Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

«Huevos de gallinas camperas, criadas con Kenny G»

25 Mar 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

arturo-gonzalez-campos

Foto: Arturo González Campos, Todopoderoso.

En estos momentos, hay 70.000 gallinas en una granja de El Barraco (Ávila) escuchando una larguísima sesión de Kenny G que durará hasta las 10 de la noche, cuando se vayan a la “cama”. Mañana, más. Con esta banda sonora y otros muchos mimos y atenciones las ponedoras de Huevos Redondo “ponen más huevos, más grandes y, sobre todo, de mejor calidad”, asegura José Ignacio Redondo, director y DJ residente de Huevos Redondo.

La idea de ponerles música surgió hace unos cuantos años. Al principio les poníamos música clásica: Vivalvi, Strauss, Tchaicovski, arias de ópera… pero aunque a las gallinas les gustaba cuando llegaban los tambores o los timbales se sobresaltaban. Las gallinas son muy sensibles a los ruidos”.

Entonces llegó Kenny G, el intérprete de saxofón cuyas acarameladas melodías amenizan salas de espera de dentistas y librerías esotéricas. “A mí me encanta Kenny G, así que empecé a ponérselo a las gallinas y, ¡oye, qué diferencia! Ahora están relajadísimas. Fíjate, que el otro día vino una excursión de niños del colegio y ni se asustaron”, explica Redondo, que ha grabado una sesión de ocho horas non-stop de Kenny G. Por suerte, ningún humano está todo ese tiempo en la nave de las gallinas: “como mucho estoy dentro un par de horas, controlando que las gallinas están felices”.

Emiliano Redondo, pinchando Kenny G a las gallinas (a partir del segundo 40).

Gallinas felices”, un cliché que ha sido asimilado a las gallinas ponedoras de huevos camperos, pero que Huevos Redondo pretende hacer realidad en todas sus facetas: el mejor pienso, “que nos lo hace en Navarra una empresa, específicamente para nosotros”; “casitas de cinco estrellas”, para que las gallinas entren y salgan y picoteen por el suelo, que es lo que les gusta, y la música, claro: “ahora estoy experimentando con bandas sonoras de peliculas. Les pongo ‘Bailando con lobos’, ‘Horizontes lejanos’, ‘Titanic’…”. Les encanta, dice, pero aún no hay datos para comparar con el inefable Kenny G.

El resultado de todos estos cuidados son los “mejores huevos de España: los únicos que vas a comer en Lucio, los que vas a comprar en Sánchez Romero [el supermercado más pijo de Madrid], y desayunar en el Palace o el Villamagna”. Esto no sale gratis, claro: la docena de Huevos Redondo, talla XL, cuesta 4 euros en Sánchez Romero, dos o tres veces más que los huevos de ‘gallinas infelices’.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

No se vayan todavía, aún hay más:

– La plácida muerte de Herminio, el follagallinas

– De El Gran Lebowski a Gandalf el Blanco, los personajes más fumetas de la historia del cine

– Los diez mejores carteles del cine español

Diez portadas de discos que trataban de ser sexy y daban risa