Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

«El último tema de Kiko Rivera bebe claramente de los versos de Góngora»

20 Ene 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

kikorivera

George Orwell no pretendía que ‘1984’ se convirtiera en un manual de instrucciones del totalitarismo, como muchos gobiernos parecen haber interpretado. Del mismo modo, Víctor Lemes no pretendía con su ‘Análisis estructural de una canción comercial’ dar pistas a los perpetradores de ritmos de moda sobre cómo componer un adefesio musical.

Y sin embargo, el artista antiguamente conocido como Paquirrín parece haberlo seguido al pie de la letra con su nuevo hit bailable, Sangre caliente’. Le hemos pedido a Lemes que analice para Strambotic la canción de Kiko Rivera, “una obra de arte hasta ahora superada solo por el Guernica, a mi parecer”.

Este es su dictamen:

Analizando la canción a grandes rasgos se aprecia que en la introducción, la letra inicia la trama con una directa declaración de intenciones al estilo de Garcilaso en sus primeras obras:

“No puedo reprimirme ante tus encantos,
pretty girl tú me gustas tanto”.

Continúa sus pretensiones reiterando que la destinataria es “pretty girl” otra vez por si no había quedado claro: 

“Entre tus brazos enloqueciendo
pretty girl me vas encendiendo,
en tu fuego me estoy quemando”. 

Apréciese el estilo vanguardista de rimar un gerundio con otro gerundio, un complicadísimo recurso que denota horas de elaboración en la búsqueda de la rima consonante. Mecanismo que abandona en el tercer verso, cambiando “Endo” por “Ando” y sorprendiendo así al espectador.
A continuación, en un fluir de la consciencia y monólogo interior joyciano enumera cual brainstorming una serie de imperativos hacia pretty girl: 

pon tu boca aquí,
déjate ir,
devórame las pieles de principio a fin”

Aquí el autor desvela su capacidad de empatía dado que asegura tener dos o más pieles, ergo puede ponerse en la piel de cualquiera en general y de preety girl en particular. 

paquirrín

Te harás llamar Kiko Rivera, pero para nosotros siempre serás Paquirrín.

Acto seguido se ve en la necesidad de aclarar quien es el emisor de dicha propuesta por si la receptora no sabía aún quién le estaba cantando. Reza: 

“porque soy yo tu sexy boy” 

Sí, por lo visto es él y hay que recalcarlo; y lo remata con la frase existencialista de la canción, digamos que el resumen metafísico de la obra: 

“Estoy por ti, estás por mí”. 

Llega el estribillo, una especie de cadáver exquisito riega los versos:

“Sangre caliente mis sabanas y tu fuego
Sangre caliente tu tan sensual es surrender”

¿Por qué? ¡Porque sí! 
Cuando el autor dice “Surrender” no se refiere a “su render” hablando del renderizado del montaje de vídeo (el videoclip se analizará en próximos artículos) No. Dice “Surrender” porque sí. ¿Y por qué no? Tal vez sea un metamensaje dirigido a los analistas de la letra, ya que la traducción de “Surrender” es rendición, y yo, personalmente, me rindo y dejo de especular ya el por qué de dicha expresión.

“Sangre caliente, we always living together
Sange caliente, nuestra aventura forever”

Continuando con el inglés mezclado, se me ocurren dos posibles razones. Una: que tras el largo proceso de composición lírica mencionado antes, se cansara de buscar rimas en español, y la búsqueda fue su surrender. O dos: que haya una pretensión por llegar al mercado internacional mezclando el idioma mundial por excelencia con el latino para cerciorarse de que la canción suene en todo el mundo. Pero no, sería demasiado pretencioso y no creo que esa fuera su intención ni la de su compañía. Demasiado arriesgado. Así que opto por la opción A

“Tu aroma forma parte de mi sustento
de tu cuerpo yo me alimento
de comerte no me arrepiento

Corre pretty girl, que Kiko ha visto ‘El silencio de los corderos’.

“No puedo aguantar más lo que estoy sintiendo
Fíjate lo que estás viviendo
A la luna vamos subiendo “

Vuelve a usar el vanguardista recurso de rimar gerundio con gerundio, dejando a las claras su impronta marcada con pinceladas kafkianas.
En resumen, ‘Sangre caliente’ está llamada a ser un éxito sin parangón porque sólo utiliza tres acordes en todo el tema. La única pega, según Víctor Lemes, es que a la canción “Le falta flow. Es lo único que hará que esta canción no rompa los escenarios ni las radiofórmulas, le falta el featuring, tenía que haberse buscado a un reguetonero experto en añadir rimas a la minuciosa trama de la canción, y darle «Sabol» con gestos anatómicamente difíciles”.

¡Súmate ya a la fiebre Lemes en Facebook y en Twitter!

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Permíteme que insista:

TVE confunde el emblema de Al Qaeda con el de la Alianza Rebelde de ‘Star Wars’

Los diez edificios más feos de España

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena

Cuando los ‘lobbies’ y la prensa sensacionalista cortaron de raíz el cáñamo en Estados Unidos