Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El Papa del Palmar de Troya abandona el cargo porque “ha perdido la fe” y se amanceba con su novia granadina

27 Abr 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

papa--575x323

Foto: Ideal.

“Me voy a Sevilla inmediatamente. Mi chica es devota del Papa Clemente”. Estos versos de Siniestro Total fueron mi primer contacto con el muy bizarra realidad de El Palmar de Troya, una secta católica que se escindió del mandato de Roma allá por los años 79 cuando su líder, Clemente se declaró Papa.

Eones después, el año pasado, llegué por fin a las puertas del Palmar de Troya, con la sana intención de visitar aquel santo lugar donde se apareció (también) la Virgen y, quién sabe, convertirme. Y a las puertas pude llegar porque un fornido portero me impidió acceder al templo, rodeado de una muralla de tres metros de altura para salvaguardar la intimidad de la anacrónica fe.

Lo que sí pude ver fue la entrada de los feligreses, todos guiris, ellas vestidas de riguroso negro y tocadas con mantilla; ellos, por separado, de traje y corbata. Precisamente fue mi inapropiado dress code el argumento del portero para impedir mi entrada. Igual que me pasaba en la disco cuando era un zagal, allá por el siglo XX: no me dejaban entrar por llevar playeras.

Todo esto viene a cuento porque el tercer Papa de la dinastía de Troya -Gregorio XVIII, Ginés Jesús Hernández, en su vida civil- acaba de dimitir de todos sus cargos, pero no por cansancio, como hizo hace unos años su homólogo católico, Benito XVI (te quieren cinco o seis) sino porque “había perdido la fe”, según la carta que envió a los fieles. Lo que no contaba Goyo 18 es que no sólo había perdido la fe sino que el ínterin había ganado una “amiga especial”. Sí, el Papa tenía novia.

nieves triviño

Foto: Facebook.

La agraciada se llama Nieves Triviño y es natural de Monacil (Granada), donde ejerce como “animadora sociocultural” del pueblo, si hemos de creer la crónica del periódico Ideal de Granada. Y a fe que lo hacemos:

Nieves Triviño Girela aprovechaba la junta vecinal para presentar a su novio, y ya expapa. Y anunciaba que habría boda «a finales de agosto o principios de septiembre», según confirman desde la familia.

Según cuenta el rotativo, la “crisis de fe” del eclesiástico empezó nada casualmente en torno al pasado San Valentín, cuando conoció a la granadina. Por aquellas fechas, la pizpireta Nieves contó al mundo -a través de la indiscreta red Facebook- que había empezado una “nueva relación”, para alborozo de sus amigas, que todavía no sabían que el fiancé no era un cualquiera sino un Papa cismático.

Lo cierto es que Ginés ya había tocado techo en su carrera eclesiástica porque ¿a qué se puede aspirar una vez que ya eres Papa? No lo ve así el periodista del Ideal, Antonio Carbillón, para quien:

El caso es que Ginés ha tirado por la borda una carrera eclesiástica en la que había invertido muchos esfuerzos. Tras la muerte del fundador de la orden en 2005, Clemente Domínguez, que reinó como Gregorio XVII, tomó el relevo Manuel Alonso (alias Pedro II), que falleció en 2011. Empezó el tiempo de Ginés, que había ejercido de abogado, secretario de estado y mano derecha de Alonso. Para dar brillo a su poder encargó su propio sello papal con una imagen del Cristo de la Sábana Santa de Turín.

Qué tiempos aquellos que los Papas morían de viejos o asesinados, y no tentados por dos tetas.

Con información de Ideal y Wikipedia.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

 

Abundando:

Franco luce en la cúpula de El Palmar de Troya

 ¿Cuántas hostias tendrías que ingerir para engullir a un Jesucristo entero?

Kikeman, el hombre que le canta a la marihuana