Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

La asombrosa historia de Ubre Blanca, la super-vaca de Fidel Castro

29 Nov 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

fidel-y-ubre-blanca-1-1

Fidel Castro exprimió las ubres más generosas de Cuba. No, no es una metáfora. Para que el diario Granma, órgano de propaganda del régimen, le dedicase una necrológica a página completa a una vaca, algo muy especial tenía que tener el animal. Y es que la prodigiosa Ubre Blanca, capaz de producir al día la misma cantidad de leche que cuatro vacas normales, fue todo un fenómeno que simbolizó los esfuerzos del líder revolucionario por modernizar la ganadería y agricultura de su país.

En la isla caribeña, una vaca se convirtió en una celebridad a nivel atlético, una heroína cuadrúpeda, un símbolo vivo y con cuernos de la victoria del comunismo frente al capitalismo y un eficaz instrumento de propaganda. Y es que, la Guerra Fría entre Estados Unidos y Cuba no tuvo que ver con carreras armamentísticas ni espaciales. En este caso, fue la leche. A continuación, la singular historia de aquel animal sin par al que Fidel susurraba al oido.

1-xaog-nhxrsuz9pcwkifxxg

Ubre Blanca nació en 1972 y creció en el maravillo entorno de Isla Juventud, al sur de Cuba, precisamente donde Fidel Castro había estado encarcelado entre 1953 y 1955 por el asalto al cuartel Moncada. Era hija de un toro Holstein (raza más común en todo el mundo para la producción vacuna de leche) y una cebú, tipo de bovino proveniente de Asia. Con esta mezcla tan exótica de genes, nuestra protagonista llamó la atención de los trabajadores de la vaquería donde se encontraba a finales de mayo de 1980, según Juventud Rebelde. ¿La razón? La vaca produjo un día 63 litros de leche, cuando el promedio giraba alrededor de los seis o siete.

Como recuerda Cubanet, Castro estaba decidido a aumentar dramáticamente la producción de leche en Cuba. En diciembre de 1966, durante uno de sus discursos, el revolucionario había hablado del tema ante la Federación de Mujeres Cubanas

“En 1970 la isla tendrá 5 mil expertos en la industria ganadera y alrededor de 8 millones de vacas y terneras, buenas productoras de leche. Habrá tanta leche que se podrá llenar la bahía de La Habana con leche

revolucion_es_no_mentir_jamas_fidel_castro

Una década después, para disgusto del mandamás cubano, la capital de la isla seguía sin estar inundada de productos lácteos, así que, viendo sus responsables el gran potencial de la vaca, se decidió mejorar su dieta y trato. Con tal fin se creó un grupo multidisciplinario de atención técnica, liderado por una doctora llamada Rosa Elena Simeón, que en aquellos momentos trabajaba en el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria.

Ubre Blanca llegaría a vivir en un espacio protegido por guardias y de ambiente climatizado. En este, el animal lactaba con la cabeza tras una especie de plástico en el que había aire acondicionado. También oía música clásica. La instalación fue bautizada erróneamente por el Comandante como “hipotálamo” en un cantinflesco discurso en el que además defendió sin sonrojarse la superioridad de las vacas rojas sobre las negras.  Ubre Blanca, por cierto, era color blanco y negro parduzco.

La Guerra Fría llega al ganado vacuno

Ubre Blanca, que además del pienso habitual comía naranjas, empezó a dar excelentes resultados y el 16 enero de 1982, en tres ordeños produjo 109,5 litros de leche. Tal cifra suponía más de cuatro veces la producción de una vaca normal. Aquello le valió entrar en El libro Guinness de los records, al superar en casi treinta litros a Linda Arleen, una vaca de EEUU que producía 80 litros de leche diarios. Ubre Blanca consiguió producir 24.268,9 litros de leche en un periodo de lactancia (305) batiendo otro record Guinness, De buenas a primeras, el pacífico animal se convirtió así en un símbolo de la victoria del comunismo frente al capitalismo: en un arma de propaganda. Es perfectamente entendible que el periódico Granma publicara diariamente sus astronómicas marcas de producción lechera.

Fidel Castro visitó a la vaca en numerosas ocasiones, incluso con algunos dignatarios extranjeros, a los que  presentaba con orgullo el animal como un ejemplo del avance científico cubano. Era cariñoso con ella, acariciando y hablando al oído de Ubre Blanca.

El doctor Jorge A. Hernández Blanco, veterinario del animal, lo recordaba en un artículo publicado hace casi una década en Juventud Rebelde.

“Ella era singular no solo por la cantidad de leche que proporcionaba. A la hora exacta en que sabía que le tocaba comer, iba hasta el comedero y se paraba a mirar fijamente hacia el cuartito donde se guardaba el alimento, para que se lo sirvieran. Además, no se comía el forraje y la miel de caña por separado, sino que agarraba un puñado con la boca y lo arrojaba dentro del recipiente con la pulpa, como si fuera una ensalada

11914-fotografia-g

Ubre Blanca: el final de la leyenda

Si los soviéticos mataron a  Laika al enviarla al espacio en el Sputnik 2, los cubanos sellaron el destino de la vaca estajanovista al someterla a tal explotación. Tras su tercer parto, la ubre alcanzó un perímetro de dos metros (casi su longitud corporal) y se descolgó. Se decidió trasladarla al al Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria de Mayabeque, donde fue sometida a un tratamiento hormonal para obtener óvulos que fueron congelados para ser empleados en estudios futuros.

El proceso exacerbó un tumor cutáneo típico de la raza Holstein surgido como consecuencia de la exposición al sol. Ni los miles de litros de leches producidos, ni las portadas en prensa, ni el cariño aparente de Fidel Castro salvaron al animal. En 1985, con trece años de edad, fue sacrificada.

Granma le dedicó un obituario a página completa en el que, recuerda  The War is Boring  el perito agrónomo del Centro Nacional de Salud del Ganado de Cuba, Pastor Ponce, escribió en esta sentida despedida  “Ella dio todo por el pueblo”.

EL régimen se encargó de preservar tejidos del animal en el Centro para la Ingeniería Genética y la Biotecnología de Cuba con la idea de intentar clonarlo. Según El País, Castro ordenó llevar esto a cabo en el 2002,  sin éxito. En la web cubana Ecured aseguran que el proyecto sigue vivo.

El legado de la super-vaca

La propia Ubre Blanca fue disecada y se encuentra expuesta en una vitrina en el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA) de la Habana. ¡Sic transit gloria mundi! 

ubre1b

El poeta cubano en el exilio Ricardo Pau-Llosa  le dedicó un poema titulado Ganadería , una alegoría de la subida de Castro al poder.

Ellos eran hombres educados

¿Cómo no supieron ver lo que estaba a punto de llegar?

¿Cómo fueron incapaces de salvar a Ubre Blanca

de los discursos interminables, las cámaras y el puño?

Su ciudad natal de Nueva Gerona, en Isla Juventud, la honra con una estatua de mármol, situada en un punto donde, según aseguran los que todavía recuerdan su historia, a Ubre Blanca le gustaba pastar.

la-victoria-ubre-blanca

Ubre Blanca: el documental.

Esta increíble historia no podía prescindir de su versión fílmica. Esta, en formato documental, fue dirigida en 2013 por Enrique Colina y se titula “La Vaca de Mármol”.

Con información de Juventud RebeldeCubanet, The War is Boring, El País y Ecured.

Jaime Noguera  fuma puros cubanos y es autor de la novela ‘España Guerra Zombi‘.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Más disparates por aquí:

Todos los records batidos por Fidel Castro

– Un muestrario del merchandising independentista más mierder

La secta rusa de los adoradores de San Francisco Franco

Las brujas que salvaron Inglaterra de los nazis