Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Bienvenidos a Dismaland, el parque temático más deprimente del mundo

27 Ago 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

inmigrantes

Es tétrico y lúgubre como ningún otro lugar. Se trata de un verdadero circo de los horrores, un sitio deprimente cuyo padre es capaz de llamar la atención de medio mundo con una sola de sus pintadas: ha abierto sus puertas Dismaland, el parque temático del grafitero Banksy.

Situado en la localidad británica de Weston-super-Mare, Dismaland es, probablemente, la obra más polémica del misterioso artista callejero. Él mismo lo ha definido como el “parque del desconcierto” y, tras sus puertas, los privilegiados visitantes que consiguen una entrada pueden ver de todo: el ruinoso castillo que destaca en el centro del recinto, nuevas pintadas de Banksy y algunas atracciones, como un espeluznante carrusel.


 

Como no podía ser de otra manera, en esta clara parodia de los parques propiedad de Disney no falta la crítica del artista británico. El tétrico castillo, un control de seguridad llevado a cabo por una falsa NSA que utiliza escáneres y cámaras de cartón, una Cenicienta acosada y fotografiada por ‘paparazzi’ tras un accidente de carroza (¿Lady Die?) y un par de balsas llenas de inmigrantes tratando de llegar a Europa son buena muestra de ello.

castillo

inmigrantes

mapa

Dismaland es mucho más que un conjunto de obras de Banksy críticas con el capitalismo, el estado de vigilancia en el que vivimos o a los políticos del mundo. De hecho, no todas las obras son suyas: unos sesenta artistas distintos han participado en la creación del parque.

Yes I’m still posting about the upcoming group show by @banksy called Dismaland! #banksy #dismaland #streetart #stoked

Una foto publicada por Bjørn (@bjornvanpoucke) el 20 de Ago de 2015 a la(s) 10:59 PDT

Más allá de la crítica, Dismaland abunda en pinceladas que generan a los visitantes desasosiego e incluso terror. Basta con ver a la mismísima muerte conduciendo un coche de choque para descubrir que el de Banksy poco tiene que ver con los parques temáticos a los que estamos acostumbrados.

muerte

carrusel

Por si el ruinoso entorno y las obras decadentes fueran poco, los empleados del parque contribuyen a que la tensión y el mal rollo se puedan cortar con un cuchillo. Caras largas, un llamativo chaleco rosa y las clásicas orejas de Mickey Mouse en la cabeza forman parte del atuendo de los empleados, cuya desgana por ayudar e informar a los turistas queda más que clara desde el principio de la visita.

Dismaland no ha abierto sus puertas pensando en el largo plazo. De hecho, el recién inaugurado parque cerrará sus puertas antes de que termine septiembre. Los que quieran ver la más reciente creación de Banksy pueden hacerlo hasta el día 27, aunque no lo tendrán fácil: hacerse con una entrada se ha convertido en toda una odisea.

A través de la web del parque se han puesto a la venta un número limitado de entradas para los próximos siete días cuyo precio es de cinco libras (cerca de siete euros), pero durante los primeros días el sitio ha estado colapsado ante la avalancha de compradores.

bansky

Además de las obras de Banksy y el resto de artistas y la crítica a los superficiales parques temáticos, Dismaland albergará una suerte de festival con conciertos de artistas reivindicativos como las Pussy Riot o Massive Attack.

Solo hay cuatro cosas prohibidas en este parque con tintes postapocalípticos: “la pintura en espray, los rotuladores permanentes, los cuchillos y los representantes legales de la Walt Disney Corporation”. Los demás pueden entrar. Pasen y vean.

————————————–

Con información de Dismaland y BBC

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Arte de otras formas y colores:

– Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

– Una comuna de ‘hackers’ en Lanzarote desafía al sistema emulando a Allende

– Llega el billar elíptico: tras cinco siglos de carambolas rectangulares, la geometría se rebela

– John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)