Amenazan a un pastafari con retirarle el carnet si le sorprenden conduciendo sin el colador en la cabeza

pastafari

Los pastafarianos creen en la existencia de un dios de espaguetti volador que creó el mundo, rige nuestros destinos y quiere que sus seguidores se identifiquen llevando un colador de pasta a modo de sombrero. Puede que muchos de ellos no lo crean del todo, pero de cara a las autoridades reclaman su peculiar confesión y su derecho a llevar el colador acreditativo en las fotos oficiales.

El último en conseguir que le permitan aparecer con un colador en la foto del carnet de conducir es el ciudadano ruso Andrei Filin, que lleva años luchando contra la "discriminación de los pastafarianos" en su país. El inspector del Departamento de Tráfico de Moscú, Vladimir Kuzin, ha autorizado a Filin a aparecer en la foto del carnet con el colador a modo de tocado, pero con una condición: "La próxima vez que la patrulla de tráfico le pare y no lleve puesto el colador en la cabeza, le retiraremos el carnet".

spaghetti_monste638

Los pastafarianos llevan una década luchando por el reconocimiento de su peculiar fe, más una parodia del resto de las religiones que una religión en sí misma (aunque nunca se sabe). En 2013, el tejano Eddie Castillo fue el primer estadounidense en aparecer con el colador en la cabeza en su licencia de manejar, según cuenta Hoja de Router. Un año después, una antigua estrella del porno, Asia Lemmon, logró aparecer con su preceptivo colador en la foto de su carnet de conducir de Utah.

pastafarian_utah-800x430

Muchos han sido los mártires de esta desigual batalla entre los gobiernos y la neonata religión, que va ganando algunas batallas: en 2014 Polonia se convirtió en el primer país del mundo en aceptar el pastafarismo como religión oficial. Nada mal para ser el país del Papa Woitjila y los gemelos Kaczynski, dos meapilas de infausto recuerdo.

En España, la cosa va despacio y aún no tenemos nuestro primer pastafariano oficial, en parte porque las autoridades competentes (o lo que sea) aún no han dado carta de oficialidad a la religión del monstruo de espaguetti volador, aunque sus apóstoles están en ello.

fsm_638

Ahora, un poquito más al norte, el intrépido pastafari Filin ha intentando encaramarse a las barbas de las autoridades rusas pero como dice el proverbio eslavo, "al abuelito con pistolas de agua". El verdadero creyente de la religión pastafari o lleva siempre puesto el colador o es un impostor.

Visto en Yahoo! News, vía Neatorama. Con información de Iglesia Pastafariana, Hoja de Router, Cartel Urbano y Think Progress.

BONUS TRACK: El insólito caso de la palmera que camina

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras misas:

Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

Una comuna de ‘hackers’ en Lanzarote desafía al sistema emulando a Allende

Llega el billar elíptico: tras cinco siglos de carambolas rectangulares, la geometría se rebela

John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)