Cosas que te harán temer (un poco más) el día de tu muerte

skull-476740_640

Para casi nadie es plato de buen gusto asistir a su propia muerte. Una vez la palmas, todo se acaba, pero ¿y si tu muerte no es plácida? ¿Y si antes de morir sufres lo indecible o eres consciente de que se te escapa el último hálito de vida? ¿Y si, además de morir, sufrieras toda clase de atrocidades que pondrían el pelo blanco a cualquier personaje de Lovecraft que ha visto el horror?

A continuación, algunas cosas que te pueden pasar justo antes de morirte, mientras te mueres o justo después de muerto que, indudablemente, te harán temer un poco más la visita de la Parca.

Comida para gusanos

A las 72 horas de tu muerte vas a ser devorado por alguien que conoces muy bien: las enzimas que una vez se dedicaron a digerir lo que comías. Sin duda tú constituirás su última cena. Las bacterias vivas del intestino también serán las responsables de liberar suficiente gas tóxico como para hinchar tu cadáver como si fuera un globo y forzar a que tus ojos se salgan de las órbitas.

Las reacciones químicas que se producen en tu cuerpo tras tu muerte también producen compuestos de divertidos nombres, como la putrescina (que genera olor en la carne putrefacta) y cadaverina (olor de los cadáveres en descomposición).

grave-stones-694096_640

Ataúdes de seguridad

Los ataúdes de seguridad son muy comunes en la historia moderna: el primero documentado fue construido en 1792. Básicamente, un ataúd de seguridad es una caja que dispone de un mecanismo de supervivencia por si se da la circunstancia de que alguien es enterrado vivo. En una publicación de 1895, el médico J. C. Ouseley publicó que alrededor de 2.700 personas eran enterradas vivas cada año en Inglaterra y Gales. Los entierros prematuros no son frecuentes en la actualidad, pero eso no significa que sean imposibles.

Normalmente el mecanismo de un ataúd de seguridad se reduce a unos tubos para respirar y sistemas para que la víctima pueda alertar a los vivos de su error. La serie de televisión Cazadores de mitos probaron el mito de comprobar si alguien podía sobrevivir a ser enterrado vivo durante dos horas antes de ser rescatado, pero el experimento finalizó prematuramente debido al riesgo y a la falta de oxigeno.

En 1995, un fabricante italiano de ataúdes introdujo un modelo con un sistema de intercomunicación y un mensáfono. El de Buried debería haber contado con uno.

buried-movie

El efecto Lázaro

Así como hay personas que son enterradas vivas, también hay individuos que mueren pero reviven al cabo de un rato. Es lo que se conoce como efecto Lázaro. En un caso célebre, un hombre despertó 17 minutos después de haber sido declarado muerto. Desde 1982, este fenómeno ha aparecido en la literatura médica por lo menos en 25 ocasiones.

Esto obviamente tiene implicaciones para la ética médica, básicamente en lo tocante a los trasplantes. Por eso, se recomienda observar los signos vitales de un paciente, de cinco a diez minutos después del cese de la reanimación, antes de certificar la muerte. Así que el efecto Lázaro es una buena noticia si estiramos la pata... siempre que se siga el protocolo.

Lázaro-Ressucitado1-800x601

Síndrome de Cotard

En la línea de parecer casi un zombi está el síndrome de Cotard. Pero aquí sí que eres un zombi. Al menos eres zombi en todo lo que la realidad médica te lo permite: asumamos que esto no es The Walking Dead. Según el síndrome de Cotard, hay personas que acaban creyéndose muertos y siguen vivos. Como zombis psicológicos.

La enfermedad fue descrita por primera vez por el neurólogo Jules Cotard en 1880, y se diagnostica así al paciente que cree que ha fallecido, que siente que su alma le ha abandonado o que su cuerpo está degradándose. Algunos aquejados por este síndrome también pueden presentar comportamientos suicidas: al creer que ya murieron, ya nada les importa, se consideran "inmortales".

the_walking_dead_67137

Walking Ghost

También es posible que no estés muerto pero pero tu muerte esté escrita. Hasta el punto de que se te puede considerar un muerto andante o un ser humano con fecha caducidad exacta. Es el caso de una fase del envenenamiento por radiación en el que la víctima todavía parece que tenga buena salud, porque la radiación se demora un tiempo en ejercer su efecto letal. El contaminado puede vivir varios días, mondo y lirondo, pero en todos los casos tiene a la Muerte pisándole los talones.

 

Gente que fue declarada muerta sin estarlo

Puede que tú no quieras ser enterrado vivo, ni te sientes zombi (al menos no después de las diez de la mañana, tras el café). Sin embargo, puede que el resto del mundo sí que te considere un cadáver porque a alguien le viene bien a nivel económico o administrativo: hay personas que declaran muerto a un pariente para quedarse con su herencia.

Como el caso de Lal Bihari, que fue declarado oficialmente muerto en la India entre 1976 y 1994. De hecho, para recuperar su vida empezó una campaña para ser declarado vivo, y por el camino se encontró a cien personas en su situación, que formaron la Asociación de los Muertos. En 2004, tres personas y él lograron ser declarados vivos de nuevo, saliendo del limbo legal. Actualmente la asociación tiene más de 20.000 miembros en toda India.

day-of-the-dead-568012_640

Te mueres y encima te dan una paliza

Puede que pienses que, una vez muerto, descansarás en paz. Pero no siempre es así. Según una práctica de la antigua Grecia, los cadáveres se mutilaban para prevenir su ira sobre los vivos. En algunas partes de Europa, los suicidas recibían un estacada en el corazón antes de ser enterrados. Y en Australia pegaban a los muertos hasta que le rompían los huesos.

Los zoroastrianos en la India abandonan en la intemperie los cuerpos de los muertos para que sean devorados por los buitres. ¿No querías sopa?, pues dos tazas.

ereccion

Erección

Pero despidámonos de este texto con un puntito de optimismo, que no todo pueden ser malas noticias. Si eres hombre, al morir puedes llegar a tener una lustrosa erección. Se llama erección terminal, una erección postmortem que se observa en los cuerpos de hombres ejecutados. Es particularmente común en casos de ahorcados, y probablemente era lo más parecido a un milagro en épocas en las que todavía no existía Viagra. También puede observarse este fenómeno en ciertas muertes violentas como un envenenamiento o una muerte por bala a nivel del cerebro.

La causa de erección es el cambio de movimiento de la sangre en la zona inferior del cuerpo. Y... lamentamos admitir que este mismo proceso también puede propiciar que te orines y te defeques encima.

Imágenes | Pixabay.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

No se vayan todavía, aún hay más:

– Cinco presuntos viajeros en el tiempo y sus probables explicaciones

– De El Gran Lebowski a Gandalf el Blanco, los personajes más fumetas de la historia del cine

– Los diez mejores carteles del cine español

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa