Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando Miguel de la Quadra-Salcedo pulverizó el récord del mundo de jabalina lanzando al «estilo vasco”

20 May 2016
Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

1956 de la Quadra

Esta mañana nos despertábamos con la triste noticia de la muerte de Miguel de la Quadra-Salcedo, aventurero, reportero de guerra y enorme deportista, un Indiana Jones baturro que vivió la vida a grandes sorbos. Dentro de su peripecia vital hay un episodio notable y poco conocido: un jovencísimo De la Quadra pulverizó el record del mundo de lanzamiento de jabalina valiéndose de una técnica propia del deporte tradicional vasco: el “estilo pastor”.

El lanzamiento actual de jabalina viene siendo el mismo desde los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia hasta la actualidad. Sin embargo, en la década de los 50, un grupo de irreductibles vascos revolucionó la disciplina adoptando el “estilo Eurasquín”, adaptación del lanzamiento de barra vasca (palanka, en euskera). Patxi Mendiburu explica los rudimentos de esta técnica:

Se trata de una barra cilíndrica de hierro, un poco menor que las jabalinas clásicas, con un grosor semejante, que se moja con espuma de jabón para un mejor deslizamiento de la mano. El palankari, apoyando la barra en su espalda, realiza una corta carrera que incluye dos, tres o más giros, para acabar soltándola por el hueco de la mano, por donde se deslizaba con facilidad.

erausquin

Eurasquin, el pionero.

Félix Eurasquin, como su propio nombre indica, fue el inventor de esta modalidad, que compartió con su compadre Miguel de la Quadra Salcedo: “Pues yo la jabalina la mando más lejos que nadie, al ‘estilo pastor’”, le confesó medio en broma. Miguel -que en aquel momento tenía 24 años- superó rápidamente a su mentor, que ya lanzaba por encima de los 80 metros, y se dio cuenta de que podría superar sin problemas los 100 metros (en 1956 se superó por primera vez la barrera de los 80 metros).

Dentro No-Do:

Dicho y hecho: en 1956, De la Quadra lanzó la jabalina a 82’80 metros y al año siguiente empezó a superar los 100 metros con regularidad. Su récord personal quedó establecido en unos astronómicos 112,30 metros de distancia, una distancia insalvable para los lanzadores de la época… y para los actuales: la máxima distancia oficial alcanzada fue de 98,48 metros en 1996, el récord vigente del checo Ján Zelezny antes de que se cambiaran el centro de gravedad de la jabalina.

[NOTA: Un amable lector nos envía esta corrección: Uwe Hohn hizo el lanzamiento más largo de la historia de la jabalina en 1984: 104,8 metros.]

miguelseñalando

De la Quadra a los jueces: «Id a buscar la jabalina por allí». Imagen: Ángel Colina.

Aquella plusmarca era un desafío al atletismo mundial, y la Federación reaccionó reculando como los cangrejos en lugar de adoptar la “doctrina Fosbury” que elevó varios palmos las plusmarcas del salto de altura. Según cuenta el blog El Derviche Rojo:

El atletismo mundial quedó conmocionado, y comenzó el debate sobre aquella forma tan poco ortodoxa de lanzar la jabalina. La organización de los Juegos de Melbourne, celebrados también en el 56, entró en pánico ante la idea de que esos atletas con pinta de aldeanos pulverizaran tan fácilmente todos los récords de la modalidad, hasta entonces en manos de disciplinados deportistas nórdicos.
La IAAF decidió modificar el reglamento, a pesar de la enérgica protesta de la Federación Española de Atletismo. El llamado estilo Erausquin o estilo español fue finalmente prohibido por la Federación Internacional, aduciendo que la técnica era poco segura para los espectadores y asistentes.

No obstante, De la Quadra-Salcedo llegó a formar parte de la delegación que España envió a los Roma 1960, aunque no llegó a entrar en liza, dados los reparos de la organización: si Miguelón y los suyos lanzaba por encima de los 100 metros, algún espectador acabaría asaeteado por la jabalina «estilo vasco». O eso o reconstruir el Estadio de Roma para aceptar la disciplina: «La IAAF decidió que la técnica era peligrosa para lanzadores inexpertos, modificó el reglamento para indicar que los lanzadores no podían en ningún momento dar la espalda a la dirección del tiro, y le anuló el récord», cuenta Fernando Carreño en Tirando a Dar.

Por tanto, salvo error u omisón, Miguel De la Quadra-Salcedo sigue siendo el ser humano que más lejos ha logrado lanzar una jabalina. Descanse en paz, Don Miguel.

Migueldelaq

Con información de Patxi Mendiburu, El Derviche Rojo y EF Deportes. Gracias, papá por contarme esta historia cuando era un crío.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Cambiando de tema:

Los conductores fumados tienen mucho menor riesgo de accidente que los ebrios

Los diez fraudes más escandalosos de la historia del deporte

Milagro en Rusia: desaparece el reloj de 25.000 euros de la muñeca del patriarca ortodoxo

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena