Dos hermanas gemelas mueren el mismo día, a la misma hora y de la misma forma

Mucho se ha hablado de esa conexión especial que parece existir entre hermanos gemelos, y aunque no existen pruebas científicas, la singular muerte simultanea de dos hermanas nonagenarias estadounidenses podría dar combustible a los amantes de esta teoría.

Jean Haley y Martha Williams , residentes en Barrington (Estado de Rhode Island) y de 97 años de edad, quedaron juntas para cenar hace unos días con una tercera hermana de 89 años. Sin embargo, la parca, como siempre inesperada, las tenía reservado un billete en la barca de Caronte para aquella misma noche.

La velada transcurrió con total normalidad en la casa de Jean hasta que, informa el Boston Globe, la hermana pequeña las dejó para volver a su casa. Las autoridades creen que Martha Williams optó entonces por hacer lo mismo y que, cuando caminaba hacia su coche ya en el exterior de la vivienda, resbaló por el hielo, perdiendo el equilibrio y golpeándose contra el suelo.

Los investigadores creen que Haley habría visto la caída de su hermana y que, cuando caminaba por el garage para pedir ayuda, tropezó con una alfombra, cayendo a su vez.

El inexorable paso de las horas y las bajas temperaturas hicieron el resto. Se trataba de una noche extremadamente fría que acabó matando a las dos gemelas, separadas por unos pocos metros, por hipotermia. Sus cadáveres fueron hallados la mañana siguiente por un vecino.

¿Posible crimen?

El jefe de la policía de Barrington, John M. LaCross, ha señalado que la policía  no sospecha de juego sucio en la muerte de las hermanas, aunque actividad criminal en las muertes, y que, aunque parece evidente que el frío actuó como verdugo, la causa de la muerte no se ha determinado.

Visto en Boston Globe

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic !

Más mandanga estrambótica:

Diez magufadas que la gente se sigue tragando a pesar de haber sido desmentidas por la ciencia

Chemtrails: el (fallido) plan para exterminar a la humanidad.

Aparece un monstruo en Panamá y, acto seguido, lo muelen a palos.

Así sería el mundo si le hubieses hecho caso a las teletiendas de los ochenta.