Proponen eliminar a uno de los tres Reyes Magos de la cabalgata

dos-reyes

¿Melchor, Gaspar o Baltasar? Uno de los tres debe quedarse en casa (o en Oriente, y ahorrarse el billete) y los dos restantes llevar todos los regalos y sostener la cabalgata de la inminente Noche de Reyes. No, no se asusten. No se trata de una propuesta de los quintacolumnistas de Papá Noel, sino una campaña orquestada por los enfermos de cáncer para concienciarnos de que uno de cada tres ciudadanos españoles tendrá cáncer a lo largo de su vida. ¿Melchor, Gaspar o Baltasar? Sólo pueden quedar dos.

La tríada de los Magos de Oriente viene pintiparada para asimilar ese terrible dato: según la Sociedad Española de Oncología Médica, para 2020 uno de cada tres españoles habrán desarrollado un cáncer. Pero esto no tiene que ser necesariamente así. El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) nos propone cambiar la historia:

"Si eres la persona responsable de invitar este año a los tres Reyes Magos, puedes invitar sólo a 2 de ellos y enviar los recursos que se ahorren a la investigación sobre el cáncer".

La moción es arriesgada: ¿cómo explicar a los niños que este año Melchor se ha quedado en el camino y sólo Baltasar y Gaspar traen los regalos? Según la GEPAC, "todos los niños entenderán que cuanto antes se cure Melchor y mejor podamos cuidarle, antes podrá acompañar de nuevo a los Reyes Magos en la cabalgata y en su duro trabajo de repartir regalos".

La asociación de enfermos ofrece tres modos de colaborar con la campaña:

  1. Que los ayuntamientos y centros comerciales sólo inviten a dos de los tres Reyes Magos.
  2. Enviar una felicitación pensada para ver y compartir con tu móvil.
  3. Entrar en www.lahistoriadelosdosreyesmagos.es, informarse y compartir el enlace.

Más información en La historia de los dos reyes magos. Aquí puedes leer el informe de la SEOM.

Perdona a tu pueblo, Señor:

Ocho prominentes homófobos que acabaron saliendo del armario

Los micropenes en la historia del arte

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)