Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando Canarias quiso separarse de España para unirse a Brasil, EEUU o Inglaterra

02 Jun 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

13285763_10153797867819069_1712101473_n

 “En caso de ser tomada España por Bonaparte, de estas islas se formaría un estado separado, el cual quedaría bajo la protección inglesa.”  Juan Primo de la Guerra y del Hoyo, tercer Vizconde de Buen Paso.

Estamos en el año 1810. Toda España está ocupada por los franceses. ¿Toda? ¡No! Canarias, Baleares, Cartagena, Cádiz, Galicia y las colonias americanas, amén de Filipinas y la Micronesia española resisten todavía y siempre al invasor… Ante este oscuro panorama surgen iniciativas para recuperar el autogobierno en varias capitales de provincia del país: las famosas “Juntas”, cada una con sus propios ejércitos y sus finanzas. En el Archipiélago Canario, a donde las preocupantes noticias peninsulares llegan con casi un mes de retraso, reina el desconcierto y la desazón.  La Junta Suprema Canaria, creada en San Cristobal de la Laguna (Tenerife) y formada por la burguesía caciquil, se reune para decidir el futuro del archipiélago. ante la perspectiva de una invasión francesa.

¿Qué hacer? ¿Quedarse en aquella España sumida en el caos, independizarse como sucederá con las colonias americanas, o unirse a alguna otra potencia? Sí, amigos. Hubo varios paises candidatos para que Canarias se integrasen en ellos y hasta se llegó a enviar un barco para establecer negociaciones directas con uno en concreto. La suerte tuvo mucho que ver con que Canarias siga hoy siendo parte de España.

Según la ponencia Impacto y consecuencias en Canarias de las guerras del primer tercio del siglo XIX en España y en América (Pedro Bonoso González Pérez y Emilio Abad Ripoll , 2004) la Junta Suprema Canaria , liderada por el marqués de Villanueva del Prado, Alonso de Nava y Grimón, debatió varias posibilidades para proteger a las islas de una invasión napoleónica. Uno de los miembros del gobierno autónomo canario, el tinerfeño Marqués del Sauzal Juan Antonio Cologán de Franchi, tomó nota de las diversas propuestas que aparecían en un informe realizado con idea de decidir el futuro de Canarias .

Por un lado se consideró la independencia, lo que exigía el abstenerse de todo contacto con las naciones en guerra.

“…formaríamos en medio del mar una pequeña república comerciante como la de Génova.”

La peregrina idea no parecía realizable. Sin ejército y sin una poderosa fuerza naval, una nación insular como Canarias quedaría al albur de las buenas intenciones de las potencias europeas. Había que buscar a un socio que aportase la protección que proporcionaba Madrid hasta la puñalada trapera de Napoleón, pero un socio que mantuviese los privilegios que las Canarias tenían en el marco del Imperio Español.

“…es indispensable el ponernos bajo la protección de una Nación poderosa, o como protegidos, formando una república o haciendo parte integrante de la referida nación, o de aquella que más se acerque a la conservación de los referidos privilegios”.

Cuatro naciones parecían ser las mejores candidatas para sus banderas sustituyesen a la rojigualda en los edificios oficiales de las siete islas.

JUAN ANTONIO COLOGAN DE FRANCHI MARQUÉS DEL SAUZAL 1793-1854, ALCALDE REAL Y PARLAMENTARIO

Juan Antonio Cologán de Franchi (1793-1854)

El Reino del Brasil

Portugal, al igual que España, había sido invadido por Napoleón, pero el Reino de Brasil, donde se encontraba exiliada la familia real portuguesa y su Corte, seguía en pie. Desde Canarias a la ciudad brasileña de Natal hay unos 4000 km, así que tampoco era tan descabellado pensar en una unión con el país del Amazonas.

“Si nos unimos al nuevo Reino del Brasil sería bajo nuestra Constitución y Junta Suprema. El Gobierno del Brasil se comunicaría directamente con esta Junta sin necesidad de Gobernador ni de otra autoridad alguna. Si no se admitiere nuestra proposición sin gobernador, se admitirá éste como miembro y jamás como Presidente de la Junta, pues debe siempre estar sometido a ella. Como el acto de someternos a ser parte integrante de aquel Reino sería un acto de nuestra propia voluntad, podríamos pedir todo lo que nos conviniera, y caso de acordarse con nuestras voluntades aquel gobierno, se darían todas nuestras órdenes en nombre de Su Majestad el Rey o Señor de estas Islas.”

Pros:

¿Qué mejor que la caipirinha , las garotas de Ipanema, la lambada y la samba para decir “até nunca!” a España? Por cierto, en  la Isla de la Palma se habló hasta principios del siglo XX el portuñol, así que eso ya tenían ganado.

Contras:

Si en Canarias recibían las noticias de la Península (a unos 1200 km de distancia) con un mes de tardanza, la comunicación con Brasil habría sido más lenta que el caballo del malo. Pensando en el futuro, el carnaval canario podría haber perdido su singularidad al competir con el de Rio de Janeiro.  Por otra parte, la importación a Canarias de la temible araña bananera brasileña (que con su picadura causa erecciones de hasta cuatro horas de duración) podría haber causado estragos entre las plantaciones del plátano canario.

800px-Flag_Kingdom_of_Brazil.svg

Bandera del Reino del Brasil. (1808-1815)

 

 

Estados Unidos de Norteamerica

En 1808 el territorio continental de Estados Unidos de Norteamérica tenía aproximadamente la mitad de extensión que hoy en día. Napoleón, siendo Primer Cónsul francés, había vendido hacía cinco años al gobierno del presidente  Thomas Jefferson la Luisiana,  nada menos que 2 millones de kilómetros cuadrados por 23 millones de dólares. El informe de la Junta Canaria señalaba que:

“Como en este caso nuestra agregación sería voluntaria, tanto más razón de nuestra parte para existir bajo nuestras leyes y sistema de nuestra constitución, enviando nuestros diputados para concurrir con  ellos a la operación de la Asamblea General de dichas Provincias.  (…) Las Provincias Unidas,  siguen un sistema de neutralidad que no promete causarnos embarazos ni exponernos a excesivas contribuciones. Sin embargo, el ser parte integrante de esta república no puede sernos tan útil como el ser república nosotros mismos, sin dependencia de nadie y bajo la protección de todos.”

Pros:

Canarias habría entrado en EEUU antes que Texas o Hawai, por lo que podrían haber sido un estado de pleno de derecho. Heinz tendría 58 variedades en lugar de 57 y distribuiría el mojo picón por todo el planeta. Hollywood habría adaptado las novelas de Albert (Al, para los amigos) Vázquez Figueroa.

Contras:

Hubiésemos perdido los Episodios Nacionales de Benito Perez Galdós, que habría escrito quizás sobre la guerra civil americana y nunca habría aparecido en los añorados billetes de mil pesetas. Para ir a veranear a Canarias, necesitaríamos visado.

canariasUSA-600x300

Las Américas españolas

El Archipiélago Canario era uno de los territorios no europeos de la Corona española.  Ante la posibilidad de que gran parte de las colonias americanas se independizasen (cosa que sucedió) , se abría una puerta para unirse a ellas. La Junta fantaseó sobre una Gran Colombia bajo la protección del Reino Unido y con Canarias como intermediaria. De hecho, al leer la alambicada nota de Cologán de Franchi sobre esta opción, queda patente que los canarios se consideraban parte de América.

si se declarasen independientes, nos someteríamos a ellas bajo las mismas condiciones. (…) siendo, además de todo lo anterior, nuestras Islas la única estancia de las Américas cerca de Europa,  vendrían a ser estas Islas el almacén de todos los productos de América para su distribución; lo que, agregado a nuestro propio comercio, podría hacer del Archipiélago el país más feliz del mundo.

Esta opción ha dejado poso en el subconsciente canario. Según contaba en 2012 el blog de humor El Baifo Informado, el filósofo irlandés Charles Brute sugería que que Tenerife fuese un Estado asociado a Venezuela, aunque luego abogaba por una unión más profunda y duradera en la forma de unos “Estados Unidos de Tenezuela” o “Confederación de Venerife”.

Pros:

Músicos canarios como los Sabandeños, Pedro Guerra,  José Vélez  o Rosana tendrían quizás un sesgo más internacional en sus carreras, y grabarían directamente en Miami sus colaboraciones con Shakira, Ricky Martin o Luis Miguel. Podríamos haber disfrutado en nuestras pantallas de telenovelas con títulos como “Yo soy Fayna la fea“,  “Los majoreros también lloran” o “Gofio con aroma de mujer“.

Contras:

Quizás los canarios se deberían haber enfrentado en estos dos siglos a cosas como el corralito, la inflación galopante, una gira de Albert Rivera por un archipielago bolivariano o a falsas acusaciones de financiación ilegal a un partido politico para desestabilizar lo que quedase de España.

Podríamos haber sufrido en nuestras pantallas con telenovelas  como “Yo soy Fayna la fea“,  “Los majoreros también lloran” o “Gofio con aroma de mujer

Tenezuela

Bandera de “Tenezuela”.

Reino Unido

¿Y asociarse al mayor enemigo de Napoleón? Un país con unas escuadras navales capaces de proteger su vasto imperio de las garras del pequeño corso podía tambien proteger a las Canarias. Como podemos leer en CanariasCNNews, se consideró incluso pagar a Inglaterra por esta protección.

“Si no se consiguiera como protección amistosa, se podría gratificarle con una recompensa de 6 a 10.000 libras esterlinas.”

Por aquellos años Santa Cruz de Tenerife y el Puerto de la Cruz nadaban en la abundancia gracias a que el Reino Unido trasegaba grandes cantidades de vinos canarios debido al bloqueo napoleónico. Los intereses económicos parecían primar, así que la asociación con Gran Bretaña parecía ser la más interesante, crematísticamente, claro. Había que hablar con los ingleses. Sin embargo, la cosa no salió como esperaban. Cologán de Franchi dejó registrada la mala suerte que tuvo su camarilla a la hora de cerrar un acuerdo.

“Fue fletado un barco para Gran Bretaña para negociarlo con el gobierno británico, aunque se frustró porque el navío fue hundido

¿Quién hundió el barco? No hemos encontrado evidencia documental al respecto, pero imaginamos que los franceses o alguna tormenta.

Pros:

Las Canarías podrían haberse convertido en la versión insular de Gibraltar,  algo que podría haber sido enormemente positivo para los isleños, que como los “llanitos”, se hubiesen negado a abandonar el United Kingdom por  mucha oferta de cosoberanía que hubiese presentado el gobierno español. Su economía podría ser similar a la de la Roca, con un montón de empresas fantasmas distribuidas por las siete islas, un paraiso del blanqueo de dinero multiplicado por siete. Formarían parte de la Commonwealth , que tiene su aquel. Para el resto de España, probablemente lo único positivo es que nunca hubiésemos tenido a José Manuel Soria de ministro.

Contras:

La gastronomía canaria se habría resentido seriamente al tener que acostumbrarse al fish and chips, las baked beans o el haggis.

Además de con Gibraltar, los españoles sufriríamos con la añoranza de las Islas Afortunadas, el ¡fós! y el ¡ñós!.  Además el “una hora menos en Canarias” no figuraría en el imaginario colectivo español. ¿Y quién nos llamaría “mi niño” aparte de nuestras madres?

13324413_10153800158539069_1790798416_o

¿La bandera de una unión canario-británica?

 

 

¿Y qué pasó entonces?

En una película de Mel Brooks o de los hermanos Zucker, las clases dirigentes tinerfeñas habrían mandado un barco en busca del barco desaparecido y otro en busca de este último. El gag habría continuado con el envío de otro en busca del último enviado. Y así otro y otro.

Al bajonazo que supuso la pérdida de los emisarios enviados a negociar con la pérfida Albión se unió que el plan tinerfeño fue contestado por Gran Canaria, como relata Manuel Hernández González en su libro La Junta Suprema de Canarias y la emancipación americana.  Dice el autor que esta isla no quería someterse al vasallaje de Tenerife. De hecho, nunca aceptó la legalidad de la Junta Suprema, constituyendo un cabildo permanente e independiente como órgano soberano. Ante la falta de unidad, poco se pudo hacer para independizar Canarias y menos para unir su destino al de otro país.

Con información de Tertulia amigos del 25 de julio , La Opinión de TenerifeEl Baifo Informado y CanariasCNNews.

Imagen de cabecera obra de Agudeza Visual Creativos.

Jaime Noguera  es medio canarión y autor de España: Guerra Zombi.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

Cinco datos curiosos sobre animales que comen marihuana

Parecidos razonables: El delirante álbum del político hispano y su doble animal

La flota alemana hundida en la I Guerra Mundial por cuyo acero suspira la industria espacial

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato