaco presentador y cantante en el cine. Y ahí tenía que estar él, para enfrentar su papel de padre de familia tradicional y perpetuamente cabreado a la de un soñador artista de circo, el propio Torrebruno. No llegaron a cantar juntos “Tigres, leones”, pero casi.

Se codeó con héroes del cómic

Décadas antes de que Spielberg adaptara a Tintín en una gran producción, nuestro protagonista ya había aparecido junto al héroe de Hergé. En la coproducción hispano-francesa ‘Tintín y el misterio de las naranjas azules’ (Philippe Condroyer 1964), Sazatornil tiene un breve cameo para regocijo del espectador español. Además, también tuvo un papel en ‘Historias de la puta mili’ (Manuel Esteban, 1993), la vergonzante adaptación del ya clásico cómic de Iva.

ruinasa

Persiguió sin tregua a Ruiz Mateos

O casi. En el film ‘La avispita ruinasa’ (José Luis Merino, 1983) se contaba la historia de un pujante holding de empresas, con un insecto como logotipo y un estrambótico director general. Este hacía lo imposible para evitar que el gobierno expropiara su, en realidad, ruinoso negocio. ¿Les suena? Jesús Puente hacía las veces de Ruiz Mateos, con menos pelo, claro, y Saza, de uno de los delegados de la patronal que trataba de ajustar cuentas con el protagonista. Cine bizarro donde los haya.

Peret

Bailó a ritmo de Peret, Marisol y Rocío Dúrcal

Hasta cuatro veces coincidió Saza con el gran Peret en la gran pantalla, convirtiéndose esta en una de las colaboraciones más habituales de nuestro cine de los 70s, poniendo, de nuevo, el contrapunto formal a las locuras del artista. Además, coincidió con Marisol en ‘Carola de día, Carola de Noche’ (Jaime de Armiñán, 1969) y con la gran Rocío Durcal en ‘La novicia rebelde’ (Luis Lucía Mingarro, 1971). Cualquier parecido con ‘Sonrisas y Lágrimas’ es pura coincidencia.

20122253_retocado

Inspiró a Martínez el Facha

No deja de ser irónico que, unos meses después de que su creador, Kim, anunciase el final de las aventuras de Martínez el facha, Saza se despida también de nosotros. El dibujante de El Jueves confirmó en más de una ocasión que se inspiró en la fisonomía del actor, encasillado como rancio defensor del régimen, para decidir el aspecto del personaje. Clásico del cine y clásico del tebeo.

La_vendedora_de_ropa_interior-469466013-large

Plantó cara a Ramoncín

Los más jóvenes quizá no lo recuerden, y los mayores quizá no quieran hacerlo, pero Ramoncín lo petaba cosa mala durante los primeros 80s. Su popularidad fue tal que tuvo hasta una pequeña carrera como actor. En La vendedora de ropa interior (Germán Lorente, 1982), nuestro amigo Ramón convencía a una joven lozana a dedicarse a desfilar en ropa interior. A su padre, nuestro Saza, un hombre de orden no le hacía ninguna gracia la labor del rey del pollo frito, y trataba de evitar que su retoño andara por ahí en paños menores.

Amanece-que-no-es-poco-cumple-su-veinte-aniversario_noticia_main

Se convirtió en un genuino actor de culto

¿Cuántas películas españolas genuinamente españolas conocen? Fuera del fantástico, muy poquitas. Lejos de la españolada, Saza tuvo la suerte, o la recompensa, de estar hasta en cinco de ellas. Ahí le teníamos en la eterna ‘Amanece que no es poco’ (José Luis Cuerda, 1989), nuestra cult-movie por excelencia, y también al frente de la trilogía iniciada por La escopeta nacional, una radiografía de la realidad española que sigue totalmente vigente casi 40 años después. Y de propina, recordemos a su Saturnino, el pintor de la genial ‘El astronauta’ (Javier Aguirre, 1970).

Sazatornil-12_galeriaBig

Se quedó embarazado antes que Schwazzenager

Cuando el actor austríaco estreno ‘Junior’ en 1994, muchos fuimos los que recordamos una película con un argumento semejante. Y protagonizada por Saza: en ‘El insólito embarazo de los Martínez’ (Javier Aguirre, 1974), el personaje del actor, obsesionado por la idea de ser padre, termina quedándose en cinta por motivos desconocidos. Eso sí: Marcelo Mastroianni se les adelantó en ‘No te puedes fiar ni de la cigueña’ (Jacques Demy, 1973).

Imágenes de Desde el Nibeheim, Sensacine, Filmaffinty, Fotogramas y Todocolección.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic !

¿Un poquito más de recuerdos en blanco y negro?

– ¡Esto es Hollyweed! Cinco películas de propaganda anti marihuana que rozan la locura

Siete actrices que le ponían palote a Hitler

Si Almodóvar hubiera dirigidido las películas de Disney

La oscura verdad que nos ocultan sobre las películas de Disney

Kim Jong-Il mirando bragas.