Estos eran los requisitos exigidos para ejercer la prostitución en el Madrid de Cervantes

Baburen_-Lockere-Gesellschaft_Mainz

Este 1 de enero de 2016 comenzó el año Cervantes, dedicado al cuarto centenario de la muerte del llamado príncipe de los genios españoles, el más célebre escritor en lengua castellana de todos los tiempos. Y se multiplican por doquier los homenajes, lecturas y eventos varios dedicados a reivindicar la figura y la obra del Manco de Lepanto. Aprovechando que el 22 de abril se celebran los 400 años de su defunción queremos recordar a unos personajes a veces protagonistas, mayormente secundarios, de buena parte de la literatura de nuestro llamado Siglo de Oro: las prostitutas.

"No hay ciudad en el mundo donde se ven más meretrices a cualquier hora del día. Las calles y paseos están llenos. (…) Estas pecadoras campan con entera libertad por Madrid porque las grandes damas y las mujeres de pie apenas salen". Antoine de Brunel (1655)

Siglo XVI.  Madrid es el mayor lupanar de Europa. Según el libro de Nestor Luján La vida cotidiana en el siglo de oro español, existen numerosos prostíbulos situados en la Calle de Francos (curiosamente, Cervantes tuvo su última residencia en la la calle del León esquina con Francos), donde acuden a desfogarse los hombres de clase alta; o en la Calle Luzón, más visitados por los comerciantes y los turistas de la época. Las clases más populares se entregan al pecado en la bulliciosa Plaza del Alamillo y la peor clientela, la más peligrosa, hacen lo propio en la Calle Primavera. Al menos hasta que tanto escándalo y tanto desenfreno hace a los alcaldes de Felipe II trasladar buena parte de aquellos puticlubs a las más discretas barriadas de San Martín y San Juan.

Todo está regulado y las arcas del Imperio donde no se pone el sol son generosamente alimentadas por esta profesión a la que se ven abocadas muchas mujeres por culpa de la pobreza y la necesidad.

joli150-copia41

Licencia para ejercer la prostitución.

Ni estas desdichadas escapaban a la alambicada burocracia imperial. Si se quería ejercer la prostitución legalmente, debías.

-Ser mayor de doce años.

-Haber perdido la virginidad.

-Ser huérfana o de padres desconocidos o haber sido abandonada por la familia, siempre que esta no fuese del estamento noble.

Una vez satisfecho este apartado, la desdichada candidata a trabajadora sexual debía pasar una ceremonia ante un juez. El funcionario de turno pronunciaba un monótono sermón en el que sugería a las postulantes que cejasen en sus planes laborales. Una vez rechazado este punto, el juez les hacía acto de entrega de un documento que las autorizaba a hacer la calle. Esto, claro, cumpliendo una serie de estrictas reglas sanitarias y aceptando someterse a las inspecciones gubernamentales de las casas de lenocinio. Estaba prohibido mantener relaciones sexuales en caso de tener enfermedades venéreas. Según el ABC, de incumplirse este punto, la infractora era castigada con una pena de cien azotes, la pérdida de todos los enseres o con el destierro de la ciudad.

Dirck-Van-Baburen-The-Procuress-2-

Tipología lumi.

Una vez en la calle, según tu clientela, tu edad o tu forma de vestir, podías recibir alguno de esta serie de epítetos.

Devota. Trabajaba fundamentalmente con gente de la iglesia. Podía tratar con sus clientes en régimen de concubinato o estar a cargo de unos cuantos clérigos.

Cada cual, como aquellos diezmos de Dios, así le venían luego a registrar para que mirase yo y aquellas sus devotasLa Celestina (Fernando de Rojas)

pornocracia-putas-gobernaban-roma_5_2144359

Escalfafulleros. Prostituta "de baja calidad" que obtenía a su clientela de entre los fulleros, rufianes y valentones.

Gorrona de puchero en cinta. Mujeres que se prostituían a cambio de comida.

Lechuza de medio ojo. Puta callejera, tapada "a medio ojo" por el manto.

¿Tú te comparas conmigo

que peco de mar a mar

si lechuza de medio ojo,

vas de zaguán en zaguán?  (Francisco de Quevedo)

La dama que cubre el pecho, Tintoretto

Marca godeña. Ramera principal que vestía ropas de calidad y ganaba hasta cinco ducados al día.

Maleta. Acompañaba a los soldados. Hacia 1640 se limitó su presencia a un ocho por ciento de la proporción de soldados. Se les llamaba también soldaderas.

En la compañía éramos cerca de cincuenta…y con cinco mozas que llevábamos en el bagajeVida y Hechos de Estebanillo González

Mujer de manto tendido. Moza joven que usaba como tapadera diversos oficios al tiempo que se prostituía por cuenta propia.

Violante de Navarrete:

moza de manto tendido,

la bandera de rodete,

entre hembras luminaria

y entre lacayos cohete. (Góngora)

Caridad-celosa-Maria-Castro_MDSVID20150127_0140_17

Pandorga. Prostituta "grande, madura y fondona". Conocidas también como "pandorgas de la lujuria"

Porque sobre los Trigueros

pandorga de la lujuria,

respeto que fue de un tiempo

de Benito el de la RubiaCancionero. (John Hill)

Piltrofera. Prostituta a domicilio que dormía en muchos piltros o camas.

Mira qué vieja rasposa por vuestro mal sacáis el ajeno: puta vieja, cimitarra, piltrofera. Soislo vos desde que nacisteis". La lozana andaluza (Francisco Delicado)

Trin tin y batín. Así se llamaba a las que cobraban en dinero contante y sonante. El nombre era una imitación del sonido de las monedas.

jacob-adriaensz-backer-la-cortesana-museo-de-arte-antica-lisboa

Trotona. Callejera.

Trucha. Prostituta muy joven y de cierta clase.

Si llegamos a Alcalá, le tengo que servir allí…con un par de truchas que no pasen de los catorce, lindas a mil maravillas y no de mucha costaQuijote de Avellaneda

Zurrapa. Prostituta "de muy baja calidad".

Las putas cotorreras y zurrapas,

alquitaras de pijas y carajos,

habiendo culeado los dos mapas

engarzada en cueros y en andrajos

cansadas de quitarse capas.

llenaron esta boda de zancajos. La boda de la Linterna y el Tintero. (Francisco de Quevedo)

BONUS TRACK.

Extensión y fama del oficio de puta, de Francisco de Quevedo, recitado por Tomás Galindo.

Con información de La vida cotidiana en el siglo de oro español, de Nestor Luján.

Jaime Noguera escribió la quijotesca novela España: Guerra Zombi‘.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

En otro orden de cosas:

Chemtrails, el (fallido) plan para exterminar a la Humanidad

Desde Rusia con amor: las fotos más delirantes de los sitios de ligoteo rusos

La horda de desalmados que se dedica a corromper los entrañables ‘pinta y colorea’

– Los diez mejores carteles del cine español