Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Diez deportistas que hicieron el ridículo por cantar victoria demasiado pronto

17 Ago 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

carl-lewis-victory_18589_600x450

Tanto remar para morir en la orilla. Hacer un esfuerzo sobrehumano y tocar con la punta de los dedos un éxito debe ser realmente satisfactorio. Sin embargo si la cosa no acaba bien, el drama es peliagudo. Si, además, estamos ante una competición deportiva y el profesional en cuestión se ha visto en lo más alto del podio hasta el punto de celebrar la victoria antes de tiempo, el desastre es vergonzoso. Eso es lo que le pasó a estos diez atletas que hicieron el ridículo por levantar los brazos y perder:

¿Quién? La corredora estadounidense Molly Huddle.

¿Qué celebró antes de tiempo? La medalla de bronce que habría conseguido en la prueba de los 10.000 metros del Mundial de Atletismo de China (2015) si no hubiera levantado los brazos antes de cruzar la línea de meta. En el último instante, su compatriota Emily Infeld le adelantó por la izquierda y se hizo con la presea. A Huddle solo le quedaron un buen puñado de lágrimas.

¿Quién? El ciclista español Eloy Teruel.

¿Qué celebró antes de tiempo? Una victoria de etapa en el estadounidense Tour de California. Teruel llegaba a línea de meta con la ventaja suficiente respecto al pelotón como para celebrar lo que quisiese. La lástima es que aquella no era la última vuelta: aún quedaban 5 kilómetros más hasta pasar por última vez por la línea de meta. Finalmente, Teruel no logró acabar siquiera entre los 50 primeros.

¿Quién? El piloto de motos español Julián Simón.

¿Qué celebró antes de tiempo? La victoria en el Gran Premio de Cataluña de 2009 en la categoría de 125 cc. Si Teruel celebró su etapa en el Tour de California una vuelta antes, Simón hizo lo propio en el circuito catalán: le regaló a Iannone una victoria que habría sido fácil para el español (si no se hubiera visto como vencedor en el penúltimo paso por línea de meta).

¿Quién? El atleta universitario Tanguy Pepiot.

¿Qué celebró antes de tiempo? Una señora medalla de oro. Era una prueba de atletismo universitario y el joven Pepiot tendrá más oportunidades de ser el vencedor, pero lo de su derrota en Oregón (Estados Unidos) no lo olvidará jamás: en los últimos 100 metros se dedicó a jalear al público y, mientras tanto, el atleta que iba en segunda posición pisó a fondo el acelerador para adelantarlo en el último suspiro. Medalla de oro para uno y cara de póker para el otro.

¿Quién? El Cibona de Zagreb, equipo croata de baloncesto.

¿Qué celebró antes de tiempo? La Liga Adriática, que perdieron en las seis últimas décimas de segundo de la final contra el Partizan. El triple del Cibona a falta de menos de un segundo fue celebrado por sus jugadores como se merecía. Sin embargo, mientras tanto el Partizan aprovechó ese último suspiro para meter un triple que les valió el título y, a ellos sí, una gran celebración.

¿Quién? Nick Young, jugador de Los Angeles Lakers.

¿Qué celebró antes de tiempo? Un triple caprichoso que decidió salirse del aro cuándo el joven jugador lo daba por hecho. Tanto es así que lo celebró, se giró para comprobarlo y ya era tarde: la pelota no había terminado de consumar su relación con la canasta y los tres puntos solo existieron en su imaginación.

¿Quién? El equipo de voleibol de la Univeristy of South California.

¿Qué celebró antes de tiempo? El punto que le daba la victoria en los cuartos de final de la competición universitaria que disputaban. El balón había salido disparado y parecía irrecuperable. Sin embargo, mientras los componentes del equipo se abrazaban, sus contrincantes lograban llevar la pelota hasta su campo. Punto, set y partido. Seguid abrazándoos.

¿Quién? El atleta Ben Payne.

¿Qué celebró antes de tiempo? La victoria en una prestigiosa prueba de 10 kilómetros en Estados Unidos. Su error no solo fue levantar los brazos de forma precipitada, sino frenar al tiempo que lo hacía. Payne, que ya sabe que hay que correr hasta el final, sufrió una humillante derrota en el último suspiro.

¿Quién? El exjugador del Real Madrid, Chicarito.

¿Qué celebró antes de tiempo? Un gol que, de haberlo sido, habría sido todo un golazo. No era suyo, sino de Bale, que estampó el balón en el poste de la portería del Athletic de Bilbao. Sin embargo, el mexicano lo celebró pensando que entraría en la portería. Esos segundos en los que se paró a festejar el gol fueron claves para no poder intentar hacerse con el rechace. ¡Genio!

¿Quién? El portero del FAR Rabat marroquí, Khalid Askri.

¿Qué celebró antes de tiempo? Haber detenido un penalti que, por obra y gracia de su naturaleza esférica, terminó entrando en la portería. Eran los cuartos de final de la liga marroquí y su equipo terminó siendo eliminado. Si no hubiese celebrado aquella parada y la hubiera culminado como es debido, otro gallo hubiera cantado.

banner-strambotic

Con información de Huffington Post (y 2), Daily Mail, Fox, El País y Marca.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Un poco de deporte no hace daño:

– Las vertiginosas carreras de drones despegan en España

– El futuro del transporte en diez proyectos surrealistas

– Ocho pueblos de la España profunda que aún no han salido de la Edad Media

– El próximo Fernando Alonso puede estar jugando al ‘Gran Turismo’