Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Los andaluces se movilizan para pedir la firma de la paz entre Jaén y Granada

28 Sep 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

memorable_batalla_de_pavia

La guerra entre los cantones independientes de Granada y Jaén dura ya 143 años. Y continuará así hasta que se firme la paz entre ambos estados. Nunca en este tiempo las dos repúblicas independientes han acordado el armisticio. Esta declaración de guerra, que data el verano de 1873, es una de las muchas decisiones extrañas que adoptaron nuestros antepasados durante el convulso sexenio revolucionario, más concretamente durante la Primera República.”

Así reza la petición lanzada en Change.org por Eduardo Smith y que anima a los firmantes a solicitar un acuerdo de paz definitivo entre las dos ciudades andaluzas. Como si fuesen las FARC y el gobierno de Colombia. Y os preguntareis seguramente ¿Jaén y Granada en guerra? ¿Cómo es eso? Strambotic os trae la respuesta. A finales del siglo XIX, dentro de lo que se conoce como la Rebelión o Revolución Cantonal, una treintena de provincias, ciudades y pueblos se auto proclamaron repúblicas independientes. Quizás el caso más famoso es el del Cantón de Cartagena, aunque en Andalucía se declararon autónomas todas las capitales a excepción de Huelva.

9

Un poco de historia

El 11 de febrero de 1873, según recogía en El Ideal el cronista Juan Ramón Olmos , se había proclamado tras el fiasco del reinado de Amadeo de Saboya la I República en España. A pesar de las esperanzas puestas en el nuevo sistema de gobierno, los problemas internos del país impedían la cristalización de una organización federal del Estado, lo que desembocó en un levantamiento cantonalista. Así, según relatan Juan Gay Armenteros y Cristina Viñes Millet en ‘Historia de Granada‘, un chispazo simbólico fue el primer paso del cantón de Granada: una pelea de taberna.

Un aciago día, tras intercambiar algunas palabras poco galantes, un carabinero mató a un miliciano en un local del Arco de Elvira. La noticia corrió por la ciudad como la pólvora, provocando que un grupo de indignados voluntarios republicanos desataran una batalla campal en el cuartel de carabineros hasta conseguir  la rendición de estos. Los voluntarios, enardecidos por su victoria, se animaron a ocupar la fábrica de pólvora de El Fargue y el cuartel de la guardia civil. El 20 de julio de 1873 se apoderaron del Gobierno Civil y obligaron al gobernador a dejar el poder en manos de una junta revolucionaria. Se proclamó entonces oficialmente el Cantón Granadino.

Cuartel de la Merced, donde hubo más de 20 muertos.

 

Una nueva Constitución para (la República de) Granada

Entre las medidas que se procedieron a tomar los responsables del nuevo gobierno, que directamente declararon una nueva Constitución, destacaban las siguientes:

1) Imponer una contribución de cien mil duros contra los ricos;

2) Derribar todas las iglesias;

3) Establecer una fábrica de moneda;

4) Incautarse de la administración de Hacienda y de los bienes del Estado;

5) Dejar cesantes a todos los magistrados de la Audiencia.

Además, como puede leerse en un artículo de Gabriel Pozo en Granada Hoy, se abolieron privilegios regios, se fijaron sueldos mínimos y máximos para la población (4.000 y 12.000 reales, respectivamente), se eliminaron los impuestos, se liberalizaron estancos y puertos, se prohibía todo culto fuera de las iglesias, se secularizaban los cementerios y se adoptaba como bandera la misma de la República española.

pabellc3b3n_usado_durante_la_primera_repc3bablica_espac3b1ola

Mientras tanto, en Jaén…

En la provincia vecina, por otro lado, se sublevaba el 22 de julio el brigadier Mariano Peco Cano, declarando el Cantón de Jaén, que compartiría su breve aventura independentista con los de Bailén y Andújar. Según Bailén Diario, una partida de voluntarios de Linares se dirigió a otros municipios cercanos y, armados con lo obtenido del asalto a una casa-cuartel de la Guardia y Civil, recorrieron varios pueblos en los que destruyeron la línea férrea y telegráfica y exigiendo tributo. En la propia Linares obtuvieron 7500 pesetas.

revolucion-cantonal-andalucia

La Guerra Granada-Jaén

Granada y Jaén, eran cantones independientes y, por cuestiones de desacuerdo de fronteras, se declararon formalmente la guerra, iniciándose cuando el Comité de Salud erigido en Gobierno del Cantón o de la República Cantonal de Granada le declarara la guerra a la República de Jaén, llegando a liberar una partida de presupuesto con la idea de adquirir en el extranjero armamento para defenderse de los vecinos. O para atacarlos, claro.

Esta declaración de guerra existió como así lo refirió el entonces presidente de la República española, Emilio Castelar, en sus Memorias:

“Tratábase de dividir en mil porciones nuestra patria, semejantes a las que siguieron a la caída del califato de Córdoba. De provincias, llegaban las ideas más extrañas y los principios más descabellados. Jaén se apercibía a una guerra con Granada”.

5745fe70d0402_21

Por suerte, no ocurrió lo mismo que en las cercanas repúblicas de Sevilla y Utrera, que se enfrentaron entre ellas militarmente, produciéndose más de trescientos muertos en la refriega. Curiosamente, ganó Utrera.

El final del sueño cantonal

El 12 de agosto, tras tomar Loja dos días antes, el general gaditano Manuel Pavía, represor del movimiento cantonalista en Andalucía, entraba a caballo en Granada donde no encontraría resistencia. De hecho, dos batallones enviados contra el militar por el estado granadino no llegaron a presentarle batalla. Inmediatamente se ordenó el desarme de los insurrectos de la capital y de la provincia poniendo fin así al cantón de Granada. Al poco los ricos y las autoridades que habían abandonado la Granada cantonal, volvían a la ciudad

La I República federal finalizaba seis meses después, precisamente con un golpe militar de Pavía realizado el 3 de enero de 1874.

guerrajaengranada

2016: Una oportunidad para la paz

La petición realizada en Change.org para cerrar del todo el conflicto granadino-jienese surgido a finales del siglo XIX cierra así.

«La Paz es un derecho del que todas las personas, los grupos y los pueblos somos titulares, además de un valor que debe regir las relaciones internacionales.

Creemos firmemente que la Cultura de la Paz debe formar parte de nuestras vidas diarias, por lo que pedimos que se firme oficialmente la paz entre ambas ciudades, que los andaluces cerremos en una ceremonia oficial entre ambos ayuntamientos aquel ignominioso capítulo de nuestra historia, que es al mismo tiempo la de todos los españoles.»

Hace alusión además al acuerdo de paz oficial firmado entre el pueblo granadino (sic) de Huéscar con Dinamarca el el 11 de noviembre de 1981 tras 172 años de guerra durmiente.

Quedarían algunos flecos por resolverse. ¿Debería firmarse el acuerdo de paz en Granada, como agresora, o en Jaén? ¿Por la parte jienense debería personarse el ayuntamiento de Jaén, el de Bailén o el de Linares?

Lo cierto es que estaría bonita una ceremonia oficial en la que se escenificase el final de aquel conflicto. En la que se cerrasen las cicatrices. En el que esa ciudad que se ha convertido en zona de copas y ligue de la otra, y esa otra en playa y aeropuerto de la una, entierren el hacha de guerra para fumarse una gloriosa pipa de la paz.

Yo ya he firmado.

Con información de: El IdealGranada Hoy , Historia de GranadaDiario Jaén y Bailén Diario.

Jaime Noguera vive en la Costa del Sol y es autor de España: Guerra Zombi.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

Cinco datos curiosos sobre animales que comen marihuana

Parecidos razonables: El delirante álbum del político hispano y su doble animal

La flota alemana hundida en la I Guerra Mundial por cuyo acero suspira la industria espacial

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato