Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Una imitación cutre de Ciudadanos multiplica por diez sus resultados gracias a la confusión de los votantes

22 Dic 2015
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

Naranjito se ha estampado. Los 40 escaños logrados por Rivera y los suyos en el Congreso de los Diputados distan mucho de aquellos sondeos que auguraban un futuro más que prometedor para el líder de Ciudadanos, que llegaba a postularse como presidente del Gobierno.

Sin lugar a dudas, menos votantes de los esperados decidieron entregarle sus sobres, su futuro e incluso su virginidad a Riverita, a pesar de su buena planta y su impecable vestimenta. Pero además, hay otro factor que ha hecho que Ciudadanos pierda votos: la existencia de un partido que ha parasitado a la formación del yerno perfecto.  

Se trata de Ciudadanos de Centro Democrático. Además de tener un nombre sospechosamente similar, el CCD comparte con la cuarta formación más votada de estas elecciones el característico color naranja de su logo.

decalogo

Si el partido que ha llevado a Rivera al Congreso de los Diputados fue fundado en Barcelona en el año 2006, el aparente plagio de Ciudadanos nació en 2010. Su fundador, David García, había sido hasta ese momento presidente de las juventudes del Centro Democrático y Social (CDS) fundado por Adolfo Suárez.

Más allá de su fecha de nacimiento, el clon de Ciudadanos ha sabido aprovechar la subida de popularidad del partido de Rivera. A pesar de presentarse en solo tres provincias (Castellón, Valencia y Valladolid), Ciudadanos de Centro Democrático ha logrado multiplicar casi por diez sus resultados respecto a los conseguidos en los comicios de 2011.

Aunque no ha logrado representación en el Congreso de los Diputados, el crecimiento del partido de García (quien a sus 24 años es alcalde de Nules con solo 300 votos y tras un sorprendente pacto con el PSOE) es innegable: de los 1.064 votos logrados en las elecciones anteriores, Ciudadanos de Centro Democrático ha pasado a los 10.805 del último domingo.

datos

En Ciudadanos deben tener claro a qué se debe el crecimiento de este peculiar y supuesto partido parásito: ya el pasado mes de mayo, antes de las pasadas elecciones autonómicas y municipales, la formación de Rivera denunció la existencia de CCD y el uso del color naranja y una tipografía similar a la suya.

«Es el Ciudadanos pirata», protestaba entonces el portavoz de campaña de Ciudadanos en Castilla y León, Pablo Yañez. «La mayoría de sus candidatos se intentaron presentar con nosotros y no les dejamos», explicaba.

sobres

Sorprendentemente, el CCD no es el único clon contra el que ha tenido que luchar Ciudadanos (y que ha rascado más de un voto por la confusión). Además del caso del partido fundado por García, los de Rivera ya señalaron en las pasadas elecciones andaluzas otro posible caso de plagio: el del CILUS (Ciudadanos Libres Unidos).

Aunque la imagen y los colores de este partido, que fue creado en 2012, no se parecen en nada a los de Ciudadanos, el hecho de compartir una parte del nombre sirvió para que lograran más de 11.000 votos en los comicios andaluces gracias a la confusión. En estas elecciones generales de 2015, CILUS se ha desinflado y, aun así, le ha sacado provecho a su parecido con la formación de Rivera, pues ha obtenido más de mil votos.

Los votos perdidos por estos partidos plagio no servirían para que los resultados de Ciudadanos fueran mejores, pero parece innegable que algunas formaciones también vieron en Rivera a un caballo ganador del que poder sacar tajada. Sin embargo, Naranjito se ha estampado y sus clones no han llegado muy lejos. Otra vez será, Riveritas.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

banner-strambotic-1

Pon un plagio en tu vida:

– Un McDonald’s francés vendía marihuana a sus clientes a través del McAuto

– El inesperado éxito de la pizza con extra de… pizza

Cuando las monjas se sueltan la coleta: hermanas moteras, fumadoras y amantes de las armas

¿A qué edad surge el sentido del humor?

– Justino no es español: el anuncio de la lotería de Navidad regresa con polémica