Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando los animales utilizan su pene como arma de guerra

21 Dic 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Sergio Parra

sword-918542_960_720

No todos los penes de la naturaleza tienen forma fálica, y mucho menos se mueven como un martillo neumático, zumba, zumba, hasta lograr la eyaculación.

Los penes pueden adoptar muchas formas y funciones, hasta el punto de que ni siquiera parecen penes, sino espadas, cohetes, flechas e incluso acericos claveteados de agujas, como es el caso del pene de los gatos.

Habida cuenta de la amplísima variedad de miembros, vamos a centrarnos en los que se usan más como si fueran armas de guerra que como dadores de placer o fértil amor.

El tamaño no lo es todo (o casi)

mussels-504845_960_720

Pero empecemos por los tamaños. El mayor pene del reino animal en relación a su cuerpo no lo posee un actor porno, ni tampoco un gigantesco mamífero de cabellera leonada, sino un simple percebe (mide la mitad que la longitud de su cuerpo).

El pene es tan grande que incluso lo usan para fertilizar a sus vecinos: lanza el esperma al agua con la esperanza de fertilizar a hembras descuidadas. Este pene, pues, más que un pene es un irrigador-fecundador. Servidumbres de vivir permanentemente pegado a una roca.

El pene espada

Mosca_escorpion_regalos_de_saliva

Por su parte, el pene de las moscas escorpión es tan grande que puede ser usado como arma para enfrentarse a las arañas: ¿alguien ha imaginado a Nacho Vidal miembro en ristre como si fuera una espada? El nombre de mosca escorpión procede, cómo no, de su órgano reproductor masculino, que es muy similar al aguijón de un escorpión

El pene cohete

1366_2000

Si el tamaño no es suficiente, o la hembra no está dispuesta a ser penetrada, algunas especies de pulpo tienen la solución: el pene cohete. Que es exactamente lo que parece, es decir, un tentáculo peneano que se desprende del cuerpo del pulpo y nada por sí mismo hacia la hembra, como la flecha de Cupido versión XXX. Al cabo de una semana, un nuevo pene para sustituir al antiguo.

Bombas racimo

insects-657248_960_720

Las bombas de racimo contienen un dispositivo que, al abrirse, libera un gran número de pequeñas bombas. El equivalente sexual en la naturaleza es el pene de los chinches, o más bien “penes”, que son usados para perforar las paredes abdominales de la hembra y así esquivar la “vagina” de combate.

Arrancando penes a mordiscos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si el pene es un arma de guerra, también puede ser inutilizado como tal. Y nada mejor que hacerlo a mordiscos. Es lo que hacen las babosas banana, que se los arrancan unas a otras, para salir victoriosas en la dura carrera darwiniana. Una vez que les arrancan el pene, pasan a ser hembras.

¿Y el ser humano?

Lo de haz el amor y no la guerra, pues, solo puede aplicarse a la especie humana: en el resto de especies la distinción no queda muy clara.

Con todo, según las investigaciones de Gordon Gallup, psicólogo evolutivo de la Universidad Estatal de Nueva York, el pene humano también está diseñado para ser una herramienta de combate: la corona del glande (es decir, el borde) ha evolucionado como mecanismo para limpiar de esperma rival la vagina de la mujer, sacándolo de su interior antes de que llegue a los óvulos.

Imágenes | Pixabay

Con información de ABC, De los hombres y las moscas, Xataka Ciencia, Ibasque.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más historias musicales:

Diez versiones de Nirvana que hacen bueno a Ramoncín

Ocho canciones seminales de otros tantos géneros musicales

El móvil en tu bolsillo y la música en tus altavoces: ¿por qué tiene que haber un cable de por medio?

La murciana que fue la Ana Obregón de Hollywood y llegó a salir en Los Simpson