Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Yo puse de moda la palabra ‘bizarro’, ¿pasa algo?

15 Nov 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Luis Landeira

1464767459

Valiente, esforzado, generoso, lúcido, espléndido. No, no me estoy describiendo a mí mismo, sino transcribiendo las acepciones que el diccionario de la Real Academia Española atribuye a “bizarro”, un adjetivo que, para más inri, procede del italiano “bizzarro”, que significa “iracundo”. En principio, este era el único significado en lengua castellana de la palabra en cuestión. Ahora bien…

En 1993 apareció el primer número de “Mondo Brutto”, un fanzine del que tuve el dudoso honor de formar parte, cuyo eslogan de marca era “actualidad bizarra para brutos mecánicos”, y cuyos contenidos eran y se jactaban de ser netamente “bizarros” pero no en la acepción de la RAE ni en la de su raíz italiana, sino en la del término inglés derivado del francés “bizarre”: inusual, excéntrico, transgresor o extraño en apariencia o estilo. Para nosotros, el gran icono de lo bizarro era un personaje de cómic llamado Bizarro (valga la múltiple flunflunflancia), duplicado tosco y mostrenco de Superman.

bizarro

Por aquel entonces, las personas que usaban la palabra “bizarro” para adjetivar lo «raro raro raro» se podían contar con los dedos de un muñón. Si acaso, los fanzines y revistas que tocaban algún tema lindante con la bizarría (tipo “2000 Maníacos”, «Fantastic Magazine», “Ruta 66” o “Popular 1”) usaban la voz inglesa “bizarre” y otras cuyo significado se le aproxima en mayor o menor medida, como “psicotrónico”, “trash”, «freaky«, “groovy o supuñeteramadre.

Pero, del mismo modo en que Luis Carandell acabó popularizando gracias a sus libros el término “celtibérico”, como sinónimo de algo pintoresca, hilarante y grotescamente español, el relativo éxito de “Mondo Brutto” y el uso y abuso que sus redactores hacíamos de la palabra “bizarro” como «raro», propició que se extendiera poco a poco por las Expañas, por obra y gracia del boca a boca.

bizarro-09-04-16-hdrweb

Con la explosión de internet, la cosa se salió de madre. Puede que “Mondo Brutto” no tuviera demasiados lectores, pero todos ellos acabaron montando una revista, un blog (como Strambotic), una web, un podcast, una editorial, un canal de Youtube o un algo. Y así, a lo largo de los tres primeros lustros del siglo XXI, se produjo la definitiva expansión de la palabra, hasta el punto de desencadenarse un fenómeno muy bizarro (con perdón): la inmensa mayoría de las veces que algún sabelotodo utilizaba “bizarro” en su acepción correcta (“valiente”) era para corregir con pompa a alguien que había usado «bizarro» como sinónimo de «estrafalario»; palabra, esta última, que me parece mucho más bonita y sonora que «bizarro», que ya me duele la boca de repetirla.

Los susodichos sabelotodos tenían, no obstante, razón, puesto que el diccionario panhispánico de dudas consideraba el uso mondobruttista de “bizarro” como “un calco semántico censurable”. Pero muy a pesar de la RAE y sus mariachis, la palabra “bizarro” en el sentido de “increíblemente extraño” se siguió usando por doquier, hasta el punto de que, bien entrado el siglo XXI, la mayoría de los menores de 30 años desconocen el uso original de «bizarro», y eso que aparece en los libros de Cervantes, Calderón y demás clásicos de nuestras letras que les obligan a leer en el colegio. Porque, lo que es en la actualidad, «bizarro» como «valiente» ya sólo lo encontramos en textos de escritores chapados a la antigua tipo Pérez-Reverte, o en azulejos (bizarros) de bares de viejos.

bizarro-azulejo-og

La cosa ha llegado a tal extremo que, después de “cultura”, «bizarro» es hoy el término más buscado en el diccionario online de la RAE. Ante este panorama, Fundéu, la Fundación del Español Urgente, nos ha dado al fin su permiso a todos los españoles para usar “bizarro” como “extravagante”. Es más, el departamento de Español al día de la RAE, cree que la extensión del uso de esta palabra permite “presagiar que acabe por incorporarse al diccionario académico en futuras revisiones”.

Es una excelente noticia para los que, como usted o como yo, gustamos de usar “bizarro” como sinónimo de «estrambótico». Y un verdadero zasca para trolls, empollones, marisabidillos y pepitos grillos que supuran su verborrea en los comentarios de artículos donde se usa “bizarro” en el sentido de «raro». Porque ahora, mal que les pese y de forma oficial, “bizarro” es también eso: raro de cojones.

Dildo de Congost es rentista vitalicio de la Corporación Mondo Brutto.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Abundando, que es gerundio:

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)

Las líneas aéreas más seguras del mundo… y las más peligrosas

Big Data y Homeless: Buenas noticias

La gran crisis de la marihuana de 2011