Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“Prohibido mear mirando hacia La Meca”: decálogo de higiene íntima del buen musulmán

27 Ene 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Imagen: Flickr.

Los que nos hemos criado bajo la égida del catolicismo (o lo que queda de él) conocemos de sobras la obsesión de los enviados de Dios en la Tierra por meter el hocico en la vida privada de los feligreses. Sin embargo, el Cristianismo es casi una religión flower power si la comparamos con el Islam, que se entromete hasta el paroxismo en la intimidad de sus acólitos, reglamentando cada aspecto de su vida terrenal, de la alimentación al sexo pasando por las cosas del mear y del cagar (con perdón).

Este es un brevísimo resumen de las reglas (denominadas Qadaa Al Haajah) que ha de seguir el creyente a la hora de hacer sus necesidad fisiológicas:

1. Unas palabras antes de entrar al baño

Antes de entrar al excusado, el musulmán debe calzarse, cubrirse la cabeza y pronunciar esta breve oración: “Oh, Alá. Busco tu protección frente a los diablos y las diablesas”.

Esto suena muy medieval, y lo es, pero es que Mahoma pensaba que el excusado estaba habitado por espíritus malignos, parecidos a los íncubos y súcubos cristianos pero con vocación de voyeur.

2. Prohibido deponer mirando hacia La Meca

Esta parece razonable: teniendo en cuenta que los musulmanes de todo el orbe rezan mirando hacia La Meca, el más impuro de los actos, como es la deyección no puede hacerse en esa dirección, ni de frente ni de espaldas. Ahora bien, esto plantea un problema de difícil solución: ¿cómo no ofender a Alá cuando el hogar en el que habita el buen musulmán tiene el w.c. mirando a La Meca?

Imagen: Islamic Bulletin.

3. Prohibido orinar de pie

¿En qué se parecen los progres suecos y los clérigos musulmanes? En que ambos creen que los hombres deberían mear sentados. ¿Qué tiene de malo mear de pie, cuando la anatomía masculina parece tan propicia para ello? Según responde el clérigo Sheij Muhammad Salih en este Q&A sobre el Islam:

La costumbre de muchas personas en Occidente de orinar de pie delante de otras personas (utilizando los mingitorios) es algo que va contra los buenos modales, la modestia, y la decencia, y es repulsivo para cualquiera que tenga sentido común y sabiduría”.

4. Prohibido cogérsela con la mano derecha

Para el buen musulmán, la mano derecha está reservada para comer (se come con la mano, sí), así que la mano izquierda se usa para los usos menos confesables: sujetarse la minga mientras se orina (¡sentado?), limpiarse el culo o machacársela… No, esto último es broma: la masturbación está prohibida en cualquier circunstancia. Según un clérigo turco, si te masturbas en esta vida “tu mano quedará embarazada en la próxima”.

5. Hay que limparse el culo tres veces… o cinco o siete, siempre que sea impar mayor que una:

El Profeta (Alá sea con Él) solía lavarse la parte posterior tres veces. Ibn ‘Umar dijo: “Nosotros lo hicimos también y descubrimos que era sanador y purificante”.

6. Mucho cuidado con salpicarte de pis

Si te cae una gota encima durante la micción Alá te mandará directo al Infierno. Esta historia del Profeta hará que tengas mucho cuidado a la hora de sacudírtela (con la izquierda y no más de tres veces) tras mear:

Caminaba el Mensajero de Alá cerca de un cementerio cuando escuchó a dos personas que estaban siendo tortutadas en sus tumbas. “Estas dos personas -dijo- están sufriendo toruta por un pecado enorme: que su propio pis les salpicara”.

Preferimos no imaginar cuál es el castigo por la lluvia dorada. Siguiente.

7. Prohibido hablar en el baño

Si alguien más habla, tose tres veces. A Alá no le gusta que la gente hable si no está apropiadamente vestida.

8. Unas breves indicaciones de cómo limpiarse después de orinar

Los hombres deben sostener la base del pene con los dedos índice y pulgar, y sacudir tres veces hasta que salga la última gota. Las mujeres deben limpiarse con el talón de la mano izquierda, con mucho cuidado de no abrir las piernas demasiado.

9. Se debe entrar en el baño con el pie izquierdo y salir con el pie derecho

Esta regla parece propia de un maníaco-compulsivo pero viene directamente de Mahoma (Alá sea con Él), así que mejor seguirla al pie (izquierdo) de la letra.

10. No te lleves al excusado el Corán ni ningún otro libro sagrado como lectura

Esto es de cajón de pino de madera. Mejor no imaginarnos quedarse sin papel en tan delicada situación.

Aquí tienes un breve resumen en formato vídeo por si no te ha quedado claro:

Con información de IslamQa, Sunnah (costumbre) del Baño, TruthRevolt y Dwindiling In Unbelief.

Perdona a tu pueblo, Señor:

¿Cuántas personas mató Dios en la Biblia?

Ocho prominentes homófobos que acabaron saliendo del armario

Los micropenes en la historia del arte

Diez señas de identidad que creías que eran españolas (y ni de coña)