Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Un sex-shop de Talavera de la Reina enerva a los católicos al instalar un belén de consoladores en el escaparate

24 Nov 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

belendildez

Las hostilidades se han desatado entre los más fervientes católicos de Talavera de la Reina y los propietarios del sex-shop Non Sit Peccatum desde que el establecimiento instaló un belén en el que la Virgen, San José y el Niño Jesús tienen forma de consolador… de cerámica de Talavera, eso sí.

Las figuras son obra del escultor Ernesto Yáñez, autor del exitoso artefacto erótico El Lancero de Talavera, del que se han vendido más de 100 unidades en los útltimos tres años. De hecho, las figuras que hasta ayer mismo decoraban el escaparate de la tienda utilizan el mismo molde de aquel dildo de cerámica.

 

Aunque el belén ya estuvo expuesto las navidades pasadas en el escaparate, y llegó a convertirse en trending topic en los guasaps de Talavera, la polémica se ha desatado este año:

“Todo empezó la semana pasada -nos cuenta el propietario de la “parafarmacia de salud sexual”, Héctor Valdivieso-. Vino un señor que dijo que teníamos a su madre puesta en el escaparate y que iba a rezar una oración. Se plantó en una esquinita de la tienda y estuvo 20 minutos rezando avemarías”.

Aquello que quedó como una anécdota simpática, una suerte de performance old school, se salió de madre a partir del pasado 18 de noviembre, día que llegó otro “señor católico” que con malas maneras exigió la retirada del belén del escaparate. “ Me empujó, empezó a insultarnos y tuvimos que llamar a la policía -explica Valdivieso-. Los agentes le explicaron que vivimos en un país laico y cada cual puede poner en su casa o en su tienda lo que le venga en gana, igual que él tiene todo el derecho del mundo de sentirse ofendido”.

pecadores

Pero el señor en cuestión no se sintió satisfecho y montó una campaña en Facebook para “exigir que quiten la Sagrada Familia” del escaparate: “no sólo todos los que somos católicos, sino cualquier persona de bien, debemos empezar a tomar medidas y no dejarnos avasallar por esta gentuza que empieza a rodearnos. Lo único que exigimos es que respeten nuestra fe”, puede leerse en el muro de Fernando Pineda Flores, a la sazón “hijo de la Virgen”, un post con la foto del belén erótico-irreverente que ha sido compartido 40 veces desde el pasado 19 de noviembre.

Cabe aclarar que el establecimiento está ubicado en un pasaje peatonal de uso privado, un callejón poco accesible, intencionadamente buscado por los dueños del negocio por aquello de la discreción. Como explica Héctor Valdivieso, “si alguien llega hasta nuestro escaparate es para comprar o por morbo”. Desde que se produjo el llamamiento del señor Pineda, alguien ha pintado con pintura roja “pecador” en la placa de Non Sit Peccatum.

lancero

El Lancero de Talavera, el dildo de cerámica superventas del sex-shop.

Aunque en algunos medios se ha hablado de que un grupúsculo que se hace llamar “hijos de la Virgen María” podría estar detrás del hostigamiento al negocio, las cofradías de la ciudad toledana se han desmarcado de cualquier vínculo con los enardecidos católicos. Las autoridades eclesiásticas no se han pronunciado sobre la polémica.

Para calmar los ánimos, la tienda ha retirado preventivamente el belén de su escaparate y ha sometido a referéndum virtual si debe mantener la instalación o plegarse a la presión de los ultras y retirarla. La primera opción va ganando por un estrecho margen (60-40%).

Efecto Streisand en 3 2 1…

Ya puedes pecar por partida doble comprando el dildo católico en Non Sit Peccatum. Con información y fotos de Cover Talavera. Visto en Mi Pueblo.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más madera hallada rebuscando en el pasado:

Así es un pedo debajo del agua grabado a 120 fotogramas por segundo

– Cuando el oeste de África era conocida como Negroland

– Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?

– “Vendo Saxo ‘reventao’, ideal para gilipollas”: Bienvenido al fascinante mundo de los anuncios por palabras