Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando Papá Noel era un activista social

23 Dic 2016
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

10675555_620538334724367_8019290169915840313_n

La visita de Papá Noel a millones de hogares españoles es inminente. Resulta curioso que, si revisamos la historia del santo que inspiró la figura del orondo asalta chimeneas navideño, podemos encontrar justificación para su empleo en acciones sociales más que en la venta de famosas bebidas carbonatadas. ¿Está la figura de Papá Noel, que hoy en día se asocia al consumismo más compulsivo, bien empleada? ¿Habría que reivindicar más su defensa de los más pobres, los derechos de la mujer o de la infancia? Según las pintorescas leyendas que circulan a su alrededor, Santa Claus bien podría haber sido, en su época, un activista social. Veamos algunas de ellas.

Como explicábamos hace semanas en un artículo sobre Sinterklaas, el Papá Noel holandés, el personaje del finés que dona regalos a los niños de medio mundo cada noche del 24 de noviembre nació en Turquía. Bueno, cuando lo hizo, San Nicolás vino al mundo en Patara (hoy Licia, Turquía) allá por el año 280, cuando esta ciudad formaba parte del Imperio Bizantino. Según la Wikipedia, un grupo de sacerdotes, sabiendo de su bondad, le eligió a dedo para que sustituyese al último metropolitano. Se dedicó desde su cargo a la defensa de los más humildes, lo que molestó a los representes del poder establecido.

Murió el 6 de diciembre del 342, subió a los altares y, debido a ciertos milagros que se le atribuyen, en los que defendió a niños y realizó importantes regalos, se acabó convirtiendo en Papa Noel. Su imagen de gordo barbudo y bonachón, lejanas estéticamente las primeras representaciones del obispo griego, surge en 1863 de la pluma del dibujante y caricaturista norteamericano Thomas Nast. Más tarde vendría la empresa de la chispa de la vida a darle color corporativo y convertirlo en símbolo de la navidad.

descarga

Por cierto, la historia de San Nicolás había llegado a Estados Unidos de manos de los colonos holandeses que habían fundado en 1625 el asentamiento fortificado de Nueva Amsterdam y se llevaron con su cultura y tradiciones a Sinterklaas: un obispo que lleva regalos a los niños Hoy aquel primer asentamiento se llama Nueva York. Pero bueno, basta de historia y vamos a presentaros cuatro milagros pruebas que podría demostrar su activismo social.

image-adapt-960-high-l

Acción social «papanoelesca»

1. Reinserción de prostitutas

Siendo joven, San Nicolás se enteró de que un vecino de su localidad estaba prostituyendo a sus tres hijas tras arruinarse. El obispo se acercó hasta el hogar familiar y, según la leyenda, echó por la chimenea tres zapatos, o bolsas llenas de oro. En otra versión se habla de monedas de oro que cayeron en unas medias de lana que las desdichadas chicas habían puesto a secar. De ahí vendría la tradición de colgar calcetines para recibir chucherías en Navidad. Gracias al dinero, el padre pudo pagar dotes para casar a sus tres hijas y así retirarlas de la calle. Al parecer, la chismosa hija menor del padre proxeneta vio al obispo cuando dejaba el oro y al poco toda la ciudad de Patara sabía de la bondad del viejo Nicolás.

e96a7464e0a42c5b38222f7675909984

2. Adalid contra el maltrato infantil

Esta especie de super héroe bizantino también resucitó a tres niños que había sido asesinados, desangrados, troceados y metidos en salmuera por un carnicero.  Siete años después del crimen, San Nicolás se presentó en el establecimiento del asesino, que le sirvió carne de los pequeños diciéndole al religioso que se trataba de jamón. Este rechazó la macabra tapa para luego resucitar a los pequeños. Según el blog Gran Misterio, aquí se encontraría el origen de la expresión «qué niño tan salado». El santo es en ocasiones representado junto a tres niños saliendo de un barreño.

55144e281e5a1a6f8124c2b18d0ed144

3. Campaña contra la hambruna

La ciudad estaba desabastecida y la gente caía enferma hasta morir de inanición, así que San Nicolás convenció a unos mercaderes para que entregasen a los hambrientos ciudadanos todo lo que traían en su barca. Aquellos pobres autónomos hicieron lo que les decía el santo y, oh milagro, cuando volvieron a su embarcación, se encontraron con que todo lo habían repartido entre los más necesitados les había sido restituido.

bp3

4. Abolicionista de la pena de muerte

Hay varias historias, según leemos en Solidaridad.net, sobre prisioneros que iban a ser ejecutados y a los que el futuro Papa Noel salva in extremis. Por ejemplo, cuando el gobernador Eustacio había sido sobornado para condenar a tres detenidos, Nicolás realizó una intervención en el momento de la ejecución, deteniendo al verdugo y poniendo en libertad a los reos.

stnicholas9

Con información de Saint Nicholas Center,  Wikipedia, Gran Misterio y Solidaridad.net.

Jaime Noguera vende por unos céntimos su novela España: Guerra Zombi.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Quince años tiene mi amor:

15 inventos caseros que te harán la vida más fácil

15 cosas que no tenías ni idea para qué servían y te harán la vida más fácil

 15 citas antológicas de políticos que dan vergüenza ajena