Diez trucos de magia que salieron rematadamente mal

Tommy-Cooper

El ser humano busca en la magia su trascendencia y esto alimenta a nuevas generaciones de ilusionistas y mentalistas. Así, personajes como el Mago Pop o Dynamo consiguen audiencias más que satisfactorias en distintos espacios televisivos dejándonos con cara de tonto y dándonos materia de conversación con los amigos para varios días. No obstante, todos sabemos que detrás de la paloma que aparece entre llamas o el tipo que corta a su novia con un serrucho sobre el escenario hay truco. Ahí esta la magia de la magia. Cuando los trucos salen bien, aplaudimos y cuando salen mal nos reímos o sentimos vergüenza ajena.El problema viene cuando la Ley de Murphy impacta contra el mago como un tren de mercancías. Hoy os traemos diez trucos de magia que no salieron nada bien y que causaron más pena (u horror) que asombro. Si de pequeño te regalaron  Magia Borrás, esto te va a  encantar.

Un clavo para la Mariló Montero polaca

Marzena Rogalska es la presentadora del programa matinal de TVP2, la televisión nacional polaca. Una buena mañana, como informó Zeleb Tv, recibía a un ilusionista en su magazine cuando este le pidió que le ayudase con uno de sus trucos. Consistía en esconder un clavo puesto hacia arriba en una bolsa de papel y mezclar esta con otras dos que estaban vacías. A continuación, el Juan Tamariz eslavo procedió a aplastar una de ellas, sin que nada ocurriese. A la buena de Marzena le tocaba aplastar las otras dos, imaginamos para comprobar con estupor finalmente que el clavo oculto se había volatilizado. Pero no, nada eso, las energías brujeriles se conjuraron contra ella y la hicieron pagar su atrevimiento pizpireta atravesándole la palma de la mano con la escarpia. Por lo visto tuvieron que llevarla al hospital y ponerle la vacuna del tétanos, aunque podrá seguir presentado el programa. Del mago, concursante del Got Talent polaco, no sabemos nada, aunque (sin ser magos) no le auguramos demasiados bolos este verano.

https://www.youtube.com/watch?v=Qibc6ugSRHw

El pato que no quiso teletransportarse

Un (ehem) mago intentó mandar a un pato al interior de una jaula situada a unos metros usando un "cañón teleportador". Ante el horror de los jueces del programa, el ilusionista metió al animal en el mortero y lo hizo detonar. Tras la humareda producida, el tipo se dirigió ufano a mostrar el otro pato que tenía preparado dentro de la jaula, pero el primer palmípedo salió del compartimento en el que esperaba a que todo acabase, reventándole el truco al cariacontecido ilusionista. Muy probablemente, el animal acabó a la naranja o a la pekinesa.

Cuando te entierran en cemento y falla el plexiglás

Bill Shirk se propuso desde niño emular al gran mago escapista Houdini. De hecho, a lo largo de su carrera en esto de la magia (o algo) ha conseguido batir nada menos que ocho records mundiales, entre ellos el de quitarse un chaleco de fuerza en menos tiempo (no llegó a los cinco segundos). En 1992, a los 47 años de edad, se enterró ante el público en un ataud de plexiglás sobre el que se vertieron siete toneladas de barro y cemento. El problema es que el ataud no aguanto el peso y se colapsó. Por suerte,  sus colaboradores estuvieron rápidos con la excavadora y consiguieron salvarle.

Un truco con muy mala leche

Royden Joseph Gilbert Raison de la Genesta (el mago Genesta para los amigos) elevaba la bilirrubina de su público metiendose en un tanque para el transporte de leche que, tras ser llenado de agua, era cerrado con seis candados. El truco para salir vivo de esta claustrofóbica situación estaba en que había modificado la tapa, intalando un mecanismo para que se abriese con un golpe desde dentro.

El 9 de noviembre de 1930, su asistente repartió como siempre las llaves de los candados entre el público asistente al espectáculo en Frankfort, Kentucky. Lo que no sabía nadie en la sala es que, quizás durante el transporte, el tanque se había dado un golpe, abollándose e impidiendo que el mecanismo funcionase de forma correcta. Genesta no pudo abrir la tapa, golpeando freneticamente desde el interior cuando comprobó que no podía escapar. Esto provocó el pánico entre los asistentes (se encontraba allí su propia esposa) que huyeron llevándose con ellos las llaves que abrían los candados, condenándolo así a la muerte.

houdini-milk-can-622x415

Al mago peruano también se le va la mano

Sucedió en vaya usted a saber qué canal de televisión peruano. Otros dicen que es boliviano pero, no hemos conseguido aclararnos. El caso es que el ilusionista se clavó un objeto punzante en la mano y empezó a sangrar en pleno plató (o algo).  A pesar del fallo garrafal, aguantó el tipo y la sonrisa todo lo que su herido ego le permitió. Debía tener antepasados vascos.

Este truco es la bomba

El mago sueco de principios del siglo XX Balabrega adquirió los derechos para un truco que consistía en "quemar" entre grandes llamas a seis ayudantes vestidos de monjes para luego hacerlos reaparecer sin un rasguño. El escandinavo se fue de gira en julio del año 1900 a Brasil, esperando sacarse allí unos buenos cuartos con su magia, pero para hacer su truco necesitaba cierta cantidad de un gas en concreto. En el teatro Santa Roza de João Pessoa en el que se proponía a actuar le dijeron que no se lo podían proporcionar, así que Balabrega decidió cambiarlo por acetileno. Según Mental Floss, durante la preparación del truco esta sustancia se prendió, desencadenando una explosión que hizo pedazos al desafortunado mago y a uno de sus ayudantes.

41295749_1_l

Un chupito de ácido, por favor

Esto de los shows de "mira lo que soy capaz de hacer" es un campo minado para magos de tercera. A Tran Tan Phat le explotó una en la boca durante la emisión de Vietnam's Got Talent cuando, según Thanhnien News, el mago jugó a identificar un vaso de ácido sulfúrico entre varios de agua, manteniendo en vilo al público mientras se los iba bebiendo uno a uno. Su "poder mental" le iba diciendo qué vaso era seguro, pero solo le funcionó el primer asalto, ya que al elegir por segunda vez, se quemó. Le dio tiempo a beberse el resto de vasos de agua y aguantar el tipo. Sintiendose mal, abandonó el escenario y fue llevado a un hospital inmediatamente. Allí fue tratado de quemaduras de segundo grado en labios y boca. Algunos le acusan de haberlo hecho a propósito, para llamar la atencion.

Las armas del chino las carga el diablo

Los orientales misteriosos tenían mucho predicamento a principios del siglo pasado, por lo que el norteamericano Williams Ellsworth Robinson se hizo pasar por el mago chino Chung Ling Soo (una especie de  Fu-Manchú pero sin pagar royalties) durante toda su carrera, hasta el punto de hacer creer  a sus espectadores que no hablaba inglés. Una de sus especialidades era el "truco de la bala atrapada".

Esta performace consistía en lo siguiente: la esposa de Robinson entregaba unas balas a los espectadores y estos las marcaban, pero cuando volvía hacia el escenario, las cambiaba por otras y entregaba las primeras a su marido. Con los nuevos proyectiles, la buena mujer cargaba unos mosquetes dispuestos sobre el escenario y diseñados para hacer mucho ruido pero no para disparar. Chung se ponía ante ellos como emulando los fusilamientos del 2 de mayo y sonaba una  deflagración acompañada de un fuerte flash de luz, momento en que el ilusionista aprovechaba para dejar caer las balas en un plato para luego mostrarlas como prueba de sus poderes. Eran las marcadas. ¡Las había detenido!

Así hasta la noche del 24 de marzo de 1918, cuando tras sonar los disparos Ling Soo se desplomo en el suelo con un gesto de dolor y gritó, según la Wikipedia en un perfecto inglés :"Oh my God. Something's happened. Lower the curtain." (-¡Oh Dios Mío! ¡Algo ha ocurrido!¡Bajen el telón!).  Tenía razón, algo había fallado, disparándose uno de los mosquetes. Murió en el hospital.

chung-ling-soo

Cuando la magia te atropella

Liberarse de una camisa de fuerza o escapar de un peligro inminente son clásicos de los trucos de magia. El problema surge cuando mezclas, como cuando sales los fines de semana. Esto es lo que le pasó al sudafricano Charles Rowan (o Karr el Misterioso) en 1930, cuando quiso deshacerse de una camisa de fuerza mientras huía de un coche que se abalanzaba sobre él. Quince segundos no fueron suficientes. El automóvil, a 72 kilómetros por hora, le golpeó tan fuerte que le arrancó una pierna.  Por suerte para el conductor del vehículo, antes de realizar su último truco Rowan había dejado escrita una carta exonerándole de cualquier error fatal que pusiede producirse.

10-magicians-who-died-during-their-performances-5

La magia no es lo tuyo

Chris Nicholson rompió moldes en 'Britain’s Got Talent'. Solo hay que observar el vídeo para entender las razones: se le caen las cartas, hace como que recorta un papel, pero es obvio que las tijeras no tocan el folio y que lo lleva preparado desde casa... No le aceptaron ni en la academia de la bruja piruja, pero por lo menos no hizo daño a nadie

Con información de Mental floss, Cooking Ideas, Mirror,  Thanhnien News, Zeleb Tv, y la Wikipedia.

Jaime Noguera es prestidigitador amoroso y autor de España: Guerra Zombi‘.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más conejos en la chistera:

– ¡Menudo es mi padre! 22 ejemplos de progenitores descerebrados

Diez leyendas urbanas de los 90 que todos nos tragamos como idiotas

De Sevilla a Vatnajökull: la vuelta al mundo en diez localizaciones de Juego de Tronos

De la indignación griega a los Podeuros: cómo convertir un billete en un panfleto reivindicativo

Guardar

Guardar