Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando George Michael dejó un agujero de 780.000€ al Ayuntamiento de Málaga… y una guitarra

30 Ene 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Jaime Noguera

El Ayuntamiento de Málaga se fundió más de 130 millones de antiguas pesetas en un único (y fallido) concierto del recientemente desaparecido cantante George Michael. Fue en el estadio de la Rosaleda en 1989, donde solo 12.000 fans (y un montón de ello con invitación) se reunieron para escuchar cantar cantat “I want your sex” a este icono del pop. Tras la triste muerte de Michael, y gracias a la pericia de los medios de comunicación, en el consistorio se han dado cuenta de que el cantante donó una de sus guitarras autografiadas a la ciudad. Ahora, ante tremendo hallazgo, se plantean qué hacer con la reliquia.

Tres décadas olvidada

Málaga ha dejado en nuestro país una huella cultural impresionante: las pinturas de Picasso, las películas de Antonio Banderas y Jess Franco, las canciones de Marisol y ahora una guitarra de la marca Gretsch que lució Georgios Kyriacos Panayiotou (nombre real de la superestrella) aquella noche en el estadio de fútbol de la ciudad. La entrega de una guitarra firmada estaba incluida (muy astutamente) en el contrato del concierto del artista británico y Michael lo cumplió. El instrumento se ha pasado veintisiete años en una urna de metacrilato, decorando el departamento de negociado administrativo de Juventud, luciendo una firma en dorado y tres marcas en el lateral, a modo de pasatiempo “descubre el objeto que sobra” en medio de un mar de gris burocracia. 

Un concierto gafado desde el principio

Un día antes de pegarse el patinazo malagueño, George Michael sufrió un desprendimiento de retina mientras practicaba deportes acuáticos en su querida Ibiza, donde había rodado el videoclip de ‘Club Tropicana en el 83. Aquellos que esperaban verle en Málaga solo respiraron aliviados y seguros de que actuaría cuando se abrieron las puertas de La Rosaleda y pudieron acceder al recinto.

Uno de su teloneros eran, nada más y nada menos que Toreros Muertos, el grupo capitaneado por Pablo Carbonell, que poco o nada tenía que ver con el estilo musical de británico.

El intérprete llegó procedente de Ibiza a las 23,50 horas, y a las 00,10 horas entró a su camerino, donde esperó la llegada de un oftalmólogo rodeado del sofá de masaje y las máquinas de marcianitos que había exigido al ayuntamiento, pero de las que no tuvo tiempo de disfrutar. El médico finalmente apareció, le examinó y le dio el visto bueno para salir al escenario. Mientras tanto, la cantante Grace Jones, una asidua a la Costa del Sol que también participaba en aquella noche desafortunada como telonera, resbaló perdiendo el equilibrio y pegándose un sonoro talegazo ante el público malacitano. Quizás alguno de los asistentes pensó que se trataba de un rebuscado guiño al ex componente de Wham!, pero no, la andrógina jamaicana se había caído de verdad.

Fracaso de público y de taquilla

El show de Michael empezó a la 1,20 de la madrugada y acabó a las 2,20 horas. Una horita. El cantante puso pies en polvorosa tras un concierto que no había llenado. Se habían repartido demasiadas invitaciones entre el público asistente. Su caché y los gastos de producción sumaban 155 millones de pesetas, pero la taquilla, por muy enfervorecidos que fuesen los asistentes, solo registró ventas por valor de 24,5 millones, lo que dejaba un saldo en números rojos de 780.000 euros.  Evidentemente, la culpa del pufo no era del artista, que había cumplido a rajatabla su contrato. ¿Mala gestión de las arcas municipales? ¿Simple y vacua ambición?

El déficit que dejó aquel verano la serie de conciertos de Duran Duran, Paul Simon, Deacon Blue y George Michael casi le costaron el puesto al Concejal de Juventud. Y de lo de convertir a Málaga en polo de grandes conciertos internacionales, ya ni hablamos.

En su momento, vista la debacle económica, el Ayuntamiento de Málaga llegó a considerar el subastar el instrumento donado por Michael, pero las cosas se tranquilizaron y nunca se hizo

¿Y qué pasó con la guitarra?

Tras la muerte del cantante, ha sido la labor periodística de Regina Sotorrío la que ha recuperado para el siglo XXI las cuerdas de aquel instrumento de George en las páginas del periódico local Diario Sur. Gracias a esta profesional, sabemos que ahora surgen distintas opiniones en la ciudad sobre qué diantres hacer con la guitarrita. La concejala del Área de Cultura, Elisa Pérez de Siles declaró a ese medio que podría ser ubicada en La Caja Blanca, un edificio dedicado a acoger actividades culturales y artísticas para el público joven. Por otro lado, informa la prensa malagueña, parece que lugar elegido, con el plácet de la oposición, es el Museo Interactivo de la Música (MIMMA).

¿Pero no vale un pastizal? ¡Mejor venderla!

La casa sevillana Isbilya Subastas, especializada en subastas, la ha tasado entre los 1.000 y 1.500 euros, nada del otro mundo, aunque habría que ver lo que vale el autógrafo de Michael. En Ebay hemos encontrado (supuestas) guitarras firmadas por él vendiéndose por 250 €. Vamos, que si estaban pensando en robarla para garantizarse una cómoda jubilación, opten por un banco.

La duda final

El luthier Enrique García aseguró a finales de diciembre en su blog Mi vida entre guitarras que la Gretsch nunca sonó durante el concierto en La Rosaleda.

“Una guitarra así, en esa época se podía conseguir en Inglaterra por 600 libras, aunque ésa en concreto no es muy coleccionable, por las modificaciones que se veían en la foto, clavijero, diapasón, puente, cordal y ausencia del golpeador. Además, ésa guitarra no es, ni ha sido nunca eléctrica, George Michael la utilizaba de “atrezzo”, únicamente por la imagen.” 

Pues miren, da igual, aunque solo sea porque hiciese con ella air-guitar, nos parece fetén que esté expuesta al público en un museo malagueño, como recuerdo de ese gran creador, activista y defensor de los derechos humanos que fue George Michael.

Visto en Diario Sur. Con información de Mi vida entre guitarras, georgemichael.com, Diario Sur y Wikipedia.

Jaime Noguera es fan fatal de George Michael y autor de España: Guerra Zombi.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

El plan de EEUU para invadir Canarias y convertirlas en un nuevo Puerto Rico

Las diez mejores canciones para deleitarse con marihuana

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato