Si a Amancio Ortega se le cae un billete de 100 euros, no le compensa recogerlo

amancioortega

Tiene una cantidad de dinero obscena. De entre su larga lista de éxitos capitalistas, Amancio Ortega puede presumir de haber sido el hombre más rico del mundo durante tres horas: en ese período de tiempo, superó a Bill Gates en la lista Forbes.

Ahora las cosas no le van precisamente peor al fundador de Inditex. El padre de Zara y compañía, que está a punto de convertirse en octogenario, es en estos instantes el segundo hombre con más dinero del mundo según la publicación estadounidense, que estima su fortuna en algo más de 68.000 millones de dólares (más de 63.000 millones de euros).

La brutalidad de su riqueza económica llega al punto de que, si el gallego más adinerado del mundo tuviera todos sus bienes en efectivo, tendría unas 500.000 toneladas de monedas de un euro.

Y la máquina de hacer billetes de Ortega no parece parar nunca. Si su carrera empezó a los 14 años como empleado en una tienda de ropa, ahora sus dividendos le reportan unos dos millones y medio de euros cada día o, lo que es lo mismo, Amancio Ortega gana más de 100.000 euros a la hora.

amancio ortega

Ante semejante fortuna (que daría para arreglar algún que otro problema nacional provocado por los recortes), el ricachón de Ortega no debe esforzarse lo más mínimo para ganar aún más dinero.

Tanto es así que, si se le cayera un billete de 100 euros al suelo, no le saldría rentable agacharse a recogerlo. Mientras cualquier mortal se mataría por meterse en el bolsillo una simple moneda perdida en mitad de la acera, para Amancio Ortega hacerlo con un billete de los verdes sería toda una pérdida de tiempo.

Más allá de lo que su compañía genera cada día, a Ortega le bastaría tener todo su dinero en una cuenta que le proporcione un 6 % de rentabilidad (algo a lo que cualquier españolito puede acceder; nada de los tratos exclusivos por parte de los bancos a los que estará acostumbrado el hombre más rico del país) para que sus más de 63.000 millones de euros le proporcionen algo más de 100 euros cada segundo.

Así, mientras el 45 % de la ropa vendida en las tiendas del grupo Inditex sigue siendo creada en fábricas de India, China, Brasil y Bangladés en las que la sombra de la explotación laboral sobrevuela desde hace años, agacharse a recuperar un billete perdido supondría a su propietario un esfuerzo ilógico en el que perdería calorías y apenas ganaría dinero.

SONY DSC

Si doblar el lomo por un billete de 100 euros implicaría perder un segundo de su valioso tiempo, es fácil imaginar qué debe hacer el señor Ortega cuando, caminando por la calle, se topa con la típica moneda de 5 céntimos. Con un poco de suerte, ni siquiera sabrá qué es eso redondo de color cobrizo que hay ante él. Los demás, sin embargo, la cogeríamos sin dudar.

---

Con información de Cinco Días (y 2), Forbes, Euro, El Comercio, El País, El Mundo y Mic.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Para seguir llorando:

- Bienvenidos a la batalla de ratas muertas, probablemente la fiesta más asquerosa de España

- Cuando las monjas se sueltan la coleta: hermanas moteras, fumadoras y amantes de las armas

- ¿A qué edad surge el sentido del humor?

- Gordoísmo, una religión que anima a sus fieles a comer hasta que revienten