Sexo, cacas y pop: la escatológica historia que inspiró la canción 'Extraño regalo'

izal_1

El cantante de IZAL, tocando para olvidar. Fotografía: Rubén Ortega

Parafraseando a Wikipedia, la "leyenda urbana" es un relato perteneciente al folclore contemporáneo; un tipo de creencia popular que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, es presentada como un hecho real  sucedido en la actualidad. Algunas Leyendas Urbanas parten de hechos reales, pero éstos son exagerados, distorsionados o mezclados con datos ficticios; que circulan a través del boca a boca, o medios de comunicación  y suelen tener como trasfondo una moraleja. Así, que, según esta definición, la historia que narraremos a continuación, tiene muchas papeletas de tratarse de una leyenda urbana… O NO.

 

Los hechos que describiremos a continuación le pasaron a una amiga de una amiga (empezamos bien), y así es cómo nos han llegado a Strambotic:

Pepa (nombre ficticio) es una muchachita normal que una noche cualquiera sale de fiesta y conoce a un muchacho normal. Se gustan, se lo pasan bien en los bares y deciden irse a casa de él a terminar la noche.

En el piso, hablan y se cuentan un poco qué hacen cada uno de ellos con sus vidas. Pepa descubre con agrado que él tiene un trabajo normal pero además es un apasionado de la música y está poniendo en marcha su grupo. A Pepa, le mola su rollo popi y eso caldea un poco más el ambiente.

camaa
Pepa postgozada

Pasa, lo que tiene que pasar, disfrutan y lo gozan, y llega la hora de decidir si Pepa se queda allí a dormir o si se va a su casa. Él, amablemente le dice que pase allí la noche, pero que por la mañana temprano se tiene que ir a trabajar: "Pero, Pepa, no te preocupes, porque cuando te levantes aquí está el café, aquí la ducha, aquí las toallas limpias, y cuando te parezca bien pues sales y cierras de portazo."

Así que Pepa duerme a pierna suelta y cuando se despierta por la mañana efectivamente él ya no está allí. Y Pepa se levanta normalmente, se prepara un café, coge una toalla, se va al baño y se ducha. Y se fuma un cigarrillo pensando en lo bien que lo pasó anoche y lo mucho que le gusta ese chico normal con proyectos musicales popis, y decide que tiene que volver a verle porque ha habido chispa. Porque de ahí puede salir algo bonito.

horror
El horror

Y como todo el mundo sabe, después del café y el cigarro, viene el muñeco de barro. A Pepa le entra tremendo apretón y se pone a cortar troncos en el W.C. como cualquier ser humano normal. Y tira de la cadena, pero, ¡horror! la cadena no va y el mondongo está bien atascado. Coge un cubo, lo llena de agua, lo lanza en el váter, pero, ¡horror!, el truño continúa allí, inmóvil, desafiando las leyes de la física. Y a Pepa le entran sudores fríos y piensa que ESO no puede estar allí cuando él regrese, así que piensa en un nuevo plan.

Pepa tiene perro, y sabe bien cómo deshacerse de las deposiciones inoportunas. Busca una bolsa de plástico, mete el brazo hasta el codo, contiene la respiración y agarra al toro por los cuernos. Caza al invitado indeseado, da la vuelta a la bolsa de plástico, y cierra la bolsa. Misión cumplida. Pero Pepa no es tonta, y sabe que no puede dejar ESO en la basura así que decide que la tirará ella misma al contenedor cuando baje. Es una mujer eficiente, Pepa.

perrocaca

Pepa tenía cierta experiencia en estos menesteres que le ayudaría a salir de esta.

Y Pepa se prepara para irse, se viste y se peina, y justo antes de salir piensa que difícilmente volverá a ver al muchacho si no tiene su número de teléfono ni él el suyo. Así que busca papel y boli, y le escribe una bonita nota: "Lo he pasado muy bien contigo, me gustaría volver a verte, éste es mi número de teléfono, llámame. Equis de, equis de." Y deja la nota sobre la mesa.

Satisfecha con su prosa  esmera, agarra el bolso, sale por la puerta y tal y como él le dijo, pega un portazo al cerrar. El estruendo de la puerta cerrándose detrás de ella le trae a la cabeza un ligero descuido: se ha dejado la bolsa con ESO sobre la mesa. ESO está junto a su nota equis de, equis de.

mujer-avergonzada

Pepa flipándolo de inmediato.

Y Pepa se quiere morir, así que corre como si no hubiera mañana y deja atrás las escaleras, y el portal y la calle de ese chico que tanto le había gustado. Y no vuelve a saber nada de él… durante un tiempo, porque a Pepa le gusta el pop y hace poco ha escuchado un nuevo grupo, se llama IZAL y el cantante le es familiar. Sí, es ÉL, y le ha dedicado una bonita canción. Se llama "Extraño regalo."

https://www.youtube.com/watch?v=XmSMW1afn1g

Abro la puerta de mi ático,
vuelvo del trabajo.
Me pongo cómodo y práctico,
fuera los zapatos.
Me ha dejado una nota muy romántica,
"¡Que-que-quedemos otra vez!"
Y dentro de una bolsa de plástico,
su extraño regalo.
Si quiso ser original,
lo ha hecho fantástico.
No me parece normal,
llámame clásico.
¿Có-có-cómo agradecerte este regalo?

Nostálgico, excéntrico, democrático,
puede que para ti incluso romántico,
de un modo que no entiendo.

Nostálgico, excéntrico, democrático,
puede que para ti incluso romántico,
de un modo que no entiendo.

De un modo erótico tal vez...

Se lo he contado a los más íntimos
del grupo de amigos.
El asombro ha sido mayúsculo,
me quedo tranquilo.
Al menos ya sé que no soy el único
que piensa que esta chica está fatal.
Todavía no he borrado su número,
no tiene sentido.
Y lo peor es que a pesar
de esta escena tan tétrica,
no me la puedo quitar de la cabeza.
¡Lo voy a hacer!
Digan lo que digan, ¡lo voy a hacer!
Cruzaré la fina línea y
¡Lo voy a hacer!
Hacer el favor de no contarlo...
¡Lo voy a hacer!
Voy a correr el riesgo de intentarlo,
y ya, ya, ¡ya tengo preparado mi regalo!

Nostálgico, excéntrico, democrático,
puede que para ti incluso romántico,
de un modo que no entiendo.

Nostálgico, excéntrico, democrático,
puede que para ti incluso romántico,
de un modo que no entiendo.

Juzguen ustedes mismos si efectivamente esta es una leyenda urbana o si, de hecho, es la auténtica historia que ha llegado sin tapujos hoy hasta nosotros.

Gracias a M. Sánchez, la amiga de la amiga, por contarnos tremenda historia.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Otras formas menos escatológicas de llamar la atención:

– Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

– Una comuna de ‘hackers’ en Lanzarote desafía al sistema emulando a Allende

– Llega el billar elíptico: tras cinco siglos de carambolas rectangulares, la geometría se rebela

– John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)