Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

`Salvemos la concertada’: cuando los pijos se ponen perroflautas

23 Jun 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Inma Saranova

salvem

Después de “Salvem el Cabanyal” (La plataforma ciudadana creada para salvar el barrio valenciano del Cabanyal de proyecto de destrucción a manos del gobierno de Rita Barberá con el objetivo de ampliar la avenida de Blasco Ibañez prácticamente hasta Ibiza); “Salvem L’Horta” (plataforma en defensa de la huerta valencia cuyos miembros llegaron a ir a juicio por el simple hecho de desplegar una pancarta en defensa de la huerta durante un pleno del ayuntamiento de Alboraia en 2005); y de tantos otros “salvems” surgidos a lo largo y ancho de la comunidad valenciana durante el gobierno del Partido Popular; ahora llega, atención: “Salvem la concertada”.

Bajo el lema de salvar la educación concertada, surgió a finales del año pasado un movimiento ciudadano al amparo de la “Mesa por la educación en Libertad”, una entidad compuesta por la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia,  la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia, las Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana, la Asociación de Profesionales de Profesores de Religión en Centros Estatales, el sindicato USO de la Comunidad Valenciana, el Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa,  el Foro Valenciano de la Familia, la Confederación de Padres de Alumnos, y (sorpresa), el Partido Popular de la Comunidad Valenciana.

mesa

Miembros de la Mesa por la educación en libertad, educadamente a la mesa.

Y una mesa con tantas patas no podía tener menos objetivos, a saber:

“Fomento de la libertad de educación en todos sus ámbitos, promoción del derecho de las familias a la libre elección del modelo educativo y pedagógico y del centro escolar que deseen para sus hijos, y respeto del derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Y el punto de mira de este “Salvem” pijales, no es otro que el conseller de Educación valenciano Vicent Marzà, quien, según aseguran desde el colegio La Encarnación está focalizando en próximo curso “en  contra de la enseñanza concertada, esa que hemos elegido libremente para nuestros hijos, bien por su calidad, por su ideario cristiano, o sencillamente porque nos gusta”. Y todo, porque Marzà aseguraba en agosto del año pasado que, con el nuevo gobierno valenciano, “Se ha acabado la barra libre para los conciertos educativos” y proponía un arreglo escolar que preveía la supresión de 46 aulas en estos centros y que terminaba con el distrito único de escolarización.

Vicent-Marza-Compromis_EDIIMA20150630_0109_5

Marzá, asegurando que hay que tenerlos así de grandes para meterse con la concertada.

Y claro, cuando a uno le amenazan con que se le acabe la barra libre, pues se empieza a poner nerviosito, y a pedir Gin Tonics a dos manos. Así que los miembros de la “Mesa por la educación en libertad” se arremangaron los faldones, se agarraron los machos y decidieron salir a la calle y, al más puro estilo perroflautístico, se pusieron a principios de junio a abrazar Palacios, en este caso el de la Generalitat Valenciana, reuniendo a unas 2.000 personas indignadas que exigían diálogo a los judeomasones, perdón, a los miembros del pacto de gobierno. Sin embargo, cuando se invitó a los portavoces de la Mesa a acceder al Palau para transmitir sus reivindicaciones al jefe de Gabinete del Presidente, éstos declinaron hacerlo si no les recibía el mismísimo Ximo Puig. El típico “Contigo no, bicho”.

abrazos

En nombre de la Educación en Libertad cambiamos abrazos por inmigrantes en las aulas.

Y no fue la primera vez que salían a la calle, porque el mes anterior miles de personas (40.000 según la organización) tomaron la calle de Valencia en mayo para criticar la política educativa del Consell y defender a la escuela concertada  ataviados de pancartas en las que podía leerse «La educación la eligen los padres» o «Concertada más pública es más».

mani

Vamos a ponerle el ojo de pez a ver si así entran las 40.000 personas.

Delirios a parte respecto de las cifras de la manifestación, lo cierto es que la proporción de alumnos en colegios de gestión privada (mayoritariamente concertados) en España es del doble de la media de los países de la OCDE, con un 32% de alumnos en colegios privados, según el informe de la UNIR “Más allá de PISA”.

Pero, ¿de dónde ha salido esto de los conciertos? Y no hablamos de los de AC/DC con Axel rose petándolo en el trono de hierro, sino de los conciertos educativos. Pues para contestar a esta pregunta hay que hacer un poco de memoria y remontarnos a la década de los ochenta, cuando el gobierno del PSOE los estableció con el fin de conseguir la rápida universalización de la educación en un país que venía de la escuela católica franquista y en el que  no existía suficiente oferta de educación pública. Se trataba de una medida supuestamente transitoria, que beneficiaba por aquel entonces, básicamente a los colegios religiosos y que desde entonces no se había intentado agarrar por los cuernos para hacer efectiva su transitoriedad y ponerle fin en un contexto del Siglo XXI.

felipe

30 años y los que hagan falta.

De tal forma, desde hace treinta años, en España unos cuantos pueden asegurarse seguir disfrutando de los privilegios de la educación elitista privada a precio low cost (pero pagada por todos incluyendo a los progenitores del alumnado de la escuela pública) y evitando así, con el beneplácito de los sucesivos gobiernos, los problemas asociados a la escolarización de las clases populares mediante una segregación camuflada  (cuotas “voluntarias”, actividades “complementarias”, criterios de admisión selectivos, pagos de uniformes, o renuncias voluntarias a los comedores escolares para evitar al alumnado que opta a becas de comedor, etc.)

Además, en el caso concreto de la Comunidad Valencia, la expresión de la “barra libre” ha sido especialmente acertada en los últimos tiempos como así lo demuestra la investigación, aún en curso, de los pagos excesivos a la educación concertada. Un supuesto fraude que salió a la luz a raíz de la  macrodenuncia de Compromís que analiza los abonos destinados a estos centros entre los años  2008 y 2014. Según el Ministerio Público, durante estos años hubo regularidades en los pagos a la concertada e irregularidades en el pago a diez liberados de la patronal de colegios que presuntamente cobran un sueldo pese a no estar en nómina además de docentes mayores de 65 años que podrían estar cobrando sin acudir al centro de trabajo. En resumen, un supuesto fraude en el pago de subvenciones que la intervención de la Generalitat cifra entre dos y tres millones de euros.

conseller

Tres exconsellers valencianos under pressure.

Y pese a todo ello, parece que lo de la “educación en libertad” y sus movilizaciones de indignados ataviados de polos y naúticos están surgiendo cierto efecto, porque según la Consellería de Educación valenciana, se están aceptando una de cada tres alegaciones al respecto del arreglo escolar para el próximo curso y ya se ha suavizado el cierre de aulas concertadas que no cumplen la ratio mínima de alumnos.

Como decía el grandísimo Chumy Chumez, ¿y vosotras, qué analfabetismo le vais a dar vuestros hijos, religioso o laico?

chumy11

Inma Saranova fue a la escuela pública y aspira a controlar el AMPA.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic! 

Otros asuntos para vivos:

Quince lápidas para morirse de risa

– Diez nuevos empleos que crearía la legalización de la marihuana en España

– Estos son los diez españoles más famosos de los últimos 50 años, según el MIT