Convierten la casa natal de Franco en El Ferrol en una Pokeparada

93207-casa-natal-de-franco

En el número 136 de la calle María de Ferrol (ciudad gallega antes conocida como El Ferrol del Caudillo) se alza la casa natal del militar, caudillo y dictador Francisco Franco Bahamonde, uno de los escasos recuerdos que aún quedan en la ciudad de su más célebre vástago.

Pero es un lugar, la casa de Franco, que no ha sido muy respetado en los últimos tiempos por los españoooles, siendo escenario de un sinfín de trapisondas: un vecino se lió a pedradas contra la ventana de cristales del bajo de la casa natal, cuatro individuos arrancaron de cuajo la placa conmemorativa de mármol del balcón, unos independentistas pintarrajearon de rosa la fachada...

f29c3F6

Pero todos estos atropellos al primer domicilio del Caudillo son fruslerías en comparación con la última: convertirla en una vulgar Pokeparada del Pokémon Go. No en vano, Enrique, el pokemonero que descubrió la susodicha Pokeparada, y se jactó de ello en Twitter con esta jocosa frase: "Lo bonito de ser de Ferrol y usar Pokémon Go es que puedes ir hasta la casa de Franco a recoger el huevo que perdió", en clara referencia al testículo que el generalísimo perdió en 1916, a raíz de una herida sufrida durante una batalla.

Alucinado por la presencia de estos bicharracos y sus huevos en un lugar tan emblemático de la ciudad, y aprovechando que mi casa natal está a escasos metros de la de Franco, me propongo llegar hasta el tuétano este extraño caso que sacaría de sus casillas a Martínez el Facha.

casafranco

Empuñando mi vetusto móvil, me acerco a la sencilla casa donde Franco pasó los años formativos de la niñez y de la primera juventud, cuando le llamaban "Paquito" porque era bajito y flacucho. El edificio sólo se distingue de los demás por unas llamativas placas colocadas en el balcón del primer piso, en memoria del Generalísimo y también de su hermano Ramón, el aviador.

Frente al edificio, hay un tumulto de pokemoneros apuntando con sus teléfonos a los balcones. Me acerco al que parece ser el jefe, un adolescente sudoroso y entrado en carnes que responde al apodo de Snorlax (como el Pokémon más gordo) y le pido que me enseñe cómo jugar a este diabólico juego en la casa de Franco.

Casa_de_Francisco_Franco_en_Ferrol

Snorlax: Aquí hay una pokeparada, si quieres puedes reponer objetos que valen para el juego, como huevos, pokeballs, pociones...

Yo: ¿Y no hay Pokémons aquí?

Snorlax: Sí, es uno de los lugares donde suele haber Pokémon, pero no siempre. Tú usas el GPS, y los bichos aparecen al azar. No aparecen en lugar fijo, aunque aquí ya te digo que hemos cazado más de uno y más de dos.

Yo: ¿Y cómo es que han puesto una Pokeparada en la casa de Franco?

Snorlax: Porque les ha dado la gana a los de Nintendo. Es que suelen ponerlas en monumentos o lugares famosos de la ciudad. Y le tocó a este. También hay una Pokeparada en la estatua de Franco y el ángel de Tenerife.

Yo: ¿Y tú sabes quién era Franco?

Snorlax: Sí, cómo no lo voy a saber. Era un político gallego, como Rajoy.

Yo: Más o menos. En fin, voy a ver si cojo yo también unos cuantos huevos de esos.

Contemplando la casa natal del generalísimo a través del smartphone, plagada de vituallas digitales, me da la impresión de estar protagonizando un capítulo de Black Mirror dirigido por Berlanga. Y como el viejo aquel del anuncio de Mitsubishi Montero, me pregunto qué opinaría Franco de todo este sindiós en el caso hipotético de que levantara la cabeza.

pikachu estatua franco

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Con Franco esto no pasaba:

– Cuando el oeste de África era conocida como Negroland

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?

– "Vendo Saxo ‘reventao’, ideal para gilipollas": Bienvenido al fascinante mundo de los anuncios por palabras