Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Sale a navegar con un iPad como brújula y acaba hundiendo su barco al chocar con un ferry

03 Mar 2017
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Strambotic

David Carlin de 34 años, salió a navegar hace unos días por el estuario de Humber (Gran Bretaña) en un día de mucha niebla. Sin embargo, la abundante bruma no le preocupaba lo más mínimo. Como buen maquero consideraba que la infalible tecnología de la manzana le protegería durante una singladura en la que, en su barco de madera usaría como brújula un iPad. Sin embargo, como si su vida se transformase de repente en un chiste de leperos, la tecnología le causó una mala pasada y su  embarcación (que además era una reliquia histórica ) acabó en el fondo del mar, matarile-rile-rile.

Everywhere you goooo, allways take the cobertura with you…

Carlin se las veía muy feliz, pese a su inexperiencia, a los mandos del Peggotty, un barco de madera de 15 metros de eslora que había servido en la Armada Real Británica durante el último conflicto mundial. Con más de setenta años de antigüedad, la embarcación no estaba equipada con brújula ni sistema de navegación funcional. Se usaba como barco escuela, y la intención de sus propietarios era que los alumnos aprendiesen los rudimentos de la navegación a la manera tradicional. Con las estrellas y poco más.

El inglés no había caido, paradójicamente, en algo bastante evidente: el  iPad estaba conectado a internet por Wi-Fi, y en alta mar la señal desaparecería, cosa que (cosas del directo) ocurrió al poco de abandonar el puerto de Grimsby.

Tras la pérdida de cobertura, leemos en RT, el pobre hombre quedó con el Pegotty a la deriva , por lo que acabó invadiendo un carril marítimo que suele ser usado utilizado por ferrys que salen hacia Suecia.

Al cabo de algunos minutos de incertidumbre y vergüenza, de entre las tinieblas surgió un enorme monstruo marino que le embistió, o esto debió parecerle el brutal choche del ferry Petunia Seaways al capitán novato. Brutal para su barquito de madera, claro, dado que en el navío de carga no notaron nada.

London, tenemos un problema.

El Peggotty,  tenía abiertas varias vías de agua y no tardó en inundarse. Viendo que se hundía, a Carlin se le olvidó su orgullo y lanzó una llamada de socorro por radio. Acabó siendo rescatado por los guardacostas, que tras salvarle la vida, relata The Next Web , le pusieron una multa de 3000€ por violar las leyes marítimas británicas.

El capitán de Petunia Seaways , un danés sexagenario, también fue multado con esa cantidad, dado el juez consideró que poco más que se había marcado un farruquito marítimo.

Visto en RT, con información de The Next Web.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Por otra parte…

Albañiles que admiran a Escher

– Diez palabras del alemán que el español debería apropiarse urgentemente

– Si a su cartel le faltan los humanos, ¿eres capaz de adivinar la película?

– John Heartfield, el tatarabuelo alemán del Photoshop (y los memes políticos)